Cookie MonsterEsta web utiliza cookies. Si sigues navegando, entendemos que aceptas las condiciones de uso.

Do you speak english?

¿If you prefer, you can visit the Literautas site in english?

Apuntes, tutoriales, ejercicios, reflexiones y recursos sobre escritura o el arte de contar historias

Cómo dar profundidad a un personaje

Con frecuencia se dice que los personajes de tal obra son redondos o que los de aquella otra son planos pero, ¿qué significa esto exactamente? ¿Cómo podemos saber si nuestros personajes son planos o redondos? ¿Debemos crear siempre personajes redondos y dinámicos? ¿Cómo podemos hacer que nuestros personajes sean más creíbles?

Cómo construir buenos personajes

Para responder a estas preguntas, empecemos por definir en qué consiste cada una de estas características y cuándo suelen aplicarse:

Personajes planos

Son personajes que se caracterizan con muy pocos rasgos, recurriendo a clichés o estereotipos (si quieres leer más sobre este tema, puedes visitar la entrada del blog clichés en la ficción: cuándo evitarlos y cuándo emplearlos). Están al servicio de la historia y, por lo general, son estáticos, no evolucionan.

¿Cuándo usar personajes planos y por qué? Los personajes planos se suelen usar en comedias televisivas (las llamadas sitcom de 30 minutos con risas enlatadas) porque son historias que se centran en las anécdotas, en el chiste y buscan la sensación de familiaridad, sin complicaciones, recurriendo a patrones comunes que el espectador reconoce al momento.

También se pueden usar personajes planos como secundarios de una historia para lograr uno de los siguientes efectos:

Reconocimiento rápido: Necesitamos que el lector-espectador reconozca al instante el tipo de personaje ante el que nos encontramos.

Contraste: Un personaje plano y/o sin evolución de su personalidad puede funcionar como contraste para resaltar la personalidad o la evolución de otro de los personajes de la historia.

¿Cuándo evitarlos? En el resto de los casos. A no ser que busquemos específicamente uno de los efectos anteriores, es mejor intentar que nuestros personajes sean redondos (especialmente los protagonistas) para que el lector pueda identificarse con ellos.

Personajes redondos

Un personaje redondo es el que tiene profundidad, el que tiene virtudes, defectos, fortalezas, debilidades, miedos, sueños… Es un personaje bien caracterizado, tanto que parece real. Además, no es un personaje inconsistente ni estático, sino que es dinámico, evoluciona. A los personajes redondos les afectan los acontecimientos de la historia, sufren las consecuencias y cambian. Esto los hace más realistas y creíbles.

¿Cómo se construyen personajes redondos y profundos?

La mejor forma de saber si estamos ante un personaje plano o redondo es respondiendo a las siguientes preguntas:

1. ¿Sufre algún cambio interno a lo largo de la historia? Piensa en el estado del personaje al inicio. ¿Es el mismo que cuando termina? Haz que no lo sea, que evolucione, para mejor o para peor, pero la acción ha de afectarle de alguna forma.

2. ¿Sufre algún cambio externo a lo largo de la historia? De la misma forma que cambia su personalidad, también debería cambiar su situación externa. Por ejemplo: Luke Skywalker, en La Guerra de las Galaxias, cambia mucho emocionalmente a lo largo de la historia, pero también no es lo único que evoluciona, ya que empieza siendo un granjero y termina convertido en caballero jedi.

3. ¿Qué quiere? Tu personaje debe desear algo a nivel consciente, algo que le incite a actuar.

4. ¿Qué necesita? Al margen de lo que crea que quiere, hay otra cosa que el personaje necesita a nivel inconsciente, sin darse cuenta o sin atreverse a admitirlo, y es diferente a lo que quiere. Esta contradicción aporta profundidad al personaje.

5. ¿Qué consigue? Al final de la historia, ¿logra alguno de sus objetivos? ¿Cómo le afecta? Con la respuesta a esta pregunta puedes saber mejor cómo enfocar la evolución del personaje. Por ejemplo, si logra lo que quería en un principio pero no lo que necesitaba de verdad, puede darse cuenta de que estaba equivocado. Por lo tanto, aprende y mejora. Es una evolución.

6. ¿Cuáles son sus defectos, sus debilidades? Todo el mundo tiene fallos, miedos y puntos flacos. Si quieres que tu personaje sea creíble, más vale que los tenga también y, a ser posible, que tenga que enfrentarse a ellos. Que los supere o no ya depende de la historia que quieras contar y de cómo sea la evolución que quieras darle a tu personaje.

Por ejemplo, en la serie norteamericana The Wire (por cierto, MUY recomendable; de las mejores series que he visto en cuanto a caracterización de personajes) hay varios personajes que han de enfrentarse a sus debilidades. Algunos las superan y mejoran, otros no lo hacen y fracasan. A veces, el contraste entre ellos sirve también para reflejar mejor lo que se nos está contando y hacer la historia más creíble.

7. ¿Cuáles son sus fortalezas? Además de puntos débiles, el personaje también debe tener puntos fuertes que puede conocer o no. A veces los descubre y aprende a usarlos, a veces no y, de nuevo, fracasa. Pero tú como escritor sí tienes que saber cuáles son y es bueno que el lector los conozca también para que comprenda mejor al personaje.

8. ¿Cuál es su conflicto interior? He dejado esta pregunta para el final pero no porque sea menos importante, sino porque al responder a las anteriores será más fácil saberla. Todo buen personaje ha de sufrir un conflicto interior en algún momento de la historia; por ejemplo, un debate entre lo que quiere y lo que necesita, o una cuestión moral entre lo que persigue y lo que considera correcto. Este tipo de dilemas o de luchas con uno mismo son las que hacen a un personaje interesante, porque a través de su experiencia vivimos y aprendemos.

¿Qué os parece? ¿Se os ocurren otros aspectos a tener en cuenta a la hora de darle profundidad a los personajes? ¿Recordáis algún personaje que os haya marcado o con el que os hayáis identificado gracias a su caracterización?

Yo, a bote pronto, recuerdo al Conde de Montecristo, que me enganchó gracias a sus contradicciones, sus debilidades y sus fortalezas. Uno de esos personajes inolvidables que a todos nos gustaría escribir. 🙂

Entradas relacionadas

Decálogo para crear personajes protagonistas
Cómo elegir el nombre para tus personajes
Tipos de personaje: la importancia de los secundarios

Apps para escritores de Literautas

  • Compartir en Facebook

¿Te ha gustado esta entrada? Recibe en tu correo los nuevos comentarios que se publiquen.

33 comentarios

  1. 1. tyess dice:

    El desafío eterno: personajes profundos.
    Leí las preguntas mientras evaluaba a un par de personajes en los que he estado trabajando. En teoría, casi aprueban todo. Pero, sólo los lectores dirán si realmente es así. Hay una pregunta en la lista que a menudo olvido considerar: ¿que necesita? Por lo general, mis personajes quieren lo que necesitan, y eso es poco probable; a la larga, es como si sólo tuviera una de las dos cosas y la otra respuesta la hubiera dejado en blanco.
    Intentaré tenerlo presente.

    Escrito el 12 febrero 2013 a las 18:01
    • 2. Literautas dice:

      Hola Tyess

      Pues sí, intenta tenerlo presente porque es una contradicción que puede dar mucho juego 😉

      Un abrazo y gracias por tu comentario 🙂

      Escrito el 14 febrero 2013 a las 12:17
  2. 3. letravoraz dice:

    Estoy de acuerdo con el Conde de Montecristo. Lo que me hace pensar en otro de los personajes redondos de la literatura francesa, por todo lo que se puede adivinar pero apenas se muestra, y es Thérèse Desqueyroux, de François Mauriac.

    Escrito el 12 febrero 2013 a las 18:21
    • 4. Literautas dice:

      Anda, pues Thérèse Desqueyroux no la he leído. ¡Me la apunto! 🙂

      Gracias por la aportación. Un abrazo

      Escrito el 14 febrero 2013 a las 12:19
  3. 5. Gentleman dice:

    Buen post. Muy directo. Personalmente creo que sin duda, el protagonista y el antagonista (en caso de que haya) son los personajes que deben estar más profundizados. Un buen ejemplo es “Frankenstein” de Mary Shelley, básicamente porque la historia gira en torno al doctor Frankenstein y a su némesis, su creación.
    A propósito, se ve que te gusta Star Wars.

    Saludos

    Escrito el 12 febrero 2013 a las 19:00
    • 6. Literautas dice:

      Muchas gracias, Gentleman.

      Efectivamente, el protagonista y el antagonista son los personajes que más tenemos que trabajar. Al fin y al cabo, ellos llevan el peso de la historia. Muy bueno el ejemplo también 🙂

      Y sí, me gusta Star Wars jajaja Pero me gusta sobre todo el ejemplo deLuke Skywalker como construcción de personaje, como construcción del héroe. Está hecho tan “por el libro” que funciona muy bien como ejemplo para estudiar el “cómo se hace” 🙂

      Un saludo y gracias por tu comentario

      Escrito el 14 febrero 2013 a las 12:22
  4. 7. Karem dice:

    Hola soy profesora. Me parecen interesantes todos los aportes aportes, los ingresaré a mi blog de clase.Felicidades.

    Escrito el 15 febrero 2013 a las 14:49
    • 8. Literautas dice:

      Gracias, Karem

      Espero que os resulten útiles 🙂

      Un abrazo

      Escrito el 18 febrero 2013 a las 13:41
  5. 9. daniela dice:

    Muy bueno el post. Nunca me había fijado en eso de redondos y planos, siempre me concentré en describir más a los principales-principales.
    Bueno, para mi un personaje que me super creí es el del Detective Sam Spade. Creo que el hecho de que la historia solo se base en lo observable con respecto a las actitudes de los personajes, suele ser más creíble, no lo sé…

    Escrito el 24 enero 2014 a las 19:07
    • 10. Literautas dice:

      Gracias, Daniela. Sam Spade también es un personaje que me gusta mucho. 🙂

      Un abrazo y gracias por tu comentario!

      Escrito el 28 enero 2014 a las 20:04
  6. 11. Lola dice:

    De todos modos, depende de qué estemos escribiendo. Un personaje profundo en un relato de 3 páginas no es práctico porque se come el resto del relato. Es preferible uno algo más plano con un conflicto definido y un par de características notables, no más. Uno en un relato de 10 páginas sí tiene tiempo de definirse de un modo más profundo.

    Escrito el 25 enero 2014 a las 19:56
    • 12. Literautas dice:

      Hola, Lola!

      Sí, por supuesto. En un relato corto el personaje nunca se podrá desarrollar como en una novela. De todas formas, siempre le podemos dar pinceladas que lo hagan interesante y lo saquen de ser un cliché. 🙂

      Un abrazo y gracias por tu comentario!

      Escrito el 28 enero 2014 a las 20:06
  7. 13. Cati dice:

    Hola, Literauta, ¡me ha sido de mucha ayuda tu post!, actualmente estoy luchando con cinco personajes protagonistas; es un trabajo muy pesado pero intento dar lo mejor de mí; es un fic, simple y sencillo tratandose de un fic pues como soy nueva en esto procuro mantener los pies sobre la tierra, las cuatro son chicas y son personajes originales en un Canon determinado. Mi problema radica no solo en darles una personalidad, profundizar en ellas y hacerlas dinámicas, no quiero ni a Mary ni a Stu pero se me ha hecho difícil.
    Se podría partir de un cliché, por ejemplo, e ir desarrollandolo, pasar de ser superficialmente plano a más profundo o dinámico, ¿no?
    Como escritor, ¿podrías darme algunos tips que ta hayan funcionado cuando creabas personajes? Ya leí el Decálogo para personajes pero le agradcería algo más de ayuda.
    Se que escribir fics no me hace una profsional o experta, sin embargo, me gusta tomarme mi trabajo o hobbie muy en serio puesto que si no defino correctamente a mis personajes, jamás podré escribir nada. Llevo como dos años intentando publicar algo pero no sé como explicarlo; cuando tengo lápiz y hoja en mano, lista para escribir la historia, siento que algo me falta, no se qué y mis ánimos por escribir se van tan rápido como llegaron. ¿L ha pasado eso? Si le ha ocurrido, ¡ayudeme! Porfavor.
    Espero pueda responderme lo más prionto posible, estaré al tanto.
    Gracias de antemano.

    Escrito el 12 junio 2014 a las 18:20
  8. 14. Literautas dice:

    Hola, Cati

    Antes de nada, no te preocupes. Es normal lo que te ocurre. No sé si has leído la entrada que publicamos hace tiempo sobre el bloqueo del escritor, pero te paso el enlace por si quieres echarle un ojo: http://www.literautas.com/es/blog/post-4022/como-superar-el-bloqueo-creativo/

    Yo te aconsejo que dediques más tiempo a la planificación de la historia antes de lanzarte a escribir, así te resultará más fácil y no te bloquearás. 🙂

    Mi consejo es que empieces por un breve resumen de la historia que quieras contar (media página) y vayas ampliándolo poco a poco. Crea también las fichas de personaje completas (su historia, su carácter, sus gustos, su apariencia…).

    Un truco que me funciona a la hora de crear personajes es el siguiente: durante una semana, más o menos, me centro en el personaje que quiero desarrollar y voy construyendo su universo, imaginando su día a día, aprovechando cosas de la realidad que puedo introducir en su historia… y, sobre todo, escribo esas cosas en primera persona y desde el propio punto de vista del personaje. Así soy capaz de meterme en su piel y comprenderlo/a mejor.

    En cuanto a tu otra duda, yo te recomendaría que usases los arquetipos como punto de partida en lugar de los clichés:
    http://www.literautas.com/es/blog/post-3553/cliches-en-la-ficcion-cuando-evitarlos-y-cuando-emplearlos/

    Espero haberte ayudado con tus dudas. ¡¡Mucho ánimo con esas historias!!

    Un abrazo,

    Iria

    Escrito el 16 junio 2014 a las 10:58
  9. 15. J. dice:

    ¡Hola! ME parece muy interesante lo de los personajes profundos. Uno que me gusta mucho es Matías Pascal de El difunto Matías Pascal de Luigi Pirandello. Tiene una excelente evolución así como conflictos.

    Escrito el 28 julio 2014 a las 06:08
  10. 16. jaime castillo dice:

    Considero no tener problema con los personajes redondos, pero los planos no ma han quedado del todo claro, quizas sea el policía que solo aparece cuando da la vía, o el que vende los helados. quisiera más ampliación del tema de los personajes planos si fuera posible. Como siempre Mil Gracias por todo lo que aprendemos en tu blog.

    Escrito el 16 octubre 2014 a las 04:21
  11. 17. Literautas dice:

    Pues lo ideal es que los personajes sean siempre redondos, a no ser que se busque un efecto concreto a través de un personaje plano (es decir, poco perfilado, sin profundidad, basado en estereotipos). Pero esto solo sería recomendable para personajes secundarios y que tuviesen una presencia muy breve en la historia. Para todo lo demás, personajes redondos y bien definidos. 🙂

    Un abrazo y gracias por vuestros comentarios

    Escrito el 17 octubre 2014 a las 12:50
  12. 18. jaime castillo dice:

    No se si ya has publicado algo sobre escribir una novela autobiográfica, pero el tema me interesa mucho porque creo tener una buena historia, quisiera saber tu opinion, será buena idea, o mala idea, se podrá mejorar, como hacerla más interesante, será que no basta con solo cambiar los nombres de los personajes y el entorno de los hechos, ¿Qué opinas tu y los lectores de tu blog sobre el tema?

    Escrito el 20 octubre 2014 a las 20:18
  13. 19. Literautas dice:

    Hola, Jaime

    Pues es un tema complicado. Lo de poder usar o no nombres de personas reales que se ha tratado en el blog en alguna ocasión (http://www.literautas.com/es/blog/post-5712/los-derechos-de-autor-y-los-escritores/) y la conclusión a la que he llegado siempre es que, cuando nos metemos en temas legales, lo mejor es consultar con un experto en la materia, para no meternos en líos gordos. 🙂

    Un abrazo

    Escrito el 27 octubre 2014 a las 18:26
  14. 20. jaime castillo dice:

    Yo creo que no me supe explicar cuando consulto el tema autobiográfico, no lo consulto desde el punto de vista legal o no, no es eso lo que me preocupa, lo que me interesa saber es cual es tu opinión desde el punto de vista eminentemente literario, de publicar una autobiografia. O sea será un tema que llame la atención, será un tema interesante, o sera inmoral tratar la autobiografia porque se pueden dañar sensibilidades desde el punto de vista moral, no legal.

    Escrito el 28 octubre 2014 a las 03:58
    • 21. Literautas dice:

      Perdona, Jaime. Te había entendido mal.

      Si hablamos exclusivamente del punto de vista literario, podría decirse que una autobiografía (o una biografía) será interesante siempre que los hechos que cuenta lo sean y que se encuentre la forma adecuada de contarla. Nada más. Si tú tienes mucho que contar sobre tu propia vida y das con el modo de plasmarlo, no veo por qué no podría funcionar.

      En cuanto a si es moral o no… ya es más complicado. Dependerá de lo que cuentes de las personas que aparezcan. Yo creo que lo suyo sería hablar con cualquier persona que fueses a plasmar en el papel y pedirle permiso. Y aún así, siempre es complicado, porque pueden herirse sentimientos. Por eso creo que es más una decisión personal que otra cosa. Tienes que saber si quieres contar algo y hasta dónde estás dispuesto a llegar para hacerlo.

      A mí, personalmente, me parece más sencillo y divertido inventar de cero historias que luego, a veces sin darme cuenta, se llenan de detalles reales que he vivido, pero muy disfrazados bajo el velo de la ficción. Lo mismo ocurre con los personajes que construyo, porque en ocasiones me doy cuenta que son mezclas de personas que conozco o he conocido, pero nadie lograría identificarlas salvo yo. Al fin y al cabo, escribir novelas puede considerarse como el arte de contar una verdad a través de muchas mentiras. 😉

      Un abrazo

      Escrito el 28 octubre 2014 a las 12:33
  15. 22. Isabel dice:

    Hola literaturas
    En la escuela me dejaron un proyecto de escritura la tengo que terminar para dentro de 6 meses tengo mas o menos una idea de lo que me gustaría hacer porque la verdad amo escribir y este proyecto me entusiasma mucho, pero cada que trato escribir algo me hago bolas con mi propia historia ya he escrito un cuento pero fue solo de 2 hojas también he escrito varios poemas pero ¿podrías darme algunos consejos de principiante porfavor? Gracias de antemano

    Escrito el 2 febrero 2015 a las 16:34
  16. 24. Isabel dice:

    Muchísimas gracias fue muy útil la información ☺️Seguiré los pasos propuestos y seguiré dandole continuidad a mi proyecto.

    Escrito el 10 febrero 2015 a las 03:17
  17. 25. HéctorM dice:

    ¡Gran blog! Me voy a hacer fan ya de ya. El caso es que venía necesitando una entrada como esta porque el desarrollo de personajes siempre me trae de cabeza. Mi pregunta es la siguiente: mi historia de intriga juvenil tiene cuatro personajes principales: la protagonista, la amiga de la protagonista que cumple las funciones de comic relief (No sé si hay un término exacto en español), el chico que hace las veces de interés romántico y el antagonista.

    Los cuatro tienen una personalidad bastante marcada y un objetivo claro pero una evolución como la que mencionas solo se presenta en la protagonista.

    ¿Debería revisarlos o dejarlos igual? Al fin y al cabo, su función queda clara.

    Perdona por el rollo que te acabo de soltar, cuando cojo carrerilla no paro.

    ¡Un saludo!

    Escrito el 12 febrero 2015 a las 23:53
  18. 26. Isabel Quilis Bayona dice:

    Un personaje que me impresionó y que pienso que tiene una gran fuerza como personaje misterioso y retorcido es, Heathcliff, de Cumbres Borrascosas. Una magnifica novela que recomiendo siempre.
    También estoy de acuerdo contigo en que el personaje de El conde de Montecristo, Edmundo Dantes, además de ser una gran novela digna de lectura, tiene una fuerza arrebatadora y muy atractiva.
    Te agradezco la ayuda que nos prestas desinteresadamente en este bolg y espero que siguas ofreciéndonosla por mucho tiempo.

    Escrito el 3 marzo 2015 a las 20:30
  19. 27. Literautas dice:

    Héctor, siempre es interesante que los personajes tengan una evolución, pero el único personaje en el que es “obligatorio” es el protagonista. Ahí sí que tiene que darse un arco de personaje sí o sí: http://www.literautas.com/es/blog/post-3749/que-es-un-arco-dramatico-de-personaje/ Los otros pueden funcionar sin esa evolución, siempre y cuando tengan otra función en la historia. 🙂

    Un abrazo y gracias por vuestros comentarios!!

    Escrito el 6 marzo 2015 a las 09:55
  20. 28. Noemi dice:

    Hola, se que esto no tiene nada que ver en esta entrada pero me urge mucho aclarar esta duda: se me habia ocurrido narrar la historia que estoy escribiendo de forma epistolar desde el punto de vista testigo. Eso estaria bien hecho? Un saludo.

    Escrito el 15 mayo 2015 a las 14:49
  21. 30. Alma Naón dice:

    También están bien construidos los personajes de Los Tres Mosqueteros. Asimismo, ese libro prueba que, si bien es difícil, sí pueden narrarse luchas encarnizadas, amenas e interesantes con más de tres personajes, como el enfrentamiento entre mosqueteros del Rey y del Cardenal. Bonus info: Alejandro Dumas era un roba-obras explota-socios.

    Escrito el 29 diciembre 2015 a las 01:17
  22. 31. Pepito Ser dice:

    Un personaje que creo que esta muy bien logrado es Tyrion Lannister de Canción de hielo y fuego. Para mi es uno de los mejores que he encontrado.

    Escrito el 31 enero 2016 a las 15:47
  23. 32. Andrés Cisneros dice:

    Saludos

    Un personaje que me parece que refleja los conflictos internos que tiene (lo que le enseñaron y lo que a tenido que vivir), es Scott Summer de los x – men.

    Se que no es de un libro, es un personaje de cómics, pero es impresionante la evolución de esté. Enfrentando el genocidio de su gente a manos de los humanos, a los cuales le enseñaron que debía tratar por igual, que a sus hermanos mutantes.

    Yo estoy tratando de ser un escritor, aprendiendo todos los días un poco mas. Y en estos momentos quiero crear un personaje que no se defina por bueno o malo, quiero que cada lector defina que es él. Quiero que haga cosas que un ” niño bueno no haría” pero a la vez que la primera impresión que tengas al leer a ese personaje sea que realmente es uno de los buenos.

    No se, tal vez me estoy enredando un poco.

    Gracias.

    Escrito el 22 mayo 2016 a las 20:12
  24. 33. Mateo Hernández dice:

    Muy buenos consejos, gracias.
    Por otro lado, uno de los personajes que se me viene a la mente a la hora de pensar en ‘evolución’ puede ser Walter White de la serie breaking bad: al principio comienza a tener una lucha interna en lo que es moralmente correcto y lo que es primordial para su supervivencia. Conforme avanza la historia vemos a un Walter cada vez más frío y carente de sensibilidad.
    Uno de las mejores evoluciones que he presenciado.

    Escrito el 21 agosto 2016 a las 20:21

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.