Cookie MonsterEsta web utiliza cookies. Si sigues navegando, entendemos que aceptas las condiciones de uso.

Do you speak english?

¿If you prefer, you can visit the Literautas site in english?

Apuntes, tutoriales, ejercicios, reflexiones y recursos sobre escritura o el arte de contar historias

Para qué sirven los diálogos

Los diálogos son una herramienta muy útil en cualquier narración. No solo dan voz a los personajes, también nos ayudan a muchos otros niveles. En esta entrada veremos cuáles son.

Pero antes quiero compartir con vosotros un extracto de diálogo de la obra La guía del autoestopista galáctico, de Douglas Adams. Hay muchos ejemplos de grandes diálogos entre los maestros de la escritura, pero me he decantado por este de Adams porque sus diálogos son dinámicos, están vivos, y resultan muy divertidos:

—Lamentablemente, me he quedado en la tierra por mucho más tiempo del que pretendía —dijo Ford—. Fui por una semana y me quedé quince años.
—Pero, ¿cómo fuiste a parar allí?
—Fácil, me llevó un pesado.
—¿Un pesado?
—Sí.
–¿Y qué es…?
—¿Un pesado? Los pesados suelen ser niños ricos sin nada que hacer. Van por ahí, buscando planetas que aún no hayan hecho contacto interestelar y les anuncian su llegada.
—¿Les anuncian su llegada? —Arthur empezó a sospechar que Ford disfrutaba haciéndole la vida imposible.
—Sí —contestó Ford—, les anuncian su llegada. Buscan un lugar aislado donde no haya mucha gente, aterrizan junto a algún pobrecillo inocente a quien nadie va a creer jamás, y luego se pavonean delante de él llevando unas estúpidas antenas en la cabeza y haciendo ¡bip!, ¡bip!, ¡bip! Realmente es algo muy infantil.
Ford se tumbó de espaldas en el colchón con las manos en la nuca y aspecto de estar enojosamente contento consigo mismo.
—Ford —insistió Arthur—, no sé si te parecerá una pregunta tonta, pero ¿qué hago yo aquí?
—Ya lo sabes —respondió Ford—. Te he rescatado de la Tierra.
—¿Y qué le ha pasado a la Tierra?
—Pues que la han demolido.
—La han demolido —repitió monótonamente Arthur.
—Sí. Simplemente se ha evaporado en el espacio.
—Oye —le comentó Arthur—, estoy un poco preocupado por eso.
Ford frunció el ceño sin mirarle y pareció pensarlo.
—Sí, lo entiendo —dijo al fin.
—¡Que lo entiendes! —gritó Arthur—. ¡Que lo entiendes!
Ford se puso en pie de un salto.
—¡Mira el libro! —susurró con urgencia.
—¿Cómo?
No se asuste.
(para los que no lo habéis leído, ésta voz en cursiva es la del libro, lo que se conoce en la historia como la guía del autoestopista galáctico)
¡No estoy asustado!
—Sí, lo estás.
—Muy bien, estoy asustado, ¿qué otra cosa puedo hacer?
—Nada más que venir conmigo y pasarlo bien. La Galaxia es un sitio muy divertido. Necesitarás este pez en la oreja.

Ahora sí, a partir del ejemplo, veamos algunas de las funciones que tiene el diálogo dentro de un texto:

Hace avanzar la historia

Una de las principales características del diálogo es que mueve hacia delante la historia de una manera más directa que un narrador.

En el caso del ejemplo, Ford y Arthur acaban de escapar por los pelos de la demolición de la Tierra y el diálogo nos pone en situación, empujando la trama hasta la siguiente escena. Además, la urgencia de Ford, que no mira directamente a Arthur, que cambia el tono de voz de repente y se levanta de un salto, nos hace intuir que algo más ocurre o está a punto de ocurrir.

Hace evolucionar a los personajes

Los personajes también pueden evolucionar a lo largo de un diálogo. De hecho, en todo buen diálogo, al menos uno de los personajes debería sufrir algún cambio de estado.

En el ejemplo, Arthur comienza intrigado, interrogando a Ford sobre su pasado. En seguida recuerda lo que ha ocurrido unos minutos antes y vuelve al estado de shock, avanzando hacia el pánico. Se enfada y, finalmente, reconoce que está asustado. Termina el diálogo con cierta resignación. Como véis, son un montón de estados de ánimo distintos que perderían fuerza si los contase un narrador.

Aporta ritmo, dinamismo

Los diálogos hacen que el ritmo de la historia fluya de forma más rápida, más dinámica. Siempre será más denso leer un párrafo entero del narrador explicando paso a paso lo que un diálogo puede contar en pocas líneas.

Está claro que el texto del ejemplo sería muy distinto si un narrador nos explicase cómo Ford recuerda al tipo con el que llegó a la Tierra quince años antes y cómo Arthur, asustado, se da cuenta de que su planeta acaba de desaparecer.

Muestra y da vida

Los diálogos no nos cuentan lo que ocurre, sino que nos lo muestran, dibujan la escena de una forma más vívida y llenan de vida a los personajes. Un buen diálogo nos atrapa rápidamente porque carece de los juicios de valor y las explicaciones del narrador. El diálogo nos permite asistir de primera mano, ser testigos directos de lo que ocurre y así podemos sacar nuestras propias conclusiones.

Caracteriza a los personajes

Los diálogos son uno de los métodos que sirven para caracterizar a los personajes y las relaciones entre ellos. Lo que dicen, cómo lo dicen, el tono en el que hablan y se responden, nos aportan un montón de datos.

En el ejemplo de Douglas Adams, gracias al diálogo sabemos que Ford, además de no ser terrestre de origen, es un tipo tranquilo y optimista, con un carácter muy distinto al de Arthur, un humano neurótico que se siente perdido tras la desaparición de su planeta. Pero también podemos deducir, por la forma en la que hablan, que existe cierta confianza entre ellos.

Aporta información

Los diálogos ofrecen información que el lector intuye, muchas veces de forma inconsciente, como la relación entre los personajes, sus personalidades, sus estados de ánimo… Pero también aportan datos específicos sobre la trama. Eso sí, toda la información que se suministra en el diálogo debe estar justificada.

En el ejemplo, Ford le explica a Arthur cómo llegó a la Tierra y qué son los pesados tras un breve interrogatorio. No tendría sentido que Ford se lanzase a explicarlo sin más o que le contase de forma detallada cosas que Arthur ya conociese. Sólo insiste en el tema de la demolición de la Tierra porque Arthur, en el estado de shock en el que se encuentra, necesita oírlo de nuevo hasta ser capaz de asimilarlo.

Y hasta aquí las principales funciones del diálogo en una historia. ¿Qué os parece?¿Alguna otra cosa para la que os guste usarlos?

Entradas relacionadas:

El narrador en los diálogos
Dando forma a los diálogos
Cómo escribir diálogos

  • Compartir en Facebook

¿Te ha gustado esta entrada? Recibe en tu correo los nuevos comentarios que se publiquen.

10 comentarios

  1. 1. arveloky dice:

    Este dialogo es la demostración de que en la literatura, realmente no existen las reglas. Infinidad de veces he escuchado y leído de puño de autores reconocidos que en los diálogos se debe huir de los adverbios como de la lepra. Sin embargo un gran escritor los utiliza y se queda tan pancho. Además queda genial, lo que demuestra que nada esta prohibido, solo hay que saber hacerlo bien. Y eso sí que cuesta mucho.

    Un saludo y nos leemos.

    Escrito el 20 septiembre 2012 a las 13:29
  2. 2. Jota A dice:

    Muy buena elección el ejemplo de “La guía…”. 🙂 He de reconocer que uno de los motivos por los que no “jaunteé” de este blog como de tantos otros son las referencias cf con las que salpicas las entradas.

    Personalmente, cuando encuentro una de esas frases redondas que te erizan la piel prefiero ponerla en boca de un personaje antes que dejársela al narrador. Salvo que sea poesía vogona, claro. xD

    Escrito el 20 septiembre 2012 a las 15:40
  3. 3. Ianna dice:

    Lo leo, lo entiendo, lo sé, ¡¡pero no sé hacerlo!! Total, que al final me quedo en 33, o 42, ¡o los que sean! 😛

    Lo que comenta Averloky es algo a lo que yo le he dado muchas vueltas cuando he empezado a interesarme en la técnica, y al final mi conclusión (y esperanza también, he de decir xD) ha sido que genios, hay pocos, y el resto de mortales debemos conocer todas las “normas” y saber manejarlas bien para poder transgredirlas con éxito.

    !Saludos!

    Escrito el 20 septiembre 2012 a las 18:27
  4. 4. Literautas dice:

    Efectivamente, hacerlo bien cuesta mucho. Es cuestión de trabajo, trabajo y más trabajo.

    En cuanto a conocer las normas antes de transgredirlas, no podía estar más de acuerdo. Con este fin, en unos días publicaré la segunda parte de este post, con las principales claves a tener en cuenta para escribir diálogos como éste. Espero que os ayude a verlo un poco más claro 🙂

    Y sí, Jota A, creo me delatan mis ejemplos jajaja Aunque hay muchos otros géneros que me gustan, la ciencia ficción es uno de los que más disfruto desde hace unos años ^^

    Un abrazo a todos y gracias por vuestros comentarios

    Escrito el 21 septiembre 2012 a las 12:22
  5. 5. Cárlos dice:

    Me estoy tomando muy en serio esto de los diálogos y encuentro que en el ejemplo hay guiones donde no debería de haberlos. En otro post se dice que es con rayas como hay que puntuar los parlamentos de los personajes y las acotaciones y aquí me encuentro con guiones. He llegado a la conclusión de que los diálogos libres están muy bien para diálogos cortos perdidos en mitad de un texto largo. Creo también que para ser un experto escribiendo diálogos largos se tiene que dominar la puntuación.

    —La han demolido -repitió monótonamente Arthur.
    Qué hace aquí este guión delante de repitió
    —Sí —contestó Ford—, les anuncian su llegada-. Buscan un lugar aislado …
    Qué hace aquí este otro guión detrás de llegada, tendría que haber una raya en ambos casos.

    ¿Es así? por favor ayudarme un poco, gracias.

    Escrito el 11 octubre 2013 a las 09:51
    • 6. Literautas dice:

      Uy, no, no. Esos dos guiones se habrán colado por error al transcribirlo.
      Ya está corregido. 🙂

      Escrito el 11 octubre 2013 a las 10:01
  6. 7. Cárlos dice:

    Gracias por contestar tan rápido. Ahora que lo miro otra vez encuentro que detrás de llegada no tendría que haber ni guión ni raya, sólo punto.

    Escrito el 11 octubre 2013 a las 10:14
    • 8. Literautas dice:

      Efectivamente, ahí no ha de haber raya.

      Pero mira por donde, hasta me ha parecido interesante lo de que hubiese una errata, porque así sirve para reflexionar sobre cómo debe escribirse, ¿no? A lo mejor habría que publicar varios diálogos a modo de juego “encuentra los errores”. jajaja 😉

      Un abrazo y gracias por tus comentarios

      Escrito el 11 octubre 2013 a las 10:55
  7. 9. Leonardo dice:

    Los diálogos son la manera gramatical mas intima para hacer conocer mejor a un personaje, interiorizando en sus pensamientos manifestando a través de ellos sus emociones.

    Escrito el 30 julio 2014 a las 19:27
  8. 10. AnnaLg dice:

    Me encanta utilizar dialogos en mis novelas, es mas emocionante y se puede entender al personaje, captar lo que dice y siente.

    Escrito el 3 agosto 2015 a las 03:35

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.