Cookie MonsterEsta web utiliza cookies. Si sigues navegando, entendemos que aceptas las condiciones de uso.

Do you speak english?

¿If you prefer, you can visit the Literautas site in english?

Apuntes, tutoriales, ejercicios, reflexiones y recursos sobre escritura o el arte de contar historias

El narrador testigo (tipos de narrador 4)

En El nombre de la Rosa, de Umberto Eco, el narrador nos dice en la primera página: “(…) me dispongo a dejar constancia sobre este pergamino de los hechos asombrosos y terribles que me fue dado presenciar en mi juventud, repitiendo verbatim cuanto vi y oí, y sin aventurar interpretación alguna, para dejar, en cierto modo, a los que vengan después (si es que antes no llega el Anticristo) signos de signos, sobre los que pueda ejercerse plegaria del desciframiento.

el espía

Se trata pues de un narrador testigo, que nos cuenta la historia en tercera persona (él no es el protagonista) pero desde un punto de vista concreto, ya que la ha presenciado de primera mano. Pero el narrador testigo no siempre es como el que nos encontramos en esta obra de Eco, sino que puede estar más o menos cerca de la acción, divisarla a lo lejos, presenciarla desde dentro, espiarla, etcétera. Eso sí, siempre se trata de un personaje que observa la escena y nos la cuenta haciendo pocas alusiones a sí mismo.

Existen muchos tipos distintos de narradores testigos, cada uno con sus particularidades. Algunos de los más usados son los siguientes:

Testigo impersonal: está determinado por la fotografía y el cine, ya que nos da la mirada de una cámara. Casi siempre en tiempo presente, se limita a contar lo que se ve. Como ejemplo de este tipo de narrador, tenemos La Colmena, de Camilo José Cela.

Testigo presencial: narra los hechos ocurridos tiempo atrás que él (o ella) presenció en persona. Como ejemplos de este tipo de narrador tenemos al conocido Doctor Watson, ayudante del detective Sherlock Holmes o a Íñigo Balboa, que en la saga escrita por Arturo Pérez Reverte recuerda las aventuras que vivió cuando era un muchacho junto al Capitán Alatriste.

El informante: cuenta la historia transcribiendo los hechos como si se tratase de un documento oficial o una crónica, presentándolos como auténticos. El informe Brodie, de Borges, es un ejemplo de este tipo de narrador.

Pero hay, como ya dije antes, muchos otros tipos de narrador testigo, e incluso algunos que pueden ser mezcla de los anteriores. Pero todos ellos tienen una serie de características en común que nos pueden ayudar a la hora de decidirnos por este tipo de narrador para contar una historia:

1. No es el protagonista

El narrador testigo nunca es el protagonista de los hechos relatados e intenta contarlos de la forma más objetiva posible, tal y como los presenció.

2. Tiene una visión limitada

Nos lo cuenta desde su punto de vista y está limitado por sus percepciones. No puede estar en todas partes ni verlo todo, así como tampoco puede saber lo que piensan los demás personajes.

3. Describe y sugiere

Como consecuencia de los dos puntos anteriores, el narrador testigo no puede explicarnos los porqués de las acciones de otros personajes y rara vez realiza juicios de valor. Se limita a describir lo que ve o vio y, en todo caso, nos sugiere en alguna ocasión lo que cree que pasa, siempre desde su punto de vista.

4. Aporta credibilidad

Aporta el realismo de que realmente están sucediendo esos hechos, es como cuando alguien te cuenta de primera mano lo que ha visto. Se crea una conexión directa entre el lector y el narrador, casi como si éste se estuviese confesando con el primero.

5. Emplea el lenguaje del personaje

El narrador testigo siempre ha de expresarse como lo haría el personaje que está relatando los hechos. Si se trata de un niño que nos cuenta la historia que ha presenciado, no puede hablar como un adulto; si un policía escribe un informe sobre un altercado, lo contará con el lenguaje con el que redacta sus informes…

6. El narrador no es el autor

Y la voz del narrador no debe usarse como una forma de introducirse en la propia historia, sino que debe tener vida propia y estar justificada dentro del desarrollo del cuento o de la novela. Cuando se usa un narrador testigo, debe ser porque es la mejor manera de contar esa historia.

Entradas relacionadas:

1ª parte | Tipos de narrador
2ª parte | El narrador omnisciente
3ª parte | El narrador equisciente
4ª parte | El narrador testigo. Lo estás leyendo
5ª parte | El narrador en segunda persona
6ª parte | El narrador en primera persona
7ª parte | El narrador en los diálogos

¿Te ha gustado esta entrada? Recibe en tu correo los nuevos comentarios que se publiquen.

4 comentarios

  1. 1. Irene dice:

    Me extraña el ejemplo del narrador de El nombre de la rosa, ya que justamente quien declara que va a contar los hechos es uno de los protagonistas que está directamente involucrado en la historia, es Adso, el discípulo de William, y juntos protagonizan la investigación de los asesinatos de la Abadía. Es cierto que cumple con los puntos 2 y 3 pero hay pasajes muy importantes en la novela que lo tienen como protagonista
    Gracias por permitir este saludable y provechoso intercambio de opiniones
    Saludos desde Argentina

    Escrito el 16 noviembre 2012 a las 21:02
  2. 2. Literautas dice:

    Hola, Irene

    A veces la frontera entre el narrador testigo y el narrador en primera persona es difusa.

    En “El nombre de la rosa” sí es cierto que a lo largo de la novela el narrador se convierte en protagonista, pasando a ser un narrador en primera persona. Por ejemplo,en este fragmento: “Tal vez por la mansedumbre que irradiaba mi mirada, la criatura se calmó, y se me acercó. Me di cuenta de que no entendía mi latín, e instintivamente le hablé en mi lengua vulgar alemana (…)”.

    Pero el inicio de la novela me parecía un buen ejemplo para ilustrar lo que serían los principios del narrador testigo. Supongo que tendría que haberlo especificado un poco más. :)

    Muchas gracias por tu comentario y un saludo :)

    Escrito el 16 noviembre 2012 a las 21:35
  3. Hola… aprovecho para felicitarte por el blog nuevamente. No paro de leerlo y releerlo y de a poco voy aplicando las técnicas en mis escritos.

    Con respecto a este tipo de narrado tengo una consulta.
    Estoy escribiendo un cuento (desde uno de los ejercicios de escritura) y creía que lo estaba haciendo en Narrador Testigo, pero resulta que ahora que leo este post, me doy cuenta que es en primera persona. (Breve resumen. Un policía retirado va a cobrar su pensión al banco y en ese momento se produce un asalto. Lo que cuento son las encrucijadas de este policía -el es el que cuenta la historia- si tiene que intervenir o si se tiene que quedar como si nada y todo lo que transcurre en el asalto, donde hay varios contratiempos y demás) ¿Como darnos cuenta de esto? es decir, ¿cual es la diferencia fundamental entre ambos? y en todo caso, y a raíz de los comentarios, ¿Es valido que el narrador en principio sea Testigo y al final se transforme en protagonista?

    Espero que se hayan entendidos mis interrogantes.

    Saludos

    Escrito el 16 octubre 2013 a las 12:52
    • 4. Literautas dice:

      Hola, Pila

      Gracias por tu comentario. Me alegra mucho que te guste. A ver si puedo ayudarte con tu consulta.

      La verdad es que a veces la línea entre uno y otro narrador puede resultar confusa e incluso difuminarse. Lo importante es que el texto resulte coherente a la hora de leerlo completo. Tener claro el tipo de narrador que queremos usar en una historia es útil, por ejemplo, para determinar qué información es esencial para la historia y qué información podemos eliminar.

      En el caso que comentas, parece que tu narrador es siempre protagonista porque el centro de la historia es él y sus problemas morales. Es decir, hay un acontecimiento (el atraco), pero lo importante es cómo lo vive el personaje, así que no es un narrador testigo, sino protagonista. Incluso comenzando la historia contando contando lo que él ve, su visión debería ser lo principal. Su punto de vista. Eso justifica que se le haya elegido como narrador en primera persona, ¿no te parece?

      Espero haberte ayudado. Un abrazo y ¡ánimo con ese cuento! :D

      Escrito el 16 octubre 2013 a las 20:15

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.