Cookie MonsterEsta web utiliza cookies. Si sigues navegando, entendemos que aceptas las condiciones de uso.

Do you speak english?

¿If you prefer, you can visit the Literautas site in english?

Apuntes, tutoriales, ejercicios, reflexiones y recursos sobre escritura o el arte de contar historias

<< Volver a la lista de textos

La primera ola - por Rita

Corría como nunca antes lo había hecho. Mis piernas ardían, clamando un descanso inmediato. Sentía los músculos de mi brazo derecho atrofiados. Mi mano cerrada alrededor de la de mi hermano pequeño comenzaba a sudar, lo que provocaba que resbalase. Sin embargo, no solté a Nick en ningún momento.
De ello dependía su vida.
Un calambre en la pierna izquierda detuvo mi carrera por salvarnos. Mis piernas habían llegado a su límite. Me habían fallado. Tropecé y caí, agotada. Me golpeé la cara, llevándome a mi hermano conmigo.
—¡Brent!
Iba delante nuestra, a un paso, abriéndonos el camino. Empujé a mi hermano para que se levantara mientras veía a mi novio volverse con rapidez. Corrió hacia nosotros y levantó a Nick del suelo.
Yo hice lo propio, pero mis piernas temblaron y caí de rodillas.
Miré a Brent con los ojos brumosos.
—No puedo.
—Sí que puedes —me contradijo con firmeza—. Vamos, Scarlett. Levántate. Sólo un esfuerzo más. Sé que puedes hacerlo.
Sentí la humedad de mis lágrimas en las mejillas. Lágrimas de desesperación.
—Tienes que levantarte. —Mi hermano, ahora de pie, empezó a tirar de mi brazo—. Hazlo por mí.
Su súplica le dio un nuevo impulso a mis piernas maltratadas.
Una vez de pie, Brent tiró de mí y de Nick. Hice un esfuerzo enorme y emprendí la carrera de nuevo. Todo lo rápido que mis piernas me lo permitieron.
Frente a nosotros, el edificio residencial 388 Bridge Street estaba siendo invadido por cientos de personas que buscaban desesperadamente salvar sus vidas.
La imponente estructura se alzaba como una tabla de salvación a la que aferrarse en medio del caos.
Minutos después, subíamos las escaleras de tres en tres o de cuatro en cuatro. Nuestra respiración era cada vez más agitada. Más irregular.
Me detuve una milésima de segundo cuando mis ojos se encontraron de frente con ella. Fue como si una garra me oprimira el pecho y me robara todo el aliento que me quedaba. Era aterrador ver cómo una ola gigante arrasaba con toda la ciudad de Brooklyn.
La ola se alzaba por encima de la mayoría de los edificios. Era tan alta que se podía atisbar a lo lejos. Si aquel medía cerca de ciento ochenta metros, la ola debía de medir unos ciento cincuenta metros. Se me pusieron los pelos de punta.
Apretamos el paso cuanto pudimos. No era fácil, puesto que las escaleras estaban atestadas de gente. No fuimos los únicos en acelerar el paso escaleras arriba. El impacto era inminente y el pánico comenzó a volver loca a la gente. Si no lo había hecho ya.
Los chillidos y lloriqueos eran cada vez más constantes e intensos. La muchedumbre se convirtió en una marea humana muy peligrosa. La gente se empujaba. Algunos caían al suelo para correr la mala suerte de ser pisoteados. Otros caían por el hueco de la escalera al recibo de una muerte segura. En circunstancias como aquellas nadie se detenía a ayudar a nadie. El único pensamiento era sobrevivir.
Pensé en lo pequeño que era mi hermano. Tan sólo tenía nueve años y cualquiera podría llevárselo por delante, sin reparar en él.
Antes de darme cuenta, Brent cargaba a Nick en sus brazos. Eso me dejó más tranquila. Me mantuvo a su lado en todo momento.
Instantes después, estalló el verdadero caos. El impacto de la ola contra el edificio rompió los cristales contra nosotros. Todo el mundo chilló. Brent nos protegió con su cuerpo, a pesar de estar junto a la barandilla.
Aunque la ola había impactado varios pisos por debajo nuestra, el agua consiguió entrar por el ventanal. Pero no de forma letal.
Lo peor, me di cuenta cuando abrí los ojos, estaba subiendo a gran velocidad por el hueco de la escalera.
Todo el mundo continuó subiendo a base de empujones. Conscientes del peligro tras nosotros, subimos también. Cuando llegamos arriba, la gente se lanzaba desesperada contra la puerta en pelotón.
Antes de que nosotros pudiéramos alcanzarla el agua nos arrolló con fuerza. Salimos por la puerta arrastrados por ella, que fue disminuyendo poco a poco.
Por fin estábamos a salvo.
Brent y yo nos asomamos al borde. En realidad, todos lo hacían. El paisaje era desolador. La ciudad estaba anegada bajo una capa de agua salada. Pocos edificios sobresalían.
Si aquello no había sido suficiente, algo de gran tamaño nos hizo sombra. Cuando alcé la vista al cielo, mi corazón se detuvo por un momento.
Una enorme nave circular.

¿Te ha gustado esta entrada? Recibe en tu correo los nuevos comentarios que se publiquen.

13 comentarios

  1. 1. Frida dice:

    Hola Rita. Empiezo diciéndote una cosa que he advertido.
    -Salimos por la puerta arrastrados por ella, que fue disminuyendo poco a poco. Aquí creo que te comiste un hasta, palabra que daría más sentido a la frase: arrastrados por ella, hasta que fue disminuyendo poco a poco.

    El relato en sí me ha gustado, pues al principio a pesar de que parecía una narración sobre un desastre natural, me recordó a una película que se llama monstruoso, ese pánico general mezclado con la idea de huir y sobrevivir por parte de unos jóvenes, que en principio parecen ser tan normales como cualquier hijo de vecino.
    El final ha sido impactante, porque aunque esa nave desconocida plantee muchas dudas y miedos, también se presenta como una esperanza. Yo desde luego seguiría de buen grado leyendo esta historia.

    Escrito el 19 febrero 2016 a las 12:00
  2. 2. Rita dice:

    Hola 😀
    Muchas gracias por el consejo. Sin duda, así está más claro 🙂
    Creo q sé de qué película hablas. Aunque, en realidad, mi relato está basado en un libro: “la quinta ola”. No hace ni un mes que se estrenó la peli basada en esta novela. Sin embargo, quise escribir una parte de la historia q no fue contada. Los personajes, por supuesto, son de mi autoría. Si no has leído este libro y te gusta la ciencia ficción, te invito a leerlo. Son tres libros, aunque el último no sale hasta marzo o abril. Merece la pena 🙂
    Esa era mi intención, que, en un principio, pareciera un relato sobre desastres naturales. Sin embargo, con el final, quería dar un giro de confusión, exactamente para eso: invitar a seguir leyendo.
    Gracias de nuevo 😀

    Escrito el 19 febrero 2016 a las 16:34
  3. 3. Caro dice:

    Hola Rita, muchas gracias por tu comentario en mi relato 🙂

    Tengo que decirte que me ha gustado mucho el tuyo, me ha mantenido atenta y deseando continuar. Creo que has cumplido el reto, me he quedado con ganas de más.

    Lo único que te señalaría es que se me hace más ameno leer párrafos que no estén tan divididos. No sé si me explico bien, por ejemplo en: “Frente a nosotros, el edificio residencial 388 Bridge Street estaba siendo invadido por cientos de personas que buscaban desesperadamente salvar sus vidas.
    La imponente estructura se alzaba como una tabla de salvación a la que aferrarse en medio del caos.
    Minutos después, subíamos las escaleras de tres en tres o de cuatro en cuatro. Nuestra respiración era cada vez más agitada. Más irregular.
    Me detuve una milésima de segundo cuando mis ojos se encontraron de frente con ella. Fue como si una garra me oprimira el pecho y me robara todo el aliento que me quedaba. Era aterrador ver cómo una ola gigante arrasaba con toda la ciudad de Brooklyn.”, yo escribiría: Frente a nosotros, el edificio residencial 388 Bridge Street estaba siendo invadido por cientos de personas que buscaban desesperadamente salvar sus vidas.La imponente estructura se alzaba como una tabla de salvación a la que aferrarse en medio del caos.

    Minutos después, subíamos las escaleras de tres en tres o de cuatro en cuatro. Nuestra respiración era cada vez más agitada. Más irregular. Me detuve una milésima de segundo cuando mis ojos se encontraron de frente con ella. Fue como si una garra me oprimira el pecho y me robara todo el aliento que me quedaba. Era aterrador ver cómo una ola gigante arrasaba con toda la ciudad de Brooklyn.

    Saludos!

    Escrito el 21 febrero 2016 a las 14:07
  4. 4. Rita dice:

    Gracias a ti, Caro 🙂 Sobre todo, por tu consejo. Ahora que lo he leído me he dado cuenta de que así está mejor. Me daba mucha cosa que pareciera demasiado pesado. Supongo que por eso me salen los párrafos tan cortos. Pero gracias por la observación, la tendré en cuenta.
    Me alegro mucho de que te haya gustado mi relato 🙂

    Escrito el 22 febrero 2016 a las 18:16
  5. 5. Fabián dice:

    •“Sentía los músculos de mi brazo derecho atrofiados. Mi mano cerrada alrededor de la de mi hermano pequeño…“
    En la primer lectura cuando leí esa frase creí que estaba herida, y que por eso sentía su brazo así. Luego entendí que se siente así por el cansancio y la fatiga. Yo lo expondría con sensaciones, algo en plan:
    “Sentía cómo el brazo se me dormía y cada vez me costaba más tirar de mi hermano pequeño, pero no iba a soltarle…” Algo así para provocar una sensación mas acertada a lo que quieres transmitir.

    •”De ello dependía su vida.“
    La frase anterior a esta podría tener punto y seguido para acabarla con esta otra frase, en vez de dejarla aislada con el punto y aparte.

    •”Un calambre en la pierna izquierda detuvo mi carrera por salvarnos. Mis piernas habían llegado a su límite. Me habían fallado. Tropecé y caí, agotada. Me golpeé la cara, llevándome a mi hermano conmigo.”

    Hay algunos párrafos que tienen demasiadas comas y puntos, provocando que la lectura se sienta entrecortada y telegráfica. Intenta encadenar frases cortas con otras mas largas, e hilar imágenes, sensaciones y momentos de la forma mas natural posible:

    “Un calambre detuvo mi carrera por salvarnos, tropecé y me caí llevándome a mi hermano conmigo y golpeándome la cara.” Algo así. ¿Ves como lo unifico casi todo dentro de una misma frase? También, como podrás ver, he obviado ciertos detalles como el calambre en la pierna izquierda, que no veo necesario especificar en cual fue (lo mismo con la escena anterior con el brazo entumecido)

    •“Sentí la humedad de mis lágrimas en las mejillas. Lágrimas de desesperación“
    Dicho así me lo estas dando mascado y yo quiero ser el que lo saborea para sacar mis conclusiones. No me transmite desesperación, pero si buscas la manera de expresar esa sensación en el personaje yo lo entenderé, me meterás mas en la escena y me gustará más el resultado.

    •”Me detuve una milésima de segundo cuando mis ojos se encontraron de frente con ella…”
    ¿Con ella?, ¿quién? ¿Se refiere a la estructura que menciona en el párrafo anterior? Ah vale, no, se refiere a la ola. Ese párrafo creo que se podría estructurar mejor para que no cree confusión.
    “Me detuve una milésima de segundo cuando me giré y vi aquello…” o “Me detuve una milésima de segundo cuando vi hacia atrás” etc.

    •”La ola se alzaba por encima de la mayoría de los edificios. Era tan alta que se podía atisbar a lo lejos. Si aquel medía cerca de ciento ochenta metros, la ola debía de medir unos ciento cincuenta metros.”
    No veo normal que en una situación de pánico, en la que están corriendo por sus vidas, la protagonista se detenga para hacer cálculos y comparaciones, rompe un poco con la escena.

    •”…la ola contra el edificio rompió los cristales contra nosotros…”
    Hay una reiteración innecesaria en esa frase. Se puede dar por hecho que si están en el interior del edificio y la ola lo golpea desde el exterior, los cristales van a llover sobre la gente.

    •”Lo peor, me di cuenta cuando abrí los ojos, estaba subiendo a gran velocidad por el hueco de la escalera.”
    Una frase que se podría volver a redactar mejor, algo como:
    “Me di cuenta de lo peor cuando abrí los ojos, y vi como el agua/la marea/la corriente subía por el hueco de la escalera.”

    •Hay algunas frases que me dan la sensación de que les falta algo:
    “…Pocos edificios sobresalían.” No estaría demás añadirle un “de la superficie”
    “Una enorme nave circular.” Lanzaste la idea al aire, desnuda. Se podría reforzar más ese final con muy poco, algo como:
    “Una enorme nave circular se cernía sobre la ciudad.”
    “Todos vimos una enorme nave circular”
    “Donde momentos atrás no hubo nada, ahora una enorme nave circular se suspendía sobre nosotros.”

    Escrito el 24 febrero 2016 a las 22:54
  6. 6. Rita dice:

    Hola, Fabián 🙂
    Muchas gracias por tus aportaciones. Las tendré en cuenta para mejorar mi escritura.
    Sé que a veces puedo ser demasiado detalles, lo que puede desesperar al lector. Me alegra que lo hayas comentado porque así puedo concienciarme y rectificar.
    Pero tengo que hacer varias aclaraciones (probablemente porque yo no lo haya hecho bien, pero al menos así despejó la duda):
    •”De ello dependía su vida”. Es algo que he aprendido de otros escritores. A pesar de estar conectada esta frase con el párrafo anterior, la escriben a parte, como otro párrafo. Es una forma impactante y concisa de hacer entender al lector la gravedad del asunto. Desde casi el principio. Por eso quise ponerla a parte, a sabiendas de que estaba relacionada con el párrafo anterior.
    •Lo de las frases cortas o largas depende mucho del lector. Hay quien las prefiere largas y unificadas, como es tu caso. Yo, por ejemplo, las prefiero cortas y concisas (aunque a veces yo no lo consiga, pero es lo que pretendo); al grano. Así no se hace tan pesado, como si no fuera a acabar nunca. Aunque puede que a veces me pase de breve xD Aún así, creo que es bueno saber que hay variedad de lectores. Toda una amplitud mayor para escribir, no sólo como le gustaría a uno como lector. Aunque, siendo sincera, me he dado cuenta de que mi estilo como escritora es escribir de manera breve (amena para quienes compartan mi idea). Tengo que decir que yo no considero que dos comas en un sólo párrafo sean demasiadas. Eso sí, al leerlo otra vez creo que podría haberlo escrito mejor ese párrafo.
    •”Sentí la humedad de mis lágrimas en las mejillas. Lágrimas de desesperación”. Este párrafo tiene su porqué. De nuevo, es algo que he visto a otros escritores y me gustó. Es una forma que no da lugar a dudas. Estoy de acuerdo en no darlo todo mascado. Pero sólo a veces, puesto que si no, es como si el lector estuviera leyendo una historia insulsa. Reitero: dejar margen a la imaginación del lector, pero también aportar algo de sabor propio a la historia. Pero claro, cada cual tiene su opinión y, esto, más que nada, es cuestión de gustos.
    •”Me detuve una milésima de segundo cuando mis ojos se encontraron de frente con ella…”. Coincido en que podría haber escrito mejor esa frase. Sin embargo, no mencionar de qué se trata desde el primer momento es intencionado. Precisamente, quiero que el lector se pregunte: “¿qué quiere decir? ¿A qué se refiere?” Así, cuando lea la siguiente frase, sea impactante, puesto que es la primera aparición de la ola que el lector presencia. No la he mencionado desde el principio para darle suspense a la trama, para que sea más interesante. Por eso, quería una entrada más espectacular, ya que es la explicación de la huida de los personajes;ese algo por el que están corriendo por sus vidas.
    •”El impacto de la ola contra el edificio rompió los cristales contra nosotros”. Es una frase que invita al pánico. No todos los días una ola rompe contra el edificio en el que estoy ni todos los días llueven cristales sobre mí. Los cristales cortan, por lo que pueden provocar heridas, incluso graves. Esa era mi intención. Aunque, eso sí, ahora que lo vuelvo a leer, cambiaría el segundo “contra” por “sobre”.
    •”Lo peor, me di cuenta cuando abrí los ojos, estaba subiendo a gran velocidad por el hueco de la escalera”. Esto es algo que ya he comentado: intriga. Creo que no hay que explicarlo todo de golpe. Jugar con la intriga implica en el lector no saber a ciencia cierta lo que va a golpear, lo cual, a veces, mantiene la tensión, que es lo que quiero transmitir con este tipo de frases. Tal vez no lo haga muy bien, por lo que seguiré intentando mejorar poco a poco.
    •Tienes razón, algunas frases se quedan cortas, como si les faltara algo. Esto se debe a que tuve que recortar muchísimo (y no exagero, me salió un relato demasiado largo, de más de 1200 palabras. Por lo que no tuve más remedio que recortar. Hay que tener en cuenta que aquí ponen un límite de 750 palabras (si no recuerdo mal), cuando un capítulo (primero o no) es mucho más largo. Sin embargo, quise que la última frase (“Una enorme nave circular”) fuera precisamente concisa (como te habrás podido dar cuenta, me encanta esa palabra xD). Tú mismo decías antes que no te gustaban las cosas mascadas. Creo que para decir algo importante o impactante no es necesario se tan explícito o detallado. Creo que una frase corta y escueta (o lacónica, como prefieras) puede ser bastante impactante y quedar bien como frase final. Porque va al grano y, además, deja al lector con ganas de seguir leyendo y con la incógnita y la intriga impregnadas en su cabeza.
    Tal vez no haya conseguido transmitir mi intención de la trama o tal vez se trate de gustos xD Como yo siempre digo: gustos como colores ;P
    No obstante, gracias por tu perspicacia. Es otro punto de vista a tener en cuenta. A pesar de no estar de acuerdo con algunas cosas (puesto que yo tengo mi propio punto de vista, mi opinión personal), lo respeto porque, como ya he dicho, son otras formas de ver la escritura y cada cual tiene su estilo. Además de que hay muchas cosas que me han ayudado para mejorar 🙂
    La verdad, agradezco tu comentario con todas tus correcciones o puntos de vista porque así he podido aclarar algunas cosas 😀
    Muchas gracias, en serio 🙂 Aunque, tras estos consejos, me gustaría saber qué opinas del relato: si es o no una buena historia que podría gustar a los lectores, al menos, a los del género; si te parece que he cumplido con el reto…, no sé. En definitiva, tu opinión sobre mi relato.
    Gracias y saludos 🙂

    Escrito el 25 febrero 2016 a las 02:49
  7. 7. Fabián dice:

    No suelo mojarme diciendo si me gusto o no, prefiero llegar, leer y dar mis primeras impresiones. El tema de gustos siempre es muy subjetivo, y realmente no aporta nada al autor.
    La idea esta bastante bien y lo encontré muy bien estructurado. El problema soy yo, que soy muy tikismikis y tengo gustos muy peculiares. El titulo me sonaba de algo y luego leí que es una especie de precuela de la trilogía de “La quinta ola”; no soy muy fan de la novela juvenil que digamos, y menos de las publicaciones de estos últimos años, que me dan la sensación de que están cortadas con el mismo patron..
    ¿Que si tendrá público algo así? Pues si, la novela juvenil en mundos distopicos gusta. Los protagonistas jóvenes sobreviviendo en entornos hostiles parecen funcionar.

    Escrito el 25 febrero 2016 a las 12:15
  8. 8. Rita dice:

    Gracias por tu opinión 🙂 lote q si tendrá público o no no es lo que realmente me preocupa. Sé que la mayoría de los criterios lo hacen pensando en publicar. Yo ahora me limito a escribir y, si alubias día se da las circunstancias, publicaré. Yo no suelo publicar nada (ni en Internet ni en papel), pero ya que lo he hecho aquí sólo quería conocer tu opinión o la de cualquiera que quisiera comentarme aquí.
    No creo que tú (o el lector) seas el problema. Como ya te he dicho antes agradezco mucho tus consejos porque hay muchas cosas mejorables o cosas que si no me las dices ni me doy cuenta. Otras, simplemente, creo que son más opiniones que otra cosa; más al gusto del lector.
    Yo también soy muy tiquismiquis y en otro relato escribí un comentario tan largo como el tuyo señalando todos (o casi todos) los errores que vi. Por lo que creo que comentar esas cosas está muy bien con él fin de ayudar al compañero.
    Así que, de nuevo, gracias 🙂

    Escrito el 25 febrero 2016 a las 12:48
  9. 9. Rita dice:

    Perdonad los fallos o incoherencias del comentario anterior. Es q lo he escrito desde el móvil y hace las correcciones que quiere 🙁

    Escrito el 25 febrero 2016 a las 16:30
  10. 10. JOSE VICENTE PEREZ dice:

    Hola Rita
    Perdona por el retraso,pero el trabajo se impone y el sueño más. Me ha gustado mucho tu relato. No voy a entrar en temas de sintaxis o gramática que ya te lo han criticado con acierto otros compañeros. Me quedo con el ritmo trepidante que impones a la odisea de tus personajes. A pesar de que los avatares no tienen fin, están muy bien narrados. No te sientes cansado de tanta frustración por no lograr el objetivo de salvarse. Cada escena se vive claramente como si estuvieras allí. A mi también me recuerda a alguna película vista, porque el cambio climático asusta más que una tercera guerra mundial. Por lo menos a mí. El final nos deja deseando seguir, con lo que el reto está muy bien conseguido. De verdad, escribes muy bien.
    Un beso.
    Josevi

    Escrito el 25 febrero 2016 a las 20:16
  11. 11. Rita dice:

    Hola, Josevi.
    Muchas gracias por todo. Me alegra que te haya gustado. El tema del cambio climático creo que es un asunto serio. Hay muchas películas sobre esto para concienciarnos y creo que escribir sobre ello también es una forma de hacerlo. Y me alegra que este relato te haya hecho pensar en este tema (aunque, si convirtiera mi relato en una novela, éste no sería el tema central. Sin embargo, una pincelada no está de más. Incluso, una obra dedicada por completo a ello me parecería genial. Siempre y cuando sepas cómo hacerlo y te informes bien), porque no es ninguna tontería.
    No obstante, con el final quería dar un giro sorprendente, inesperado. Porque, ¿quién habría esperado, tras ser arrollados por una ola gigante, que aparecería una extraña nave? ¿Qué tiene que ver? Pues, ese es el punto.
    Me alegra saber que el reto está conseguido y que el final te haya gustado y te haya dejado con ganas de más ;D

    Escrito el 26 febrero 2016 a las 15:01
  12. 12. Werchy lam dice:

    Hola Rita,
    Va, vamos a empezar bien. Me ha gustado porque los escenarios en los que puede desarrollarse una aventura del tipo que sea me van más que los intimistas. Me ha hecho gracia que empezaras como yo: corriendo. El uso de frases cortas ha dado agilidad al texto y el no destapar la idea de la ola e incluso de la nave ha resultado acertado para mantener la intriga. Pero….piensa que si tienes que darnos tantas explicaciones es que hay algo que no funciona.

    Lo que provocaba que resbalase
    La pierna izquierda
    Ojos brumosos
    Lágrimas de desesperación
    De tres en tres o de cuatro en cuatro
    Si aquel medía cerca de ciento ochenta metros, la ola debía de medir unos ciento cincuenta metros
    ..la escalera al recibo de una muerte segura
    ..caían al suelo para correr la mala suerte de ser pisoteados
    .. en pelotón
    Todas esas palabras y frases, restan veracidad y resultan falsukis
    La frase de “Lo peor..” entera no crea intriga, confunde.
    No está mal pero te falta pulirlo y hacerlo tuyo. Sigue los consejos de Fabian. Y lee a Saramago 🙂

    Escrito el 27 febrero 2016 a las 02:51
  13. 13. Rita dice:

    Hola, Werchy Lam 🙂
    Gracias por tu comentario. Agradezco tus consejos. La verdad, es que a veces soy demasiado detallista y si no me lo dijera nadie no me daría ni cuenta. Es bueno saberlo y será lo primero que corrija.
    Me alegra que te haya gustado mi relato. Y gracias por tu recomendación 🙂

    Escrito el 27 febrero 2016 a las 03:40

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.