Cookie MonsterEsta web utiliza cookies. Si sigues navegando, entendemos que aceptas las condiciones de uso.

Do you speak english?

¿If you prefer, you can visit the Literautas site in english?

Apuntes, tutoriales, ejercicios, reflexiones y recursos sobre escritura o el arte de contar historias

<< Volver a la lista de textos

Träumen - por Eunice

Web: http://kimerasdelfuturo.blogspot.com

Miro a mi alrededor y veo a la gente paseando. Yo, sólo, con la única compañía de un periódico atrasado y un café, me acomodo en un banco cerca del estanque. Me relaja ver como los niños juegan y la gente sonríe. Despreocupado, doy un sorbo a mi café y abro el periódico. Una hoja cae.

Recojo cuidadosamente la hoja del suelo y veo que tiene algo escrito. “Te veo” reza en una perfecta caligrafía y yo vuelvo a mirar a mi alrededor. Pero no percibo nada extraño. Supongo que la nota forma parte de algún tipo de broma y que no va dirigida a mí expresamente así que vuelvo a ponerme en posición y leo el periódico.

Al pasar la siguiente hoja cae otra nota. “Tu nombre es Crane y conozco todos tus secretos”. Me asusto al ver mi nombre escrito. Si, mi nombre es Crane pero, ¿quién es la persona que ha escrito esas notas? Levanto la vista por tercera vez y en esta ocasión examino la zona en profundidad. La gente sigue riendo y paseando tranquilamente. ¿Es que nadie se da cuenta de lo que sucede? Lo que antes me relajaba ahora me pone nervioso. Siento sus risas y todo el mundo me parece culpable. Les acuso de pasarlo bien mientras a mi me invade la inquietud.

Vuelvo a mi periódico, esta vez con un ojo puesto en él y otro en la multitud. Me dispongo a pasar de hoja de nuevo, ahora con mucho más cuidado y, como temía, otra nota cae al suelo. “Sé lo de Bill. Sé que fuiste tú” El corazón me late deprisa. La cabeza empieza a dolerme y siento una presión que va en aumento en el pecho. ¿Cómo puede saberlo? Vuelco el periódico desesperado en busca de respuestas. Una tras otra empiezan a caer notas escritas con la misma perfecta caligrafía que las otras. El aire hace que vuelen en un remolino que las lleva directamente frente a mi para que pueda ver como cada una de ellas revela un pequeño detalle sobre mi oscuro secreto.

Muevo los brazos violentamente apartando las hojas y miro fuera de las páginas del periódico por cuarta vez. Ahora todo está vacío. ¿Dónde ha ido todo el mundo?

Me levanto con cuidado. Paranoico, miro mi cuerpo en busca de una pequeña luz roja que me apunte directamente al corazón. Pero sería imposible. Estoy absolutamente sólo. Ahora no hay risas. Directamente no hay nada.

Corro por mi vida. Siento encima de mí esa amenaza impersonal que me observa. Me dispongo a salir del parque por su puerta principal y al cruzarla me encuentro en el mismo lugar donde todo comenzó. Estoy en el banco cerca del estanque. Pero sigue sin haber nadie alrededor. Lo intento una vez más y huyo hacia la salida. Vuelvo al mismo sitio.

Siento como me mareo. Mi mente no puede con esta situación. “¿Cómo he llegado aquí?” me pregunto y me doy cuenta de que literalmente no sé cómo he llegado aquí. No recuerdo donde estaba antes del parque, antes del banco, antes de las notas. No recuerdo nada en absoluto antes de esta pesadilla que no me deja escapar y, de pronto, despierto.

– ¿Estás bien? – oigo de fondo, muy lejos.
Aparto algo de mi cara de forma sistemática y adapto mi vista al entorno que ahora veo borroso. Noto una mano en el hombro.

– ¿Estás bien? – la misma pregunta. Ésta vez más nítida.

– Creo que sí – respondo sin estar muy convencido.

– Vi en la pantalla que el juego estaba dando error y me acerqué. A veces pasa y, créeme, no es una experiencia agradable.

Miro mis manos y comienzo a atar cabos. En ellas están mis gafas de realidad virtual. Las que utilizo en la sala de juegos. Observo al extraño y comprendo que estoy allí, que nunca estuve en el parque y le respondo.

– No pasa nada. Son gajes del oficio.

El chico se va tranquilo al comprobar que estoy bien y yo echo un vistazo a mis gafas. Necesito saber por qué el juego conocía mis secretos.

¿Te ha gustado esta entrada? Recibe en tu correo los nuevos comentarios que se publiquen.

9 comentarios

  1. 1. Peter Walley dice:

    Muy bueno, me ha recordado un poco a la película de ‘Abre los ojos’. Me ha gustado mucho la frase del final. Enhorabuena y sigue así.

    Escrito el 29 marzo 2014 a las 00:53
  2. 2. NHICAP dice:

    Hola Eunice,

    Fantástico cambio de la ciencia ficción a la mas pura fantasìa. Tienes una gran imaginación y logras trasmitir al lector, con un estilo narrativo ágil, claro y preciso, un sentimiento de inquietud por la situación que pasa Crane. El final genial.

    Me gustó mucho. Felicidades

    Saludos

    Escrito el 29 marzo 2014 a las 13:15
  3. 3. Eunice dice:

    Muchas gracias. Me dijeron el mes pasado que intentara cambiar de registro y lo he intentado como bien he podido. También me he arriesgado un poco y he cambiado la manera de narrar a la primera persona. Me alegra que os gusten también mis relatos aún con los cambios.

    Escrito el 29 marzo 2014 a las 13:48
  4. 4. Borja dice:

    Mola!
    Lo de las tarjetas tiene un punto a lo “El mundo de Sofía”. Y el final es redondo.
    Buen trabajo!!

    Escrito el 29 marzo 2014 a las 17:26
  5. 5. Cibeles dice:

    Excelente, el cambio te vino bien me parece, porque durante el me estuve preguntando cómo ibas a resolver la consigna desde el momento en que la ambientación estaba definida.
    Soy oficialmente una fan XD

    Escrito el 30 marzo 2014 a las 04:56
  6. 6. lunaclara dice:

    Gran relato Eunice, que pasada! Dominas la ciencia ficción. Lo compruebo una y otra vez en cada relato tuyo q leo.
    La primera persona muy bien usada.
    Felicidades!

    Escrito el 31 marzo 2014 a las 22:02
  7. 7. forvetor dice:

    hola Eunice,
    estupendo relato. me alegro de que no te alejaras demasiado de la ci-fi … que eres una de mis autoras de genero del taller!! … y mi corazón no hubiera soportado que te marcaras un “Sentido y Sensibilidad” (con todos mis respetos a la señora Austen) 😉

    sólo una pega (es mi cruzada personal :P): cuidado con los adverbios “-mente”. en un texto tan corto tienes como nueve, dos de ellos muy pegados. los puedes sustituir o algunos incluso eliminar. échale un ojo.

    un saludo, nos leemos!
    Sergio Mesa / forvetor
    http://miesquinadelring.com/

    Escrito el 31 marzo 2014 a las 22:28
  8. 8. Eunice dice:

    Tienes razón Forvetor. Tengo un grave problema con los “-mente”. Agradezco que me lo recuerdes porque mientras escribo no me doy ni cuenta. Le pegaré un repaso para corregirlo.

    Muchas Gracias por vuestros comentarios!!

    Escrito el 1 abril 2014 a las 08:59
  9. 9. Aurora Losa dice:

    Lo más gordo es que hasta casi el final es todo tan real que no se intuye que pueda ser un sueño o una realidad virtual.
    Y ahora queda la segunda parte ¿quién es Bill? ¿qué ha pasado entre él y el prota? Primero nos llevas a una realidad, nos sacas de ella como si fuera una simple pesadilla y nos vuelves a meter en otra realidad paralela a la primera, dejándonos con la miel en los labios.
    A veces me das miedo, Eunice. jajajaja
    Enhorabuena.

    Escrito el 3 abril 2014 a las 12:32

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.