Cookie MonsterEsta web utiliza cookies. Si sigues navegando, entendemos que aceptas las condiciones de uso.

Do you speak english?

¿If you prefer, you can visit the Literautas site in english?

Apuntes, tutoriales, ejercicios, reflexiones y recursos sobre escritura o el arte de contar historias

<< Volver a la lista de textos

Sola - por Nymeria

Web: http://notlady.blogspot.com.es/

Elena se despertó de un profundo sueño. Intentó abrir los ojos, pero no pudo; los sentía pegados. Su cuerpo tampoco parecía responderle. Era como haber despertado en mitad de la fase REM, cuando no debería haberlo hecho, y recobrar la consciencia le estaba costando todo su esfuerzo.

Después de varios minutos, consiguió abrir y cerrar las manos, movió los dedos de los pies. Siguió desentumeciéndose hasta que logró incorporarse y abrir los ojos. Agradeció la oscuridad de la sala, la luz habría dañado sus ojos cansados. Se levantó de lo que le pareció una camilla y se desconectó varios cables que tenía conectados a la cabeza con prisa y sin cuidado.

‘¿Dónde estoy?’ Elena no había visto jamás aquella sala. No sabía por qué se había dormido, no tenía memoria de antes de despertar. Sabía que tenía algo importante que hacer, pero era capaz de recordarlo.

La sala parecía un antiguo laboratorio. No tenía recuerdos de haber estado en uno antes, pero simplemente, había cosas que sabía. Había pantallas de ordenador apagadas, frascos vacíos y lo que parecían ser instrumentos quirúrgicos oxidados y romos. La única fuente de luz procedía de unos cables arrancados en el suelo que chisporroteaban. Elena se levantó, esquivando las chispas, y se dirigió hacia la puerta, la única salida visible, puesto que la habitación no tenía ventanas. Salió al corredor donde reinaba la oscuridad más absoluta, pero por suerte sus ojos se iban acostumbrando poco a poco y podía ver por dónde caminaba.

Tras andar por el largo pasillo, alcanzó unas escaleras que parecían subir. Con cuidado, e intentando no hacer ruido, Elena subió. No sabía quién podría estar allí fuera, pero una idea cada vez más alarmante comenzó a tomar forma en su cabeza, cada vez más clara: era una posibilidad que ella fuese parte de un experimento. Quizás había salido mal, y la habían abandonado a su suerte en aquella sala antiséptica.

El edificio se caía a pedazos, pero aun veía una serie de taquillas rotas o caídas y varias aulas abandonadas. ‘¿Estoy en un colegio?’ Ella no recordaba que hubiesen laboratorios en los colegios, no como aquel. Cogió una piedra bastante grande, como precaución, no sabía si la estaban esperando fuera y no tenía nada para defenderse.

Elena llegó a dos puertas grandes de metal, descascarilladas y antiguas, pero aún en pie. Abrió la puerta con cuidado y chirriaron escandalosamente. Se dio prisa en salir y la luz del atardecer por poco la ciega; cerró los ojos e intentó acostumbrarse poco a poco a la luz del crepúsculo. Cuando por fin lo consiguió, vio que estaba ante un patio gigantesco, que ocupada dos veces el colegio. La visión del suelo de hormigón, los columpios y toboganes sucios, oxidados y llenos de putrefacción, le provocaron arcadas. El hedor a descomposición inundaba el aire. ‘¿Dónde están los niños? ¿Y los profesores, y las demás personas?’ Elena obtuvo imágenes fugaces de niños jugando y riendo en un patio de colegio, muy parecido a aquel, donde todos eran felices y se oían los gritos y el rumor de los chicos divirtiéndose.

Allí no se oía nada. Elena se asustaba del sonido de sus propios pasos, que sonaban demasiado alto en contraste con el patio sepulcral. No había pájaros, no soplaba el viento. Era como estar en un patio de colegio sintético y antinatural.

Dejó de avanzar. No sabía a dónde ir, pero aquello estaba mal; a medida que oscurecía, el sitio parecía cada vez más siniestro y aterrador. Decidió volver al colegio, a la seguridad de un edificio cerrado, investigar el lugar e intentar que su memoria volviese. Quizá en el laboratorio había algo que no había visto, algún documento u objeto que la ayudase a recordar qué hacía allí, sola.

Cuando se dio la vuelta y encaró el edificio, la piedra se deslizó lentamente de su mano e hizo un ruido sordo contra el suelo de hormigón.

No estaba sola.

¿Te ha gustado esta entrada? Recibe en tu correo los nuevos comentarios que se publiquen.

13 comentarios

  1. 1. hupacal dice:

    Muy bueno! 😀 me ha gustado la atmósfera que creas, me ha resultado muy fácil encontrarme metido en ella!

    Escrito el 28 octubre 2014 a las 14:06
  2. 2. Nhoa dice:

    ¡Hola, Nymeria! Sólo quería decir que me ha gustado mucho tu texto; la verdad es que he entrado sólo por tu nombre/alias, pero lo que he leído me ha sorprendido gratamente. Y, en mi opinión, el final es lo mejor, aunque la ortografía es muy buena y el ambiente que crea el relato engancha bastante. EN resumen, enhorabuena 🙂
    (Y no sé si soy yo, pero veo una referencia a Kill Bill en el segundo párrafo… e.e)

    Escrito el 28 octubre 2014 a las 19:31
  3. 3. Nymeria dice:

    Muchas gracias hupacal! Me gusta mucho crear atmósferas absorbentes, supongo que porque me encanta leerlas y sentirme dentro de la lectura.

    Muchas gracias por pasarte Nhoa, me alegro de que te haya gustado ^^ si te gusta el final te recomiendo que leas mi relato en la edición anterior, me gustó mucho como me quedó al terminar (spam propio xD) y me hace muy feliz que te enganchara al leerlo.

    Si te digo la verdad, no es la primera referencia que me dicen que tiene el texto y la verdad es que no pensé en nada cuando lo escribí, pero me alegra que te transporte y te recuerde a otras cosas ^^

    ¡Muchas gracias a ambos!

    Escrito el 28 octubre 2014 a las 20:13
  4. 4. José Torma dice:

    Anda Nymeria, que fuerte, que bueno esta.

    Al igual que tu, hice un relato abierto, donde se hacen mas preguntas que se dan respuestas. Muero por saber quien la acompañaba y aunque tienes tu momento Walking Dead, creo que es inevitable.

    Brinca un poco lo de las escaleras que suben pero poca cosa. A mi me ha gustado mucho.

    Felicidades

    Escrito el 28 octubre 2014 a las 22:37
  5. 5. FMM dice:

    El relato está muy bien ambientado. Me he sumergido en el escenario, con las descripciones y las interrogaciones de Elena. El suspense va aumentando a cada párrafo que se lee. Sigo preguntándome, quién o qué cosa, estaba acechando a Elena.
    Me ha gustado. Un saludo.

    Escrito el 29 octubre 2014 a las 07:59
  6. 6. V de Valdés dice:

    Muy buen relato!
    El final es muy “cliffhanging”, muy G.R.R Martin.
    No sé si simplemente es un relato o forma parte de algo más, si es lo segundo, me uno a la petición popular de saber más. 😀

    Escrito el 29 octubre 2014 a las 10:22
  7. 7. Maureen dice:

    Vaya, qué angustia por la muchacha. Me gusta mucho cómo vas describiendo las sensaciones de la protagonista a medida que se despierta y va tomando conciencia de lo que tiene alrededor, te recreas en ello y queda perfecto.

    Es una pena que, por la longitud del texto, no hayas podido desarrollarlo más, porque lo que cuentas puede ser casi el comienzo de algo muy grande. Salvo que lo que quiera que hay con ella se la coma, y en ese caso, nos quedemos todos sin saber por qué estaba allí… 🙂

    En la frase “Sabía que tenía algo importante que hacer, pero era capaz de recordarlo.”, creo que hay un pequeño error: yo entiendo que debería poner: “Sabía que tenía algo importante que hacer, pero era incapaz de recordarlo.”

    Me encantaría leer una continuación.

    Escrito el 29 octubre 2014 a las 14:25
  8. 8. Sergio Mesa dice:

    wenas Nymeria,
    lo primero felicitarte por el relato, me ha gustado sobretodo la descripción de la escena inicial. muy lograda. y como los demás compañeros opino que no nos puedes dejar así… ese final demanda una continuación 😉
    ahora me pongo las gafas de pasta con las puntas afiladas y te comento que he encontrado unas cosillas… jejeje… como dice José, lo de las escaleras “que parecían subir” y que luego la protagonista sube es un poco raro, queda redundante. como el uso constante del nombre de la protagonista, está como siete u ocho veces, pensé que lo estabas haciendo para enseñarnos al final que era algún tipo de engendro como resultado de los experimentos y que repetías el nombre para subrayar su perdida humanidad… pero no xD, es sólo una reiteración. creo que se podrían eliminar unas cuantas menciones para aligerar el texto. también lo que te comenta Maureen, que parece un despiste.
    y luego hay dos usos incorrectos; uno semántico, la imposible “sala antiséptica” que me parece que debería ser una “sala aséptica” y el uso del punto y coma, que sueles poner dónde irían dos puntos o directamente una coma. él punto y coma se suele usar como en esta frase antes de una serie de oraciones que enumeran lo anterior al punto y coma… aunque la verdad es que es uno de esos signos que siempre genera polémica, así que yo por lo general lo evito.
    espero no haberte incomodado con mis observaciones, intento ayudar 😉
    un saludo, nos leemos!
    Sergio Mesa / forvetor
    http://miesquinadelring.com/

    Escrito el 30 octubre 2014 a las 18:39
  9. 9. Nymeria dice:

    Muchas gracias José, me alegro de que te gustara ^^ Me suelen gustar los finales abiertos en los que cada uno se imagina un final diferente.
    FMM gracias por comentar, me alegro de que te guste 🙂 quizás suba una especie de continuación a mi blog, aun estoy pensándolo.

    Escrito el 2 noviembre 2014 a las 13:01
  10. 10. Nymeria dice:

    V de Valdés, no sabes la ilusión que me hace que me digas lo de George, es de mis autores favoritos ^^ La historia no era parte de nada más, pero estoy pensando en seguir aunque sea un poco ya que me piden mucho saber que pasará a continuación. Muchas gracias por leerme 🙂

    Escrito el 2 noviembre 2014 a las 13:04
  11. 11. Nymeria dice:

    Muchas gracias por pasarte Maureen, me gustan mucho tus textos y es una alegría que opines los míos 🙂 Me gusta dejar el suspense en el texto, es cierto que al ser tan cortos no se pueden desarrollar mucho. La frase que me dices fue un error al editar el texto, había puesto ” no era capaz” y sin querer me comí ese ”no”. Gracias por pasarte y comentar ^^

    Escrito el 2 noviembre 2014 a las 13:08
  12. 12. Nymeria dice:

    Segio, muchísimas gracias por comentar, la verdad es que aprecio las críticas constructivas así que me encanta que me comentes para tener esas cosas en cuenta en el futuro 🙂
    La verdad es que lo del nombre de la protagonista lo repito un poco a propósito, me gustaba que dentro del ambiente oscuro del texto y de que no tiene recuerdos su nombre esté siempre presente para darle más importancia.
    Lo del punto y coma es lo que tú dices, a mi me parecía que quedaba bien pero claro, depende del punto de vista. Intentaré usarlos menos por si acaso.
    Un saludo y muchas gracias por pasarte y comentar.

    Escrito el 2 noviembre 2014 a las 13:14
  13. 13. Wolfdux dice:

    Nymeria un relato que engancha de principio a fin. ¡Felicidades!

    Escrito el 11 noviembre 2014 a las 04:35

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.