Cookie MonsterEsta web utiliza cookies. Si sigues navegando, entendemos que aceptas las condiciones de uso.

Do you speak english?

¿If you prefer, you can visit the Literautas site in english?

Apuntes, tutoriales, ejercicios, reflexiones y recursos sobre escritura o el arte de contar historias

<< Volver a la lista de textos

Curioso destino el nuestro. - por Dorian

Hoy, en esta isla, ha ocurrido un milagro. De la nada engendrado un atolón bello y robusto cual joven ninfa, colmado de Oceánidas y sirenas, bañado por suaves playas y abrigadas bahías. Hoy, en este islote, coloco la primera pilastra de mi Edén. Hoy, queda inaugurada “Atlántida Resort” el Olimpo del gozo y la desmesura, ser todos bienvenidos a la primera isla donde se podrá hallar todos los vicios terrenales que nunca hemos podido disfrutar.
– ¿Qué te parece? ¿demasiado épico quizás?
– Algo sobrado diría yo.
– ¡Vamos Zeus la ocasión lo requiere! hemos esperado incontables siglos para conseguir disfrutar de todos las perversiones que nos han sido negadas de los mortales.
– No se Poseidón… me sigue sin convencer. Esta soflama será recogida en todos los libros de estudio, quedara grabada para la historia, se recordara por los siglos…
– Eso, eso, tu añádele más presión de la que ya tengo.
– Yo le daría un toque poético.
“Yo, que he dado forma a las costas, he arrancado fragmentos de montaña para formar acantilados, que con mi tridente agito las olas, hago brotar fuentes y manantiales donde quiera y con mi ira provoco terribles sismos y terremotos, he creado este cayo para uso y disfrute de dioses. . . “ bla bla bla… algo así.
– ¡Por las barbas del mismísimo Egeón! que lengua más viperina tienes. Me gusta.
Debería ser más grande tu fama de poeta que la de amante de la que tanto te alaban.
– ¿Qué sabrás tú de mis amoríos?
– Ja jaja más de lo que piensas querido Zeus, en el Olimpo los rumores corren veloces y ya sabes que detrás de ellos siempre hay un poso de verdad.
– Simples murmuraciones de sirenas ancianas ávidas de chascarrillos.
– No te falta razón. Estoy cansado Zeus. Cansado de estar siempre vigilante, atento a cualquier amenaza, arreglando todos los desbarajustes de este reino. Después de tanto tiempo lo único que me apetece es descansar y retirarme a la Fosa oceánica que Anfitrite y yo tenemos en el mediterráneo, pasar el resto de mis días cultivando el conocimiento y el espíritu, leyendo el diario deportivo, pasando las horas copulando con mi bella esposa concibiendo hermosas ninfas y temidos tritones.
Necesito rutina. Triste, aburrida y monótona rutina, eso es justamente lo que necesito.
– Despierta hermano, eso nunca llegara. Curioso destino el nuestro.
Dioses anhelando ser mortales, mortales queriendo ser dioses.

¿Te ha gustado esta entrada? Recibe en tu correo los nuevos comentarios que se publiquen.

1 comentario

  1. 1. David Rubio dice:

    Buen relato, sí señor. Muy original, con diferentes niveles de lenguaje que dan en general un tono cómico muy conseguido. Me gustó. Saludos

    Escrito el 14 enero 2015 a las 00:28

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.