Cookie MonsterEsta web utiliza cookies. Si sigues navegando, entendemos que aceptas las condiciones de uso.

Do you speak english?

¿If you prefer, you can visit the Literautas site in english?

Apuntes, tutoriales, ejercicios, reflexiones y recursos sobre escritura o el arte de contar historias

<< Volver a la lista de textos

El mentiroso - por Ebea

Web: http://queliada.wordpress.com/

En la psicología existe una patología secundaria denominada “in personati mendacium”(si usamos un diccionario de latín podemos traducirlo literalmente como “las mentiras de la mentira”).La sufren los mentirosos compulsivos cuando éstos son capaces de hacer o decir cualquier cosa para continuar con su farsa constituyendo incluso un peligro para ellos mismos o para su entorno. El descontrol de esta patología asociada puede tener consecuencias terribles para el paciente y su entorno.
Por ejemplo, son capaces de lesionarse para hacer creíble el haber sufrido golpes o incluso matar para fingir que se defendían.

Trabajaba en servicios sociales realizando acompañamiento, evaluación y seguimiento de niños con diversos problemas y mi último caso se llamaba Carlos.
Era un pequeño de seis años con múltiples problemas, quizás el más grave, ser un mentiroso compulsivo llegando hasta el punto de crear una verdad tan elaborada que resultaba imposible discernir la realidad de su situación.

Sus mentiras se centraban siempre en la figura del hermano. Quien, como pudimos saber después de una sencilla investigación, contaba con meses de vida cuando el comportamiento de Carlos empezó a constituir un problema.

Según Carlos, su hermano era el responsable de toda clase de actos contra su entorno o persona. Un cuarto completamente destrozado, desaparecer del parque, ropas rotas y sucias… Aunque la alerta saltaba cuando sucedían cosas como los recurrentes olvidos por parte de sus padres.
Y digo olvidos, porque no sabría clasificar esos comportamientos tan erráticos de otro modo.

Cosas como no recoger al pequeño en el colegio, asegurando a la policía que sí lo habían hecho. O al contrario, se irse a trabajar tranquilamente y dejar al pequeño en casa y luego afirmar que le habían dejado en el centro. Frecuentes marcas de agarres en sus brazos, arañazos en sitios inexplicables…

Muchas veces me preguntaba si las mentiras eran un rasgo de esta familia. La preocupación venía al revisar las cámaras de seguridad, en donde podíamos comprobar que realmente los padres sí habían estado en el colegio. Todos se comportaban de manera demasiado extraña.

A veces pensaba que Carlos hacía todo esto para ocultar los celos por su hermano pequeño, he llegado a creer que su situación podía ser debida al intentar encubrir las mentiras de sus padres. Aunque, cuando le escuchaba hablar con tanta convicción sobre cosas como que su hermano tenía una fuerza increíble o que bebía su sangre, me convencía de sufrir algún trastorno psiquiátrico.

Ante la gravedad de los últimos sucesos me tuve que hacer cargo de Carlos en el piso de acogida ya que, de manera preventiva, habían retirado la custodia a los padres.

Carlos había aparecido en el colegio él solo con su pequeña cara llena de golpes y rasguños. Aterrado, aseguraba que su hermano, le había dado la terrible paliza durante la noche. Los golpes eran tan violentos y los arañazos tan profundos que fue muy difícil creer que él mismo se lo hubiese hecho y sus padres fueron incapaces de explicar qué había sucedido. Incluso aseguraron haber dejado al niño sano aquella mañana.

Se estaba perdiendo a ese niño, la próxima vez podía intentar matarse o podían intentar matarlo. Necesitaba que contase la verdad de una vez por todas.
Decidí que su primer día lejos de sus padres fuese algo positivo. Compré unas entradas de cine, le llevé a ver una película y pasé toda la tarde con él, incluso compré un antifaz para jugar a superhéroes durante un buen rato.

Me sorprendió darme cuenta que, a pesar de muchas cosas por las que está pasando, Carlos es un niño muy dulce, cariñoso Y su buen comportamiento. No quiso que le dejase solo ni un sólo momento y durante toda la película no soltó mi mano.

Al llegar la noche fui consciente de que él no era más que un niño asustado. Le acosté en su cama e intenté que se sintiese protegido. Encendí una luz, abrí los armarios y le aseguré que no había monstruos, aunque no me creyó.
Cuando quise mirar bajo la cama, no me dejó. Se echó a llorar aterrorizado ante el miedo de que su hermano pudiese estar allí escondido.

—Tu hermano está con tus padres, Carlos. Ahí no hay nadie, miraremos juntos—le dije para tranquilizarlo.

Ambos nos arrodillamos y miramos bajo la cama. Allí, un niño exactamente igual a Carlos nos sonreía de manera muy siniestra mientras se arrastraba hacia nosotros.

—¿Lo ves tu también?—Preguntó con miedo

Eso fue lo último que escuché.

¿Te ha gustado esta entrada? Recibe en tu correo los nuevos comentarios que se publiquen.

21 comentarios

  1. 1. Sergio dice:

    Hola. Me alegro leerte tienes un estilo de escritura bastante ameno claro y con vocabulario enriquecido en muchos casos. El final tal vez las ultimas frases algo precipitado pero supongo que en un relato de menos de 750 palabras no se puede pedir mucho en este aspecto. Acentúas bien.
    Yo lo que he notado desde el principio es que quieres ser como psicóloga y así lo reflejas en tu relato mitad novela, mitad reflexión, Supongo que si no sabias nada del asunto te has tenido que documentar. Yo después de todo, que todo terminase quiero decir tambien quería hacerlo pero vi la luz, y conoci la fotografía, la mente, la política y a fin de cuentas el fortalecimiento de nuestra mente en la que solo tu y yo mandamos y podemos imaginar, inventar, craer, enceder emociones, apagarlas. Todo es saber, técnica, aprender y practicar. Nuestra vida esta plasmada en muchas de nuestras historia directa o indirectamente como nuestras ideas sobre el mundo o cualquier cosas. Bueno a riesgo de ser cansino que a veces se que puedo parecer muy empalagoso termino aquí y si necesitas un lector beta, un consejo una critica o algo, en total anonimato espero que sepas que puedes contar conmigo. Espero volverte a leer, hasta entonces muchos abrazos y que te vaya lo mejor que tu quieras y puedas.

    Escrito el 17 marzo 2017 a las 21:37
  2. 2. Ebea dice:

    Hola Sergio, gracias por tu visita.
    Ante todo dejar claro que no me he documentado en absoluto, todo lo que cuento es producto de mi imaginación así que todo lo que explico de la parte psicológica es pura invención.

    El tema de este mes me costó horrores, tuve hasta 6 o 7 escritos diferentes, pero todos me parecían basura impresentable y… finalmente este fue el único que me pareció decente para su crítica. más que nada porque el género de miedo no es algo que habitúe leer y mucho menos escribir así que creí que así tendría más que criticar y corregir (y por lógica aprender de ello)

    Con respecto a lectores beta, te agradezco tu ofrecimiento, por ahora estoy publicando en el blog (pulsando en mi nombre te redirigirá a él) y si te apetece leer también las cosas inacabadas que no publico o simplemente charlar, en el blog tienes el área de contacto en donde me puedes enviar un mail (no me gusta publicarlo en abierto porque luego me acribillan a publicidad)

    A todos los demás, en fin decir que el disparador creativo para este escrito lo saqué de un post titulado “terror en dos frases” (la historia nº4)
    http://www.inteligencianarrativa.com/20-historias-de-terror-contadas-en-dos-frases/

    Espero que os guste y que me despellejeis como es debido.
    Un saludo

    Escrito el 18 marzo 2017 a las 10:31
  3. Saludos. El relato es bastante entretenido. Aunque el giro hacia terror no estoy seguro que haya quedado del todo bien. Observo que tienes algunos problemas de ortografia (yo tambien los tengo). Te recomiendo algunas paginas en linea donde puedes pegar tu texto y este lo lee por completo. Eso ayuda muchisimo a corregir palabras mal escritas o mal puntuadas. Tal vez te haya faltado una mejor ambientacion para el tipo de final que le diste. Aun asi esta bastante entretenido.

    Cuando puedas pasa por el mio (61)
    PD: no se como poner los acentos en la tablet.

    Escrito el 19 marzo 2017 a las 17:45
  4. 4. Flippity dice:

    Buena redacción e interesante historia, de las más entretenidas que he leído en esta entrada. Solo el final lo sentí apresurado, no sé si se deba a la extensión limitada.
    En todo caso lo que hizo que bajara mi atención es el mero final que se ha utilizado en decenas de historias cortas y cortometrajes de terror.
    Es por ello que lo sentí forzado, como si ese no fuera el verdadero final. Pero el resto de la narración me gustó mucho. Felicidades.

    Escrito el 19 marzo 2017 a las 23:32
  5. 5. Wolfdux dice:

    Me he supuesto, a mitad de relato, que el final sería de estos que te hacen mirar de reojo a tu espalda, jeje. Estoy leyendo tu relato a las cuatro de la mañana y has hecho que me pusiera tenso. Si que es verdad que el final es de impacto, pero quizás me sobran las dos últimas frases. Nos has descubierto la sorpresa debajo de la cama, pero no he podido mirar hacia atrás porque me quedaban dos frases que leer. Creo que el final tendría mayor impacto suprimiéndolas.

    Por lo demás, un relato magnifico. Date por satisfecha por esta incursión al terror. ¡Nos leemos!

    Escrito el 20 marzo 2017 a las 04:06
  6. 6. Ebea dice:

    Hola y gracias a los dos por vuestra visita y correcciones.

    Daniel, agradezco tu sugerencia y reconozco que soy muy mala tanto en ortografía como en gramática. Al conocer este hecho tan común en mí he procurado repasarlo en dos páginas diferentes y también visualmente y no me han detectado ningún error de tipo ortográfico, te agradecería si me pudieses indicar donde están esos errores para poder corregirlos.
    Coincido en que la ambientación no va muy acorde con el final, como el terror no es un género que domino reconozco que hasta el final no decidí darle ese giro así que es posible que se note “cojo”

    Woldux, pobrecito, menudas horas de lectura, yo padezco insomnio, pero me he decidido por no fomentarlo realizando lecturas a esas horas (y porque la necesidad de sueño y la imposibilidad de dormir me hace estar extremadamente espesa)
    Tomo nota de lo de las dos últimas frases, si he de ser sincera tampoco me convencían mucho, pero entré en una fase desesperada al ver que se me echaba el tiempo encima, que había realizado tantos borradores diferentes para presentar y cambiado el final de este demasiadas veces así que llegué a la errónea conclusión de que nada me iba a gustar porque me falta hábito de teror (ya he rebuscado en un par de novelas de miedo para que no me pase de nuevo)

    Un saludo a los dos, os devolveré las visitas en breve.

    Escrito el 20 marzo 2017 a las 08:28
  7. 7. Ebea dice:

    Flippity, no me he olvidado de ti, solamente me acaba de entrar ahora la notificación de tu comentario, Gracias por tus palabras.

    El final veo que coincidís varios en que falla, deberé corregirlo, es posible que sea por la limitación de palabras, me pasa continuamente, tiendo a explayarme en exceso. Aunque también, como le puntualicé a otros compañeros, el terror no es un género que suela manejar así que también puede ser por eso.
    Si me decidí por este género ha sido porque los otros borradores que hice eran pura basura y creí que de este por lo menos aprendería algo.

    También te devolveré la visita en breve.

    Escrito el 20 marzo 2017 a las 08:33
  8. 8. Alohomora dice:

    Hola Ebea:
    Soy tu vecina de abajo. Ante todo gracias por tu crítica a mi texto. Yo no soy ninguna experta comentando así que simplemente te digo lo que me ha parecido tu texto: me ha encantado! Lo he leído del tirón. Confieso que empezar por la psicología me atrapó enseguida, pues yo soy psicóloga. Has llevado el relato como has querido, convirtiendo tu historia en real y cruel…incluso terrorífica. Ese final me ha quedado petrificada. Simplemente genial.

    Escrito el 20 marzo 2017 a las 09:41
  9. Hola Ebea, gracias por tomarte el tiempo de leer y comentar mi relato. La historia que contas es tan cre{ible que en principio me pareci{o el comienzo de una pelicula. Me gusto mucho toda la historia, sobre todo el final, con ese giro terrorifico.
    No he encontrado nada que no te hayan señalado para corregir, lo que si he leido que para ser una historia inventada con definiciones incluidas, me da a pensar que sos muy creativa.
    Gracias por compartir!|

    Escrito el 22 marzo 2017 a las 18:20
  10. 10. Ebea dice:

    Gracias Alohomora y Amanda Quintana por vuestros comentarios.

    Como ya he dicho a los otros compañeros, ni yo misma esperaba darle el giro al terror porque no estoy acostumbrada a escribir escenas de miedo y no es un género que lea habitualmente.

    Reconozco que necesita trabajo, pero me alegra mucho que os guste mi trabajo.

    ¡Nos leemos!

    Escrito el 22 marzo 2017 a las 19:20
  11. Hola Ebea.

    ¡Ufff! Me has dejado de piedra con este relato. Has sabido graduar la intensidad de la intriga desde lo más trivial hasta algo totalmente terrorífico.
    La vuelta final ha sido espectacular. Casi salté de un bote de mi asiento del susto que me llevé.
    Ahora me queda la intriga de saber quién era ese niño que estaba debajo de la cama.

    Hay algunos pequeñísimos errores de forma pero se pasan inadvertidos por lo interesante de la historia.

    Mi más sincera enhorabuena.

    Nos seguimos leyendo.

    Te invito a que te pases por mi relato y lo despellejes a gusto:
    http://www.literautas.com/es/taller/textos-escena-42/7408

    Escrito el 23 marzo 2017 a las 13:23
  12. 12. Ebea dice:

    Querido Jean Ives Thibauth, ya sabes que algunas intrigas no se deben resolver, nos tendremos que quedar con la duda de quién es ese niño y qué es lo que pretendía. jajaja(risa muy maléfica)

    Me queda mucho trabajo por delante, no me cabe duda, pero reconozco que es gratificante ver que, sin ser un tema que domino, os causa sorpresa y cierto miedo el giro final.
    He de reconocer que para una novata como yo, da cierto(bastante… MUCHO) orgullo que me profesen tantos halagos con un trabajo que yo consideraba bastante mediocre.

    Gracias por la visita, nos seguimos leyendo.
    (Ahora voy y me sirvo tu pellejo)

    Escrito el 23 marzo 2017 a las 20:24
  13. 13. charola dice:

    Hola Ebea!

    Tu relato es interesante. Lamentablemente no me pareció tan fluido porque tienes algunos fallos que luego te los iré diciendo. El final está bien, pero hace tiempo leí un relato en Literautas muy parecido, con un final igual al tuyo; por lo tanto, no me sorprendió. Haces una introducción que parece un ensayo. Me hubiese gustado que mejor lo hubieras puesto después de presentar a Carlos el niño caso, junto con las explicaciones del comportamiento del niño. El que me parece que no es un mentiroso compulsivo (mitómano) sino esquizofrénico con todo lo demás que cuentas. De todas maneras creas suspenso y si no hubiese leído antes el relato parecido, me hubiese sorprendido. La verdad que sí.

    En cuanto a los fallos o sugerencias:

    -“in personati mendacium”, en latín significa las máscaras de la mentira.

    -A los mentirosos compulsivos se les llama mitómanos. La palabra mitómano proviene en su etimología del griego “mythos” que alude a un relato no verídico, y “manía”, que significa deseo desordenado.

    – El párrafo donde dice: “las mentiras de la mentira”).La sufren (después del punto, dejar un espacio)

    Dices: “contaba con meses de vida cuando el comportamiento de Carlos empezó a constituir un problema”. ¿Quién contaba con meses de vida: ¿el hermano o Carlos? Parece que fuese el hermano porque estabas hablando de él. No creo que un bebé de meses haya pegado a Carlos, desordenara el cuarto etc.

    -“se irse a trabajar tranquilamente”. Creo que está demás el “se”

    -“le llevé a ver una película”: lo llevé a ver una película.

    -“Carlos es un niño muy dulce, cariñoso Y su buen comportamiento”. No entiendo este párrafo, parece inconcluso. Comienzas con mayúscula y no hay punto.

    —Tu hermano está con tus padres, Carlos. Ahí no hay nadie, miraremos juntos —le dije para tranquilizarlo.(espacio después de juntos).

    —¿Lo ves tú también? —preguntó con miedo. (Tilde en la ú de tú, espacio después del cierre del signo de interrogación y preguntó con minúscula).

    Espero haberte ayudado .
    Sigue escribiendo. Un abrazo.

    Escrito el 24 marzo 2017 a las 03:46
  14. 14. Arnoldo Supiar dice:

    Hola Ebea:
    Buff, vaya relato. He de decirte que el final me ha dejado helado y, a diferencia de otros, no me lo esperaba. He releído el final y me sigue pareciendo fascinante. Me llama la atención el poder de la palabra y la imagen que refleja. Es muy bueno ese final.
    No soy de los que le dan mucha importancia a los errores ortográficos o sintáticos. Pero, según leía tu escena, había una idea que me venía a la cabeza recurrentemente. Según iba leyendo me preguntaba “¿cuándo empieza el relato?”. No sé, en esto soy un novato, pero me parecía que estabas explicando o describiendo un relato que habías leído. Es como esos que en vez de contar los chistes, los explican. El primer párrafo parece una introducción a un relato, como para centrar al lector, pero el relato, ¿dónde está?. Conste que no soy de esos de planteamiento/nudo/desenlace, ni de clichés formales. Estoy por la libertad de creación y cada uno escribe como quiere. Pero me venía a la cabeza aquello que te dicen: no lo expliques, cuéntalo. Además, me parece que llevas muy de la mano al lector, como que no hay un espacio para que el lector lo pueda imaginar. Todo esto es lo que he sentido al leer tu relato. Excepto el final que ha sido como una descarga de creatividad bestial. Enhorabuena por tu obra. Por cierto, criticar es muy fácil, espero que entiendas que esto que te digo va en plan constructivo.
    Te mando un saludo desde nuestra Galicia que hoy ha amanecido nevada en muchas partes, pero ya no llueve como ayer que se nos cayó el cielo encima.
    Arnoldo Supiar.
    PD: ¿Sabes cuales son las webs a que se refiere Daniel Escobar?

    Escrito el 24 marzo 2017 a las 12:32
  15. 15. Ebea dice:

    Charola, gracias por comentar mi trabajo, me alegro que te resulte interesante y tomo nota de tus correcciones.
    Yo hace poco que participo en los talleres (desde noviembre) y aunque me he saltado varios talleres, he ido evolucionando a paso lento.

    Como he dicho al principio de los comentarios, toda la parte de psicología es completamente inventada así que no me extraña el haberme equivocado tanto en la denominación como en el significado de la traducción de “in personati mendacium”
    Muchas gracias por la aclaración y explicación de mitómano.

    Luego, efectivamente cuando digo que “contaba con meses de vida” estaba intentando exponer que Carlos culpaba de esos comportamientos y de los sucesos que le sucedían a un “hermano” y todos daban por hecho que era el bebé por haber coincidido en el tiempo el inicio de los problemas y su llegada. Y con esa frase exponía la evidencia de que un bebé no puede causarle esos daños al niño, y, o bien el niño mentía en que su hermano le pegaba y sus padres le ignoraban o los padres mentían en que el niño se dañaba a sí mismo y no se comportaban raro) Con el final debería aclararse que realmente nadie mentia sino que había un doble malvado de Carlos que intentaba suplantarle, aunque… si tengo que explicarlo ya queda claro que no está bien expuesto.

    -“Carlos es un niño muy dulce, cariñoso Y su buen comportamiento”. Normal que no lo entiendas, creo que yo tampoco lo hago, se me ha colado en la corrección, tomo nota junto con el resto de correcciones ortográficas.

    Muchísimas gracias por tu ayuda.

    Escrito el 24 marzo 2017 a las 15:28
  16. 16. Ebea dice:

    Hola Arnoldo Supiar, Ante todo, conmigo no hace falta que te disculpes por las críticas o los comentarios constructivos porque yo soy la primera que los prefiero y que, además, no duda en hacerselos a los demás. Si son comentarios honestos y respetuosos jamás pueden hacer daño.

    En fin, en respuesta a tu comentario sobre “llevar de la mano al lector” en este caso he de reconocer que he conducido el texto de este modo con el objetivo de que el final fuese inesperado ya que, creo que el lector va generando la sensación de estar leyendo un caso aburrido de un niño y no se imagina que al final un niño-espiritu malvado suplantador sea la causa del problema…

    Pero… como le dije a la anterior compañera, si tengo que explicarlo es que lo he hecho mal.

    Quizás el hecho que intentase “guiar” al lector por determinada senda haya provocado lo que tu dices, la sensación de que la historia no empieza. Intentaré trabajar ese aspecto.

    Yo creo que fundamentalmente mi problema va a radicar en que cuando escribo no lo hago de manera lineal sino que voy estructurando una historia alrededor de mi inspiración, un acto, un final, un inicio… sé que no es muy ortodoxo, pero así es como consigo sacar las cosas…

    Cuantísimo echo de menos mi galicia querida, mi familia ya se ha encargado de enviarme múltiples fotos de mi querido pueblo completamente nevado, aunque desde el tiempo privilegiado que tengo en Valencia esta semana no voy a decir que extrañe el clima.

    Yo uso un par de webs de corrección, pero ya has visto que no son nunca 100% fiables por las correcciones que me han hecho,

    http://lenguaje.com/herramientas/ortografo.html
    http://www.correctorortografico.com/
    http://www.mystilus.com/Correccion_interactiva

    ¡Saúdos para a terra!

    Escrito el 24 marzo 2017 a las 15:47
  17. 17. Ebea dice:

    (edito el comentario porque se ha quedado pendiente de moderación no sé por qué)

    Hola Arnoldo Supiar, Ante todo, conmigo no hace falta que te disculpes por las críticas o los comentarios constructivos porque yo soy la primera que los prefiero y que, además, no duda en hacerselos a los demás. Si son comentarios honestos y respetuosos jamás pueden hacer daño.

    En fin, en respuesta a tu comentario sobre “llevar de la mano al lector” en este caso he de reconocer que he conducido el texto de este modo con el objetivo de que el final fuese inesperado ya que, creo que el lector va generando la sensación de estar leyendo un caso aburrido de un niño y no se imagina que al final un niño-espiritu malvado suplantador sea la causa del problema…

    Pero… como le dije a la anterior compañera, si tengo que explicarlo es que lo he hecho mal.

    Quizás el hecho que intentase “guiar” al lector por determinada senda haya provocado lo que tu dices, la sensación de que la historia no empieza. Intentaré trabajar ese aspecto.

    Yo creo que fundamentalmente mi problema va a radicar en que cuando escribo no lo hago de manera lineal sino que voy estructurando una historia alrededor de mi inspiración, un acto, un final, un inicio… sé que no es muy ortodoxo, pero así es como consigo sacar las cosas…

    Cuantísimo echo de menos mi galicia querida, mi familia ya se ha encargado de enviarme múltiples fotos de mi querido pueblo completamente nevado, aunque desde el tiempo privilegiado que tengo en Valencia esta semana no voy a decir que extrañe el clima.

    Yo uso un par de webs de corrección, pero ya has visto que no son nunca 100% fiables por las correcciones que me han hecho,

    Saúdos

    Escrito el 24 marzo 2017 a las 15:49
  18. 18. charola dice:

    Hola Ebea!

    Gracias por tu paso por mi relato y comentarlo.
    Me parece que no has leído bien mi relato o no lo has entendido. ¿Cuándo he dicho que el criminal ha entrado a la casa con un antifaz?

    He puesto que Mario había visto en el noticiero de la televisión al sujeto. “Mario lo reconoció, pues el sujeto había salido en la televisión en un despliegue del informativo, incluso con un antifaz”.

    En cuanto al final del relato. Me gustaría que le des una leída a una entrada de Literautas “Cómo escribir un cuento corto”. El final no tiene que ser largo ni desarrollarlo tanto, ni explicarlo. Es un giro que se da, sorpresivo. Incluso hay finales abiertos en que todo se deja a la imaginación del lector. Se da el giro, el factor sorpresa y se deja allí. (Es el final que utilizaste tú).

    Por favor lee otra vez mi relato y te darás cuenta de tu error.
    Gracias. Nos seguimos leyendo.

    Te traigo el link del relato que en Literautas leí:

    http://www.literautas.com/es/taller/textos-escena-29/4256

    por ello, no me sorprendió mucho el final de tu relato. Es muy bueno. (Yo me quedé helada cuando leí este de Karen Katina).

    Felicidades por el tuyo.

    Escrito el 25 marzo 2017 a las 01:07
  19. 19. Ebea dice:

    Hola Charola,
    Antes de nada mis disculpas si ha habido confusión, he dejado mis argumentos a tu respuesta en tu relato.

    Como ya dije allí, aquí y en otros comentarios de compañeros, llevo muy poco tiempo participando en talleres y escribiendo de una manera más seria (desde noviembre nada más), así que si agradezco tus aclaraciones al respecto de mi crítica e, insisto, mis comentarios no son más que meras opiniones, no soy ni lejanamente una experta o profesional de la literatura o escritura, de hecho asumo estar bastante lejos de ese punto.

    Si en algún momento mis opiniones o exposiciones dan la impresión de que estoy asumiendo mi valoración, mis gustos o preferencias como los únicos válidos, pido disculpas, pues tengo claro que no tienen por qué ser correctas o compartidas por nadie.
    Vivimos en un mundo libre donde todos tienen derecho a tener y ser respetados por sus propios gustos, preferencias y opiniones.
    De todas formas, insisto nuevamente, mi critica no deja de ser una valoración personal, como ya he mencionado, nadie tiene por qué estar de acuerdo con ella, lógicamente. Comprendo tus argumentos y asumo que quizás no haya estado acertada en la exposición de los míos, aunque, como te comento, los mantengo.

    Remitiéndome al artículo “cómo escribir un cuento corto” que me has sugerido. Lo he repasado, te agradezco el consejo y lo tendré presente para futuros relatos.
    Comprendo que quizás no me haya explicado bien, como ya dije en tu relato, me sorprende que entendieses mi crítica a tu final como que debías hacer un final mas largo en tamaño, pues ya ves, en este mismo relato yo no he hecho eso.

    El relato que me reseñas de Karen Katina no lo había leído (llevo poco por aquí) pero como dije en los primeros comentarios, yo me inspiré en un post titulado “terror en dos frases” (la historia nº4)
    http://www.inteligencianarrativa.com/20-historias-de-terror-contadas-en-dos-frases/
    No sé, quizás la propia Karen Katina sea la autora de esa historia de terror en dos frases, se haya inspirado (con bastante mejor resultado que yo, desde luego) en ese artículo o sea simple casualidad.
    Desde luego, por si surgen dudas, que quede claro que no he intentado copiar ni plagiar el trabajo de nadie y, aunque sí es cierto que se parecen, el relato de la compañera es una conversación entre padre e hijo, lo que no se asemeja mucho a mi exposición. De todos modos, entiendo que mi final pueda resultarle predecible a quien habitúe a leer este tipo de contenidos, temo que haya recurrido a un cliché pues no suelo leer terror y apenas he escrito un par de relatos de terror así que asumo que no soy ni de lejos original.

    Agradezco tus aclaraciones al respecto de mi trabajo e, insisto una vez más para despejar toda posible duda, mis comentarios no son más que meras opiniones vertidas desde el máximo respeto, no soy una experta o profesional de la literatura o escritura ni remotamente nada que se le acerque. Guardo mucho respeto y cariño por todos y cada uno de los compañeros que participan en los talleres y dedican su valioso tiempo en realizar críticas y verter sus opiniones tanto positivas como negativas hacia mi trabajo y el de otros.
    Así que si en algún momento mis comentarios, opiniones, exposiciones o críticas dan la impresión de que estoy siendo excesivamente dura, mordaz (o al contrario, demasiado blanda) o asumiendo mi valoración como la única verdadera, pido mis disculpas, pues sé que tengo mucho que aprender.

    Un saludo y espero seguir leyéndonos.

    Escrito el 25 marzo 2017 a las 10:59
  20. 20. Laura dice:

    Hola Ebea.
    Si algo no me esperaba, era el final.
    Hay detalles desde lo técnico, pero ya se ha señalado, por lo que no es necesario volver a ellos.
    Saludos y hasta el próximo mes

    Escrito el 25 marzo 2017 a las 12:23
  21. 21. Ebea dice:

    Gracias por tu comentario Laura.

    Escrito el 25 marzo 2017 a las 13:05

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.