Cookie MonsterEsta web utiliza cookies. Si sigues navegando, entendemos que aceptas las condiciones de uso.

Do you speak english?

¿If you prefer, you can visit the Literautas site in english?

Apuntes, tutoriales, ejercicios, reflexiones y recursos sobre escritura o el arte de contar historias

Sigue nadando

No sé si os ha ocurrido alguna vez uno de esos bloqueos de escritura en medio de un párrafo o una frase. Estás escribiendo tan tranquilo y, de pronto, se atranca la siguiente palabra y no hay forma de continuar. A mí me pasa de vez en cuando y, en esos momentos, intento recordar aquel fragmento del libro Firmin en el que nos recuerdan que en esta vida (al igual que en la escritura) “Hay que mantenerse en movimiento. Como los tiburones. Si te paras, te vas al fondo“. O, lo que es lo mismo: sigue nadando, no pares de escribir.

Ante este tipo de bloqueos, hay un par de técnicas que yo suelo usar y que me son bastante útiles:

Si lo que ocurre es que te has quedado atascado en medio de una frase o una escena porque no tienes claro cómo desarrollarla pero sí sabes lo que quieres escribir luego, lo mejor que puedes hacer es dejar una nota entre paréntesis sobre el fragmento que te saltas y continuar a partir de ahí. Ya volverás para terminarlo más adelante. Si te quedas dándole vueltas es posible que sólo empeores el bloqueo.

Y si lo que ha pasado es que te has detenido en un punto del texto porque no tienes ni idea de cómo continuarlo, has llegado a lo que parece un punto muerto, relee las últimas frases que has escrito y anota en una hoja un par de palabras que te sugiera el texto (y que no aparezcan en el mismo, se trata de hacer una asociación de palabras). A partir de esas dos palabras, escribe otras dos que te sugieran las primeras, y así hasta que tengas una lista de veinte palabras. Escríbelas de forma automática, sin detenerte a pensar por qué has elegido esas y no otras. Por ejemplo, si del texto te sale la palabra “rojo” y ésta te sugiere “coche” y esta úlltima te hace pensar en “relámpago”, no le des vueltas a los motivos ni intentes que tenga sentido. Sólo anótalas, y cuando las tengas léelas con calma un instante para seleccionar las cinco que te resulten más sugerentes. Intenta retomar el relato construyendo una escena a continuación que contenga esas cinco palabras.

A mí no me fallan estos truquitos. Espero que a vosotros os resulten también!

  • Compartir en Facebook

¿Te ha gustado esta entrada? Recibe en tu correo los nuevos comentarios que se publiquen.

3 comentarios

  1. 1. Otro del Sur dice:

    Buenos consejos. El primero me recuerda a la programación, es exactamente igual, no sabes cómo solucionar una cosa, pues sigue adelante y ya desarrollaras una función para ese problema. El segundo consejo, la verdad que parece muy bueno, no creo que llegue a probarlo, sobre todo porque no escribo, pero cuando me de por escribir cualquier pensamiento que no me deje escribir, si me acuerdo 😀 lo tendré en cuenta.
    Un saludo.

    Escrito el 10 agosto 2012 a las 18:03
  2. 2. N. T. dice:

    Lo que hago yo es comenzar a escribir tonterías, algo como que me bloqueo y no sé qué hacer luego de que alguien confiesa algo y pongo a un personaje serio a hablar de gatos azules… no sé por qué pero siempre me desbloqueo con eso

    Escrito el 21 octubre 2013 a las 17:10
    • 3. Literautas dice:

      ¡Qué bueno! Me gusta lo de los gatos azules, es muy original. ¡Me encanta! 😀

      Muchas gracias por compartirlo. Un abrazo 😉

      Escrito el 21 octubre 2013 a las 18:10

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.