Cookie MonsterEsta web utiliza cookies. Si sigues navegando, entendemos que aceptas las condiciones de uso.

Do you speak english?

¿If you prefer, you can visit the Literautas site in english?

Apuntes, tutoriales, ejercicios, reflexiones y recursos sobre escritura o el arte de contar historias

Palabrería: el fruto prohibido

Para los que no conozcáis esta sección del blog, en “palabrería” rindo homenaje a palabras que me gustan por su sonoridad, su origen, su significado… Hoy quiero hablar de una palabra que todos usamos con frecuencia y, seguramente, la tenemos ocupando un lugar en nuestras casas. Una palabra sencilla, con tan sólo una vocal, muy sonora, muy redonda: Manzana.

el fruto prohibido

La palabra “manzana” es una evolución de “mazana” que, a su vez, proviene del latín Mattiāna y tiene distintos significados:

Palabrería: todos somos náufragos

náufrago, ga. (Del lat. naufrăgus). - Dícese de la persona que ha sufrido la pérdida o ruina de una embarcación en el mar o en el río -También puede referirse a quien ha padecido una pérdida grande; desgracia o desastre. -Hoy ya se encuentra en desuso, pero antaño se usaba también esta palabra como sinónimo de “tiburón”.

Hoy es el 85 cumpleaños de uno de los escritores que más admiro: Gabriel García Márquez, y por eso he querido dedicarle el post de palabrería (ya sabéis, la sección en la que hablo simplemente de las palabras) a este sugerente término que da título a una de las obras del autor: Relato de un náufrago.

Cuando los cronopios cantan

Cuando los cronopios cantan sus canciones preferidas, se entusiasman de tal manera que con frecuencia se dejan atropellar por camiones y ciclistas, se caen por la ventana, y pierden lo que llevaban en los bolsillos y hasta la cuenta de los días.” Fragmento de La canción de los cronopios, de Julio Cortazar.

Cronopio

Hoy se cumplen 28 años de la muerte de Julio Cortázar y quiero aprovechar la ocasión para inaugurar una nueva sección del blog en su honor: la palabrería, donde iré publicando palabras que me llamen la atención por su significado, sonoridad, origen o características. Creo que es importante para todo escritor conocer bien las palabras; después de todo, son la materia prima con la que ha de trabajar.