Cookie MonsterEsta web utiliza cookies. Si sigues navegando, entendemos que aceptas las condiciones de uso.

Do you speak english?

¿If you prefer, you can visit the Literautas site in english?

Apuntes, tutoriales, ejercicios, reflexiones y recursos sobre escritura o el arte de contar historias

<< Volver a la lista de textos

La tumba - por Ebea

Web: http://queliada.wordpress.com/

Susana esperaba en la soledad del camposanto. Observándola allí de pie, con gesto sombrío y vestida de riguroso luto, cualquiera podría asegurar que era una viuda en trance destrozada por la pérdida.

Pero ella ya no sentía pena, rabia ni tampoco tristeza. Ya no le quedaban lágrimas por secar ni lamentos que pronunciar. A pesar de la imagen que pudiese evocar su presencia en aquel lugar, Susana no echaba de menos al marido que había perdido hacía demasiado tiempo, sino las formas y situación en la que la había dejado.

Él se había marchado y ahora era definitivo. Como siempre, Pedro había impuesto su voluntad sobre la de ella. Actuado sin tener en cuenta las consecuencias o los sentimientos de los que dejaba atrás. Y, también como era habitual, Susana era la que sufría las secuelas de ese comportamiento.

Aunque ésta, al fin habría sido la última vez. Pedro había constatado que su voluntad estaba por encima de la de los demás. Hasta con el último de sus alientos se aseguró de ello. Y a resultas, Susana, que le había seguido como una buena mujer, quedaba sola para hacerse cargo. Tontamente enamorada de un hombre que la ignoraba y atada a un matrimonio fracasado hacía años.

Quizás ese era el problema, no haber roto a tiempo. Pedro había sido un joven guapo, apasionado e idealista. Un zalamero encantador e irresistible que la llenaba cada día de atenciones y promesas vacías que llenaban su cabeza de sueños imposibles. Susana se había enamorado de tal modo que estuvo siempre dispuesta a cualquier sacrificio voluntario sólo por él.

No fue sino conforme los años fueron pasando, a medida que él permanecía caprichoso y ella veía sus actos de amor ignorados, cuando se acabó por convertir en otra mujer.

Seguían juntos por necesidad, por costumbre o mutua desidia… O quizás porque Susana le había perdonado tantas cosas, había hecho tanto y hasta tal punto que, sencillamente era lo más normal.

El sonido de unas rodaduras acercándose de manera torpe entre las sepulturas retumbó en la soledad del cementerio arrancando a Susana de su desolado éxtasis.

—Disculpa la tardanza. Me costó montar la silla. Todavía no tengo práctica—Se excusó el hombre a modo de saludo.
—¿Está todo bien?¿Has arreglado los documentos?
—Sí—.Él vaciló rascándose el cogote antes de continuar—. Tengo que agradecerte que…
—No tiene importancia—cortó Susana levantando una mano.
—Aún así, no tienes ningún motivo para renunciar de esta forma después de lo que él hizo.
—Alguien debe arreglar lo que Pedro destrozó a su paso.
—Es injusto que seas tu quien asuma esa responsabilidad.
—No dejaba de ser mi marido y mi conciencia me impide pasar por alto ciertas injusticias.

Ambos miraron la inscripción de la lápida dejándose envolver por el silencio.

—¿Estás segura de que quieres hacerlo?—insistió él al cabo de un rato— Puedo buscar otro sitio.
—Esto no deja de ser un trozo de tierra cualquiera en el que poner una piedra grabada. Además, él era su padre y ella era su madre. Es mejor enterrarlos en el mismo lugar.
—¿Y qué pasará después?¿querrás que te entierren aquí con un marido que fue infiel y la amante que le dio una hija?
—Sinceramente me da igual. Enterrarla en otro sitio no ocultará su existencia ni lo que Pedro hizo.¿Qué sentido tiene torturarse por unas cenizas?

Ambos observaron a la pequeña sentada en su silla de paseo, con la ropa desarreglada, el pelo despeinado y el chupete puesto del revés. La niña les miraba sin perder detalle. Parecía entender la solemnidad del acto, a pesar de no alcanzar siquiera un año de vida.

—Siempre se negó a tener hijos—reconoció Susana con cierta pena— Nunca conseguí convencerle.
—No tengo claro que él quisiera tenerla, pero mi hermana siempre conseguía lo que quería.

Susana se inclinó con una sonrisa amable para adecentar de forma cariñosa a la pequeña mientras ésta demandada con una retahíla de simpáticos balbuceos que la sacase del confinamiento de la silla.

—Hace frío, podemos firmar los papeles mientras nos tomamos un café.
—¿No te importa?
—Ella sólo es otra víctima de Pedro, no puedo culparla.

Como si de una curiosa estampa familiar se tratase, la pequeña dialogaba ininteligiblemente con los adultos mientras se encaminaban hacia la salida esquivando las tumbas. Los infantiles farfullos resonaban por todo el cementerio como una caja de ecos dotando el lugar de una extraña energía.

Algunas veces, una vida debe terminar para que otra pueda continuar.

¿Te ha gustado esta entrada? Recibe en tu correo los nuevos comentarios que se publiquen.

10 comentarios

  1. 1. Héctor Romero dice:

    ¡Hola Ebea!he leído tu relato y me ha gustado bastante, te logra despertar intriga. Sigue escribiendo. Soy tu vecino No. 71 Hector Romero.

    Escrito el 19 abril 2017 a las 04:26
  2. 2. K.Marce dice:

    Saludos Ebea:

    Aclarando que no he participado este mes. Antes que nada, invitarte a que comentes a otros, para que a su vez, ellos te devuelvan la visita. Eres el primer relato que leo, porque vi que no tenías comentarios aún; pero este mes no leeré a quien no comente porque me parece lo justo.

    No recuerdo haber leído antes algo de tu autoría, así que espero mis consejos sean tomados con el mismo respeto que te son entregados.
    Menciono siempre las mejoras y luego los halagos.
    * Aunque existe un buen uso de la puntuación, hay algunos errores que te marcaré más adelante. Frases que pueden usarse más cortas.
    *La escena está escrita en pasado, con un narrador omnisciente. Sin embargo, hay muchos “era” y voces pasivas que podrían mejorarse, te marco:
    ** Y, también como era habitual, Susana era la que sufría las secuelas de ese comportamiento. (original)
    ** Y, también siendo lo habitual, Susana sufría las secuelas de ese comportamiento. (otra versión)
    Con esto te evitas dos “era”, ya que en el mismo párrafo ya existe uno previo.
    ***Debes observar las palabras previas/cercanas a esos “era” (pasado) con otras que tienen misma terminación, para no crear cocofonías (cualquiera, siquiera, etc.)

    *Has usado el SINO una vez correcto y una vez errado. La conjunción adversativa “sino” se usa principalmente para contraponer una afirmación a algo previamente negado:
    «Susana no echaba de menos al marido que había perdido hacía demasiado tiempo, sino las formas y situación en la que la había dejado.» (uso correcto)
    «No fue sino conforme los años fueron pasando,…» (Incorrecto) –>La forma “si no” introduce siempre una oración condicional y debe escribirse en dos palabras separadas. La condición aquí es “el paso de los años”, por ende, debe ir separada.

    *Debes fijarte como escribes tus diálogos. Hay error en los siguientes:
    —Sí—.Él vaciló rascándose el cogote antes de continuar—. Tengo que agradecerte que… (original)
    A:
    —Sí. —Él vaciló rascándose el cogote antes de continuar—. Tengo que agradecerte que…
    –> Recuerda que si haces dos oraciones separadas (en medio de la acotación narrativa), el punto debe ir antes de la raya.
    –>También he notado que en todos los diálogos dejas las palabras pegadas. Recuerda que las rayas van siempre pegadas a la primera y última palabra de los incisos narrativos. Es decir, debes dejar espacio entre el diálogo y la raya (con su acotacion narrativa)y si continúa el dialogo, dejar espacio separada de la raya de cierre.

    —¿Y qué pasará después?¿querrás que te entierren aquí con un marido que fue infiel y la amante que le dio una hija? (original)
    A:
    —¿Y qué pasará después?, ¿querrás que te entierren aquí con un marido infiel y la amante que le dio una hija?
    –>En este caso, hay dos opciones, o dejarlo tal como lo has hecho, pero iniciando con mayúscula “¿Querrás..?”, ya que el ? serviría como punto. O, dejarlos con minúsculas, pero marcando las comas de separación como te dejo en el ejemplo.

    **Las terminaciones “-mente”. Siendo una escena tan corta, hay cuatro. Lo cual se hizo notorio. A veces los usamos por la misma razón, no nos ajusta el texto si cambiamos a la versión no compuesta: con honestidad (sinceramente). También se puede “evitar” la expresión; si la frase se entiende sin ese x-mente, elimínala.

    En cuanto al contenido, sólo puedo ver una pega:
    (no te marco ese «sólo» como error, aunque muchos los ven así; porque la RAE pidió quitarle la tílde en el 2010. Pero ante la negación de muchos, desde el 2012, lo dejan a discresión del autor, y sugieren evitar con tílde; aunque hasta ahora sin exito).
    La historia transcurre sin detalles de nada; sin embargo a posterior (casi dos tercios de la escena) nos marcas que el caballero llega en caballo. Esto nos “reubica” en una época pasada. Puede sentirse un cambio brusco, debido a que al inicio el lector puede ubicarse en cualquier tiempo, incluído el presente, más tú a posterior nos muestras que no lo es. Trata de dar esos detalles desde el inicio de la escena, así ubicas al lector en el espacio-tiempo que tú has imaginado. También el hecho que llegue en caballo al cementerio, creó de forma visual en mí, como si el animal estuviera “en” el cementerio y no en una calzada, o algo así. De nuevo, las descripciones son necesarias en esos casos.

    La escena parece mostrarnos, que la mujer de alguna manera, (o es mi persepción) se ha vengado de la amante de su marido, o que quizá ella ha fallecido por X razón y la viuda, decide enterarlos juntos por mera nobleza. Haciéndose cargo también de la inocente hija de los fallecidos.
    Me ha gustado que has manejado la escena como tal, ya que antes o después de esto, pueden existir “otras escenas”. No se ve mayor conflicto, si no el recuerdo triste de una vida en pasado cargada de malas experiencias con un hombre infiel y un amor poco o nulo correspondido. Pero es implícito que la trama puede ser más profunda de lo que aquí se representa.
    Quitando la última frase (que parece un cierre), la historia quedaría en “suspenso” a que otra cosa puede ocurrir adelante. Por lo que si fuera mi caso, la evitaría.

    Espero que este extenso comentario te sirva de algo, que veas que todo texto puede mejorarse, y que lo recibas con el mismo buen ánimo que te es entregado. Me ha gustado la escena, ha sido fácil de leer, sin ser sobrecargada de emociones metidas con calzador, se nota la dura vida de casada de la viuda. Y como dije, puede ser una escena de algo que contenga aún más historia.

    Te invito a leer a los tres que te siguen, como lo pide las reglas del taller; leas a voluntad a otros y seguro que aprenderás también comentando y leyendo comentarios en otros textos. ¡Ánimo y no dejes de escribir!
    ¡Nos leemos!

    Escrito el 19 abril 2017 a las 04:28
  3. 3. Ebea dice:

    Gracias por tu comentario, Héctor.

    Hola K. Marce:
    Ante todo muchísimas gracias por tu fantástico análisis tan detallado. Tomo nota de cada apunte que me haces, pues entiendo los errores y no tengo nada que objetar.

    Con respecto a la valoración del contenido, me he quedado un poco patidifusa ¿Que un caballero llega a caballo?
    Creo que eso es de otro relato. No indico en ningún momento que nadie llegue a caballo, no hay caballos en la escena, ni tampoco caballeros.
    A lo sumo, cuando comienza la parte de acción de la escena llega un hombre empujando un carro de bebé con torpeza por el cementerio haciendo ruido. “El sonido de unas rodaduras acercándose de manera torpe entre las sepulturas…”

    No tengo idea de dónde puedes sacar lo del caballo, en mi cabeza juro que no había caballos cuando la escribí (a veces tengo unicornios, pero no es el caso)

    Con respecto al comentario e interpretación personal. Has captado perfectamente la esencia de lo que quería contar. Me quedó por aclarar un poco mejor la muerte de la amante de su marido, ya que es cierto que queda confuso.

    La idea de escribir la introducción con la protagonista inmersa en sus recuerdos y sentimientos para, luego introducirla en la acción para mostrar los actos es totalmente voluntaria y, en efecto, pretendía aportar una trama más profunda de lo que se pueda entender a simple vista.

    Realmente, a pesar de todas las correcciones que debo hacer y de lo mucho que me queda por mejorar, hoy me siento feliz pues al fin alguien ha interpretado exactamente lo que yo quería contar sin necesidad que yo lo aclarase.

    Muchísimas gracias y un saludo.

    Escrito el 19 abril 2017 a las 09:21
  4. 4. JellyBangster dice:

    Hola Ebea.
    Acabo de pasarme por el texto de Tayulsol y me topé con el detallado análisis que le has hecho, me dio bastante curiosidad leerte y no me arrepiento en absoluto.
    Tu historia me ha parecido de lo mas completa y compleja que la hacen una delicia al leerla.
    Cabe mencionar que sólo puedo opinar como lectora ya que estoy bastante lejos de ser una escritora o algo parecido.

    Sería genial que pudieras pasarte por mi relato y pudieras comentarlo.
    Gracias de antemano.

    Escrito el 24 abril 2017 a las 03:29
  5. 5. Ebea dice:

    Gracias por tu comentario JellyBangster, acudiré a devolver la visita (tanto a ti como al compañero Héctor Romero) en cuanto pueda. Me ha surgido un pequeño imprevisto médico y los médicos me tienen un tanto ocupada (resulta que estoy embarazada) Y, aunque estoy leyendo desde el móvil, me resulta sumamente complicado hacer los análisis y las respuestas desde el mismo.
    Espero que en unos días esta locura se normalice y poder dedicar mi tiempo a responder como es debido.

    Escrito el 24 abril 2017 a las 09:31
  6. 6. Wolfdux dice:

    Llego tarde, pero aquí estoy. :·P.

    Creo que con el extenso comentario de KMarce no hace falta añadir nada más.

    Un abrazo y felicidades por el relato y el embarazo. :·)

    Escrito el 25 abril 2017 a las 10:09
  7. 7. Laura dice:

    Hola Ebea.
    Antes que nada, felicitaciones por el embarazo!!!
    Tu texto, descartando las cuestiones que ya te han señalado, es muy hermoso, que se puede dar una vuelta más profundizando en los sentimientos de Susana ante la situación que Susana vivió con su marido, especialmente cuando se enteró que había tenido una hija y a ella se lo negaba.
    ¿Los abuelos maternos ceden a la niña? Me resulta un poco difícil.Por lo menos en mis tierras es bastante difícil.
    En síntesis, un muy buen texto.
    Hasta el próximo mes

    Escrito el 26 abril 2017 a las 11:11
  8. 8. JellyBangster dice:

    Muchas felicidades por tu embarazo y espero que todo salga bien en tus análisis.
    Estaré esperando ansiosa tu comentario.
    Besos y de nuevo felicidades.

    Escrito el 26 abril 2017 a las 16:58
  9. 9. Ebea dice:

    Gracias a todos por las felicitaciones, estoy muy ilusionada, aunque he estado los últimos dos días en el hospital por amenaza de aborto y me ha costado bastante estar centrada.

    Ahora estoy con reposo en casa y poco a poco me estoy centrando en devolver las visitas, aunque escribir tumbada me resulta bastante incómodo (si me siento me molesta el vientre).

    Espero ponerme al día en breve, un saludo a todos.

    Escrito el 27 abril 2017 a las 09:56
  10. 10. Thomas Carnacki dice:

    Bonito relato, Ebea. Supongo que imbuido de tu estado personal, muy profundo. Sencillo y contundente. Por cierto, tu manera de narrar no complica las cosas 😉 ¡Felicitaciones! Espero que sigas escribiendo y mejorando. Vas por buen camino. Un gustazo leerte, hasta la próxima.

    ¡Saludillos!

    Escrito el 27 abril 2017 a las 13:06

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.