Cookie MonsterEsta web utiliza cookies. Si sigues navegando, entendemos que aceptas las condiciones de uso.

Do you speak english?

¿If you prefer, you can visit the Literautas site in english?

Apuntes, tutoriales, ejercicios, reflexiones y recursos sobre escritura o el arte de contar historias

<< Volver a la lista de textos

Adicción - por Silvyt

Hablaron el orgullo y el hastío. La conversación quedó vacía de sentimientos reales. Dejamos que todo se perdiera en el silencioso océano que bañaba los cimientos del castillo.

Quizá fue solo por mí, quizá fue sólo por ti, quizá fue por los dos, pero, de todos modos, fue.

El tiempo vino, llegó y se marchó, como las flores; como las estaciones. Y el silencio amplió lo que, al inicio, solo era una sencilla diferencia.

No descubro nada nuevo al certificar que éramos como las rocas y el mar que a menudo golpea con violencia, con pasión, el acantilado del castillo. Una historia que se repite siempre con el mismo final; olas rotas y aludes de rocas que acaban en el mismo mar que las arrancó de su lugar.

Me sacaste de mi monotonía y te convertiste en el chocolate del goloso, en alcohol del borracho, en las pastillas del adicto. En todo lo que necesitas para vivir, por mucho que engorde, te dañe o te mate.

Fuimos conscientes de que jugábamos a un juego peligroso demasiado tarde. Era yo quien acudía en tu auxilio durante las noches en las que solo hallabas consuelo en el fondo de una copa de vino. Eras tú quien se presentaba diez minutos después de descolgar el teléfono.

Siempre con una sonrisa, un abrazo y una falda demasiado corta. Siempre con una conversación agradable y un extraño punto de vista que hacía tambalear mis propias opiniones. Lejos de alejarme, creabas en mí una adicción. No dejaba de pensar en tu cuerpo y, sobre ello, no dejaba de idear diferentes caminos para descifrar el funcionamiento exacto de tu mente. Eras ese puzle que necesitaba resolver para seguir viviendo.

No recuerdo el momento exacto en el que se acabó el juego, en el que el misterio se volvió contra nosotros. No he descubierto cuando ocurrió, sólo que ocurrió.

Como todo adicto, necesitaba mi rehabilitación. Intenté que me ayudaras, intenté que me comprendieras, intenté salvar los muebles, pero el castillo estaba en ruinas.

Hablábamos, hablábamos y volvíamos a hablar. Cambiábamos de escenario, de escaparate, pero tras el cristal siempre había un dulce, una copa de vino o bote de pastillas. Tras el cristal siempre estabas tú. Tras el cristal siempre estaba yo. Una mezcla que no había sido diseñada para convivir en el mismo tiempo.

Necesitábamos ese tiempo y ese espacio y, sin darnos cuenta, intentábamos evitar lo inevitable. Conseguimos aplazar ese espacio, le robamos al Tiempo algunos meses.

Hasta que ese día llegó. Hablaron el orgullo y el hastío. Hablaron de sentimientos horribles en una medida que no albergábamos. Dejamos que el inmenso océano que bañaba el castillo en el que nos conocimos por accidente, nos cubriera con su silencio y acabara con nosotros.

¿Te ha gustado esta entrada? Recibe en tu correo los nuevos comentarios que se publiquen.

2 comentarios

  1. 1. oskar dice:

    Es un texto muy bonito y melancolico. Se siente una sensacion de aumento en la intensidad a medida que se avanza, hasta llegar al inevitable final. Creo que muchos que han sufrido el desvanecer de una relacion amorosa se sentiran identificados con tus palabras.

    Un cordial saludo, nos leemos por ahi (tengo un relato en el taller si te interesa)

    Escrito el 29 abril 2014 a las 21:36
  2. 2. Aurora Losa dice:

    Sencillamente: IMPRESIONANTE.
    Es precioso y su redacción es impecable, tan clara y a la vez tan de dentro, un discurso completamente poético pero realista sobre una ruptura. Sólo espero que no fuera tu situación en el momento en que lo has escrito, si lo era: Ánimo.
    De verdad: ENHORABUENA, da gusto leer cosas así.

    Escrito el 1 mayo 2014 a las 19:19

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.