Cookie MonsterEsta web utiliza cookies. Si sigues navegando, entendemos que aceptas las condiciones de uso.

Do you speak english?

¿If you prefer, you can visit the Literautas site in english?

Apuntes, tutoriales, ejercicios, reflexiones y recursos sobre escritura o el arte de contar historias

El narrador en segunda persona (tipos de narrador 5)

Rara vez nos encontramos con un texto de ficción narrado en segunda persona (dirigido a ti o a vosotros), pero sí existen algunos casos. Este tipo de narrador se usa mucho, por ejemplo, en los blogs. Literautas, sin ir más lejos, está dirigido a ti; a todos vosotros.

Tipos de narrador

También se puede usar en el género epistolar y muchas veces nos encontramos con cartas dentro de una novela o una historia mayor que están escritas así. Sin embargo, estos no son casos de narradores en segunda persona que quiero tratar aquí, sino un narrador en segunda persona algo más complicado, que va más allá y se dirigir directamente al lector.

En Si una noche de invierno un viajero”, de Ítalo Calvino, el narrador en segunda persona actúa a modo de un máster de juego de rol, intentando que el lector se identifique con el personaje principal y se meta, a través de la imaginación, en su propia piel.

Otra obra mucho más reciente que nos muestra un caso de narrador en segunda persona es Diario de invierno”, de Paul Auster. En esta biografía novelada Auster se dirige al lector en segunda persona contando su propia historia, ya que la idea que pretende que se desprenda del libro es que sus emociones y vivencias son cotidianas, normales, y podrían ser las de cualquier otro. De esta forma, a través del narrador en segunda persona, el autor logra el curioso efecto de que el lector viva la vida de el escritor como si le hubiese sucedido a él.

Como muestra, aquí os dejo el inicio de Diario de Invierno:
Piensas que nunca te va a pasar, imposible que te suceda a ti, que eres la única persona del mundo a quien jamás ocurrirán esas cosas, y entonces, una por una, empiezan a pasarte todas, igual que le suceden a cualquier otro”.

Y aquí va una lista de las principales características del narrador en segunda persona:

El lector es el protagonista:

El narrador tiene que conseguir el efecto de que los acontecimientos de la historia los protagoniza directamente el lector.

Describe e intuye:

La carga psicológica al escribir con este tipo de narrador es muy importante. Como si de un buen máster de rol se tratase, el narrador tiene que describir bien lo que ocurre para que el lector se visualice a sí mismo en medio de la escena. Además, ha de intuir las reacciones del lector para poder adaptarse a sus emociones y pensamientos. De otra manera, el lector se sentirá estafado. Esto es, si quieres que se emocione, el narrador tendrá que lograr que el lector se emocione a través de la descripción y de los acontecimientos. De poco servirá que le digas: “Ahora estás emocionado” si no logras que llegue a ese punto por su propio pie.

La ambientación es fundamental:

Precisamente para lograr que el lector se emocione o se divierta, que viva la historia como propia y entre en el juego, la clave estará en la ambientación. Tienes que crear una atmósfera real (que no necesariamente realista) y con el peso suficiente como para envolver con ella al lector.

El tiempo es el presente:

El lector no tiene realmente los recuerdos que intentas generarle, no ha vivido esas experiencias, sino que las está viviendo en tiempo presente. Por eso es importante que uses los verbos en presente para dirigirte a él, como si de un guión se tratase. El lector es el actor que interpreta el papel que tú has creado.

De cualquier forma, piénsatelo bien antes de ponerte a escribir un texto en segunda persona. Tiene que ser algo muy específico que de verdad lo requiera y además hay que saber hacerlo bien, porque si no es muy posible que los lectores se sientan confusos con este narrador.

Si a pesar de las dificultades que implica tienes ganas de aventurarte con este tipo de narrador, te recomiendo que te leas antes algunos libros escritos con dicha técnica, para ver dónde funcionan y dónde fallan, para analizar sus mecanismos. Los dos que comentaba antes pueden ser de mucha ayuda:

Si una noche de invierno un viajero (Biblioteca Calvino)
Diario de invierno (Panorama De Narrativas)

Entradas relacionadas:

1ª parte | Tipos de narrador
2ª parte | El narrador omnisciente
3ª parte | El narrador equisciente
4ª parte | El narrador testigo
5ª parte | El narrador en segunda persona. Lo estás leyendo
6ª parte | El narrador en primera persona
7ª parte | El narrador en los diálogos

¿Te ha gustado esta entrada? Recibe en tu correo los nuevos comentarios que se publiquen.

4 comentarios

  1. 1. Ricardo dice:

    Es la explicación poiética más correcta que he leído, como ejemplo para quienes se inician en el arte de redactar en segunda persona. ¡Bravo!

    Escrito el 6 junio 2013 a las 17:59
    • 2. Literautas dice:

      Gracias, Ricardo. Nos alegra que te guste. :)

      Un abrazo

      Escrito el 13 agosto 2013 a las 18:16
  2. 3. Sebastian dice:

    Yo una vez lei un libro llamado Los Frios Vientos del Infierno o algo así. Y ahí existían tres personajes desde los cuales se contaba la historia, uno lo hacía de una forma protagonista, otro de una forma omniciente y el otro en segunda persona. Y tengo que admitir que detesté el libro. No encontré nada más incómodo que leer un libro que me decía que yo hacía y decía cosas que nunca he hecho xD. Fue raro, jamás me sentí dentro del libro.

    Escrito el 4 agosto 2013 a las 03:16
    • 4. Literautas dice:

      Buf, no he leído el libro pero parece una elección arriesgada de narradores. Ya es complicado de por sí manejar una segunda persona, para cuanto más si te pones a mezclarla con otras… Pero bueno, quien no arriesga… ;)

      un abrazo y gracias por tu comentario

      Escrito el 13 agosto 2013 a las 18:18

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.