Cookie MonsterEsta web utiliza cookies. Si sigues navegando, entendemos que aceptas las condiciones de uso.

Do you speak english?

¿If you prefer, you can visit the Literautas site in english?

Apuntes, tutoriales, ejercicios, reflexiones y recursos sobre escritura o el arte de contar historias

<< Volver a la lista de textos

El nacimiento de la diosa - por M.M ARIEL

Web: http://delfin.bioidentia.com/wp/usuarios/m-m-ariel/

La joven, completamente sola, según la costumbre de su pueblo, estaba agachada con las piernas abiertas apoyándose de espaldas en una gran roca a orillas del rio, mientras levantaba la mano hacia el cielo invocando al dios Cuchaviva. Previamente, la mujer había ofrecido cintillas, vasijas y otros regalos al dios, su protector, y también el protector del bebé que estaba por nacer. El viento helado impregnado de aromas verdes que bajaba con las aguas gélidas del rio, casi habían congelado los pies de la pobre mujer, quién pujaba y pujaba, tratando de que la criatura en su vientre viera la luz de aquel opaco día. Sentía como si su espalda se partiera en dos. El dolor era insoportable. Sin embargo, su corazón latía feliz, pues daría a luz a su primer hijo. Además, pensaba, si algo le pasaba, podía pedir ayuda; y tampoco temía a la muerte, pues estaba escrito que si moría durante el parto, seria trasladada inmediatamente por los dioses a un mundo de descanso. Un lugar exactamente igual a este, pero donde no tendría que trabajar, pues era tierra de placer, abundancia y descanso sin fin.

El tiempo pasaba y nada sucedía excepto el creciente dolor en su espalda y su vientre. Sus piernas comenzaron a flaquear, teniendo que agarrarse más fuerte de la roca. Vaciló por un momento hasta ponerse de rodillas. Fue cuando se dio cuenta de la sangre que corría por su pierna derecha. Caminando en sus cuatro extremidades se sumergió en el rio lo suficiente para cubrir su desnudez, mientras se limpiaba y veía como la corriente se teñía de rojo. Siguió por un rato invocando a Cuchaviva hasta que se dio cuenta de que estaba muy débil, incluso para pedir ayuda. Sus palpitaciones se hacían cada vez más lentas y ya no tenía fuerzas para ponerse en pie. Comenzó a sentir sueño y a ver borrosa la espuma que pasaba flotando. Lo último que vio fue algo difuso: una silueta indefinida, como de un bebé, que venía caminando por el centro del rio: parecía desplazarse sobre las aguas.

¿Te ha gustado esta entrada? Recibe en tu correo los nuevos comentarios que se publiquen.

3 comentarios

  1. 1. Frida dice:

    Hola M.M. Ariel. Para comenzar he de darte las gracias, pues desconocía por completo la existencia de Cuchaviva y los muiscas.
    En segundo lugar te quedó rio en vez de río.
    Y ya en relación con el texto, no sé que pensar, porque la narración comienza bien,con un nacimiento difícil, hace que me sienta como ante el nacimiento de un futuro héroe, es como si el niño que está a punto de llegar al mundo fuese en realidad lo importante. Pero el final me inquieta, pues parece que ambos, tanto madre como hijo están destinados a morir. Creo que aún tenías palabras para explayarte un poco más, para presentarnos a ese futuro pequeño héroe, a no ser que me equivoque y no estemos ante el nacimiento de un ser que creará historia. Me gusta lo que leo, pero me siento como ante un final un poco inconcluso para ser el fin de un primer capítulo que ha de crear más intriga. Creo que trabajándolo un poco más, podrías crear algo más redondo y, es que el texto en sí da para mucho, para dejar volar la imaginación, tiene tintes de literatura contemporánea suramericana, también me ha recordado vagamente a Álvaro Cunqueiro y el comienzo fantástico de su “Vida y fugas de Fanto Fantini della Gherardesca”. Me repito de nuevo al pedirte que por favor revises este texto y lo pulas más, porque en verdad creo que promete mucho.

    Escrito el 19 febrero 2016 a las 12:46
  2. 2. José Nuñez dice:

    Básicamente es una descripción. Al unir el título con el relato (yo lo pondría como prólogo, y no como un capítulo) me doy cuenta que ella se convierte en diosa ¿voy bien? …

    1 La forma
    Poco puede decirse, más allá que es una descripción de una mujer pobre, trabajadora que se pone a parir. Es indígena. Una atmosfera de dolor. Poca descripción del lugar físico. Yo le hubiera puesto más picante al rito del dios Cuchaviva (ja!!: en mi país, Argentina, “cucha” es a donde mandamos a los perros cuando molestan, a su vivienda).

    2. Contenido
    Te has ceñido a un relato muy corto. No te da espacio para desarrollar más al personaje. Quizá cuentas más de lo que muestras. Por ej: al momento que cuentas que la sangre corría por la pierna derecha, hubiera sido lindo ¡Verlo! Fijate que en el segundo párrafo comienzas con cuatro (4) veces con un verbo. Vas muy rápido. Al ser un relato corto yo no veo el conflicto del personaje en la escena. Dice Ingermanson en Writing fiction for dummies “El deseo de cambiar es lo que hace que el lector invierta emocionalmente en tu historia”. Siete (7) herramientas para logar darle emotividad a tu relato: acción – diálogo – monólogo interior – emoción interna – descripción – flashack y resumen narrativo.

    3. Comentario personal
    El texto está bien en la ortografía, que no es poco, habiendo visto otros hoy. Sigue el consejo latino: “Nulle dies sine línea” (Que no pase un día sin escribir algo).

    PD. Un dios genial es Huitzilopochtli, jaja!!!
    ¡Pásate por el relato 151 y véngate de mi!
    Temas escuchados durante el análisis, café en mano: Monkey me de Mylene Farmer, England Skies de Go Go Shake, Capitán Tapón de A. Sanz y I’m not the only one de Sam Smith

    Escrito el 19 febrero 2016 a las 23:18
  3. 3. Cryssta dice:

    Hola, el título que has puesto me parece el del capítulo, no sé si estoy equivocada, aunque más que capítulo me parece un prólogo.

    Te diré lo que yo veo mejorable:

    – sobra la coma tras “completamente sola”

    – en vez de “apoyándose de espaldas” estaría mejor “y apoyaba la espalda”

    – una coma tras “mientras”

    – “y también el del bebé” para no repetir “protector”

    – “quien” sin tilde

    – “quien pujaba tratando de que la criatura…”

    – “sentía como si su espalda fuera a partirse en dos”

    – sobra la coma tras “feliz” al llevar el “pues” detrás

    – “pensaba” y “pasaba” hacen rima, por eso es mejor decir “si algo le ocurría”

    – tras el punto y coma sobra la “y” y la coma tras “muerte”, va entre comas “si moría durante el parto”

    – “teniendo que agarrarse a la roca” no puedes decir “más fuerte” porque antes has dicho que estaba apoyada pero no que se estuviera agarrando

    – lo normal es que la sangre le corriera por las piernas, no solo por una de ellas

    – “caminando sobre sus cuatro extremidades”

    – decir “lo suficiente para cubrir su desnudez” no nos dice mucho pues no sabemos cuánto considera ella que tiene de desnudez, podría ser hasta el cuello

    – has puesto dos veces “:” en las últimas líneas

    Espero haberte ayudado. Un abrazo.

    Escrito el 23 febrero 2016 a las 12:54

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.