Cookie MonsterEsta web utiliza cookies. Si sigues navegando, entendemos que aceptas las condiciones de uso.

Do you speak english?

¿If you prefer, you can visit the Literautas site in english?

Apuntes, tutoriales, ejercicios, reflexiones y recursos sobre escritura o el arte de contar historias

Cómo escribir el guión de un cortometraje: desarrollando la idea

Imaginemos que ya tienes una idea, aunque sea muy vaga, para escribir el guión de tu corto. Veamos una serie de cuestiones sobre las que deberías reflexionar antes de que lanzarte a la escritura:

idea

1. ¿Cuál es el germen, la idea base?

Es útil apuntar la idea de la que partimos a modo de referente para ver cómo evoluciona o se adapta. Recuerda que es mejor que se trate de un chispazo o una anécdota. Por lo genenral, no puedes abarcar grandes extensiones de tiempo o numerosos protagonistas en un corto. Reduce.

2. ¿Cuál es el tema de fondo?

Al margen de la idea principal que cuenta la historia, siempre hay un tema que subyace y que se puede expresar en muy pocas palabras.

Se trata de aquello de lo que habla realmente la historia y suele ser algo universal, como la venganza, el amor, el odio, el miedo a la muerte… Hay que tenerlo presente porque este tema puede marcarnos el camino y ayudarnos a la hora de escoger la forma en que queremos contar.

3. ¿Cuándo ocurre tu historia?

Por un lado, hay que definir en qué época transcurre la historia. ¿Es actual? ¿Ocurre en el pasado o en el futuro? Además, también es útil tener presente en cuánto tiempo transcurren los hechos. Pueden pasar días, horas, minutos o apenas unos segundos.

Aunque después no se haga ninguna referencia explícita al tiempo en el corto, tener esto claro nos ayudará a no meter la pata y librarnos de posibles fallos en la narración.

4. ¿Dónde tiene lugar tu historia?

Sin necesidad de pormenorizar todavía, detente a pensar en el lugar o lugares en los que se desarrolla la historia. ¿Son reales o imaginarios? ¿Urbanos o rurales? ¿En qué país o planeta?

5. ¿Necesitas documentarte?

Como consecuencia de las preguntas anteriores, llega la hora de plantearse cuánto necesitamos documentarnos. Hay historias que no requieren este proceso porque tratan hechos que conocemos a la perfección, pero no siempre es así.

¿Conoces el tema del que vas a tratar? ¿Y la época? No es lo mismo contar un atraco a un banco enmarcado en el presente que en el siglo XIX. ¿Sabes cómo era un banco en el siglo XIX? ¿Qué armas llevaba entonces un atracador? ¿Qué medidas de seguridad había? ¿Eran habituales los robos? ¿Cómo hablaba la gente de la época?

En cuanto al espacio, si quieres contar una historia que tiene lugar en tu barrio, es posible que no necesites documentarte. Pero si quieres situarla en una ciudad extranjera, tendrás que plantearte si la conoces de verdad. ¿Sabes cuál es el clima allí? ¿Conoces sus calles y sus costumbres?

Antes de pasar a la siguiente fase de la escritura, es mejor que hagas una profunda y honesta reflexión sobre tu idea. Si hay alguna laguna, es el momento de llenarla con información. No tiene nada de malo no saber sobre algo y hoy en día, gracias al acceso a todo el mundo que nos brinda internet, es mucho más sencillo documentarse que antaño.

Si lo haces bien, la documentación puede ser una de las fases más divertidas de la escritura y, al igual que el resto de elementos, aunque luego no se mencionen directamente, se notará en el conjunto de la obra y te ayudará a evitar incongruencias.

6. ¿Qué presupuesto tendrá el cortometraje?

Esta parece una pregunta extraña a priori para un escritor o un guionista, pero a veces es necesario hacérsela. Cuando escribimos una novela o un relato, no importa cuántas bombas queramos hacer explotar, cuántos helicópteros aparezcan o lo complicados que sean los decorados. La palabra es lo único que necesitamos para dar forma a la historia.

Sin embargo, el guión es solamente la primera fase de un trabajo muy largo que acabará en una película, una cinta o un dvd con la historia que hayas inventado. En el camino, un montón de gente tendrá que hacer realidad tus palabras y, normalmente, lo hará con un presupuesto limitado.

Si quieres que el guión acaba por realizarse, sé realista en cuanto a los medios de los que se dispondrá para ello.

  • Compartir en Facebook

¿Te ha gustado esta entrada? Recibe en tu correo los nuevos comentarios que se publiquen.

6 comentarios

  1. 1. suso dice:

    Buen post, espero impaciente su continuación

    Escrito el 12 abril 2012 a las 20:46
    • 2. Literautas dice:

      Gracias, pues el siguiente estará listo y publicado muy pronto 🙂

      Escrito el 12 abril 2012 a las 21:10
  2. 3. Francisco dice:

    Hola, soy Francisco y hace como cosa de un mes me tope con vosotros gracias a una aplicación en el Iphon que tengo. Desde entonces vengo dando vueltas a la idea de ponerme a crear y la verdad que es una idea que me produce alegría y satisfacción.
    Os voy a ir siguiendo y aprendiendo de vuestras enseñanzas como la que ahora mismo he tenido la oportunidad de conocer. Gracias y hasta pronto.

    Escrito el 16 julio 2012 a las 05:40
    • 4. Literautas dice:

      Gracias a ti por tu comentario, Francisco. Nos alegra mucho que tanto en blog como la aplicación te sean útiles y te inviten a escribir. Esperamos que disfrutes del proceso y queremos leer cosas tuyas en el futuro 🙂
      Un abrazo!

      Escrito el 16 julio 2012 a las 10:50
  3. 5. aldo dice:

    tengo 13 y me fascina este mundo , asi que gracias por los consejos

    Escrito el 30 diciembre 2014 a las 22:57
  4. 6. José dice:

    Quiero hacer un guión para un cortometraje que es dramático y metafórico.¿Puedo hacerlo sin nada de diálogo ,describiendo muy poco los personajes?.¿También puedo poner el estilo de música?,quiero protegerlo con derechos de autor.

    Escrito el 24 noviembre 2015 a las 19:28

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.