Cookie MonsterEsta web utiliza cookies. Si sigues navegando, entendemos que aceptas las condiciones de uso.

Do you speak english?

¿If you prefer, you can visit the Literautas site in english?

Apuntes, tutoriales, ejercicios, reflexiones y recursos sobre escritura o el arte de contar historias

<< Volver a la lista de textos

Daniel - por Cecilia

El poeta, conoció meses atrás a Carola, aquella muchacha que con su alegría lo cautivó y derrumbó el sabor amargo de la última experiencia.
Mas esa tarde en el campamento, Daniel, permanecía enardecido, con los puños golpeaba el aire que lo rodeaba, mientras en su interior repetía “Debo olvidarla!, odiar su silueta, su nombre, su sonrisa….”, Carola no fue a esperarlo como siempre. Se agachó, tomó la mochila, iba a salir, pero aquella afirmación de Juan al resto de muchachos, martillaba su cabeza y volvía a retenerlo. Necesitaba, pensar para decidir lo que haría.
“Dejaré el equipo”, se dijo, “terminaré este año y me marcharé a vivir donde mi padre. La publicación de los poemas tampoco irán más, y, a corto plazo cero romance”.
Mientras, casi escondido, recostado bajo la pequeña mesa esquinera, Cazán lo miraba sin comprender, su cabeza de lado lo decía todo. Acostumbrado a juguetear, a dar y quitar, ese momento solo sentía temor, no sabía cómo entregar el rollo de papel que llevaba en su hocico.
Decidió gruñir, de forma casi inaudible, pensó que su amo al menos lo miraría, pero no sucedió así. Volvió a gruñir más fuerte, esperaba que Daniel diera una señal para disfrutar de los juegos que inventaban, pero el poeta enceguecido de celos como estaba, al escucharlo gritó:
¡Fuera, no te quiero aquí!
Cazán pensó que había perdido a su amo, a su amigo; bajó la cabeza y casi arrastrándose salió con aquel rollo de papel, que no pudo entregarlo. Pese a todo, continuó, detrás de la puerta, a la espera de una orden, de una caricia.
En tanto, Daniel repasaba sus recuerdos. Desde su encuentro con Carola todo parecía tan fácil, las tareas del colegio, ganar el torneo, y claro continuar con la escritura de poemas, para llamarse poeta de verdad.
Mas esa tarde regresó el pasado lleno de sombras al pensar que Carola no había ido a verlo, porque salía con otro compañero. Juan lo había dicho: “Carola es fantástica, he pasado una mañana inolvidable con ella”.
Fuera, la algarabía inundaba el campamento, cumplido el entrenamiento los integrantes del equipo comentaban y reían, pero a Daniel, el ruido de sus voces lo herían.
El espíritu juvenil y positivo, luego del triunfo arrollador en el último partido, los volvía optimistas y unidos como estaban se sentían imbatibles, más todavía con el arquero poeta que contaban, su escudo.
Para reforzar este sentimiento de triunfo el entrenador arengó:
– ¡Vamos, todos a realizar el grito de guerra!
Iban a practicarlo, de pronto Polo dijo
– ¿Dónde está Daniel?, miré a su mascota afuera, así que debe andar por allí, ¡búscalo, tú Juan y llámalo!
“Donde manda capitán no manda marinero”, Juan obedeció la orden del entrenador, sin saber que tan solo sentirse el nuevo acompañante de Carola, le traería serios problemas.
Todos conocían la mascota de Daniel, así, si alguien quería encontrarlo, bastaba con buscarla. Juan la llamó y de inmediato Cazán con la cola baja, todo apesadumbrado, salió detrás de la sala de pin pon. Juan supo, entonces, que Daniel estaba allí. Iba a entrar a la sala, pero de pronto, sin saber de dónde venía recibió un golpe, que por poco lo tira al suelo, luego otro, y antes de recuperarse de la sorpresa escuchó:
– ¿Se puede saber qué se te perdió aquí?
Daniel, sin esperar respuesta iba a golpearlo nuevamente, pero Cazán quería detener esta acción y comenzó a ladrar y correr de manera enloquecida. Su ruido hizo que el entrenador saliera al corredor y mirara lo que ocurría
– ¡Qué pasa Daniel!
Gritó Polo, con ello logró que éste se detuviera y aún rojo por el enojo que lo invadía se alejara del lugar.
Sin embargo, Polo llamó a Daniel iba a reconvenirlo, un deportista e integrante de su equipo no podía actuar así. Justo ese momento Carola se acercaba, llegaba a visitar a Daniel, además de su sonrisa traía en sus manos la pelota de papel, que antes la tenía Cazán. Saludó al entrenador y luego a Daniel a quien dijo
– ¿Aún no lo lees, verdad? Por eso me has dejado plantada.
Solo entonces Daniel se dio cuenta de su equivocación y enrojeció, pero esta vez de vergüenza. Arrepentido, escuchó a Polo, luego pidió a Carola lo esperara y buscó a Juan para dar disculpas.
Cazán volvía a virar su cabeza en señal de no comprender nada, es que él en su mundo perruno, no sabía de sentimientos, de amor ni frustraciones, o… quizá sí.

9 comentarios

  1. 1. Campanilla86 dice:

    ¡Hola Daniel !

    Por lo que puedo comprobar el texto es bueno y tiene su punto.
    Vamos con la escritura del texto , cuando tienes que expresar que estas pensando se hace con : <> y NO con comillas. El reto consistía en no usar el verbo ser ni sus derivados y excepto por un ” había ” todo esta muy bien. Lo único que me ha costado seguir es el hilo por las comas. Creo que en algunos sitios faltan comas y en algún punto que ví sería mejor poner puntos suspensivos

    El texto en sí está muy bien redactado, buen vocabulario con algunas repeticiones de algunas palabras pero me ha encantado. Todas las histotrias o relatos de amor ,o desamor me llaman la atención.

    Lo haces muy bien.

    Escrito el 17 diciembre 2016 a las 22:39
  2. 2. beba pihen dice:

    Hola, Cecilia:
    Creo que has tenido una buena idea para tu historia, y te has expresado con buena ortografía. Pero no la has elaborado y organizado para que tome forma. Seguramente lograrás hacerlo.
    Principalmente te recomiendo revisar la puntuación; por ejemplo:– “–¡Qué pasa Daniel!– gritó Polo–. Con ello logró…”
    Procura evitar las repeticiones y la cercanía de palabras en rima.
    Adelante.

    Escrito el 17 diciembre 2016 a las 22:50
  3. 3. tyess dice:

    Estuvo divertida la confusión, triste la situación en que han puesto a Cazán, y… un poco despistadas las comas. Realmente, han ido a parar a sitios donde no conviene que estén.

    Le falta una revisión, pero en general me ha gustado mucho este relato.

    Escrito el 22 diciembre 2016 a las 17:46
  4. 4. Cesar Henen dice:

    Hola Ceci, gusto en saludarte, al azar leí tu relato, esto fue lo que encontré:
    Olvidaste poner el primer signo de exclamación en: “Debo olvidarla!,”

    Por lo demás está excelente tu relato, una historia de confusión muy original y amena, en cuanto al reto lo cumples satisfactoriamente.

    ¡Saludos y felices fiestas!

    Escrito el 23 diciembre 2016 a las 02:29
  5. 5. Osvaldo Mario Vela Sáenz dice:

    Hola Cecilia, Deseo que pases un Feliz Año.
    En Cuanto a tu trabajo debo de felicitarte por dos razones que son importantes para una escritura atrayente. Primera; ser clara y voy a declarar que no tuve tropiezos de ninguna índole. La segunda es despertar o infundir o darle vida a emociones. Y mira que sabes describir muy bien los celos y el arrepentimiento. Creo que hasta Cazán es emotivo pues casi lo podía visualizar con la cola entre las patas al salir arrastrándose por el regaño del amo. En cuanto a la puntuacion con revisar tu escrito leyendolo en voz alta sacarias a relucir las que sobran o las que falñtan,, Felicidades.

    Escrito el 30 diciembre 2016 a las 21:28
  6. 6. Jose Luis dice:

    Hola
    Gracias por tu visita
    Tu historia está llena de lírica, y mueve los sentimientos porque es sensible. Repasa la gramática, porque en ocasiones cuesta entender el sentido de alguna frase. Un truco: una frase corta con una idea de lo que quieres contar.
    Un saludo y feliz año

    Escrito el 31 diciembre 2016 a las 13:32
  7. 7. Pilar dice:

    Hola, Cecilia

    Te devuelvo la visita, con la cabeza puesta en el reto de este mes…
    Es una buena idea tu texto, me ha gustado el papel del perro.
    Coincido en que podrías mejorar la gramática, pero eso es cosa de practica y leer en voz alta, como si lo interpretaras. No te desanimes, que tienes mucho que ofrecer y aquí se aprende todos los meses. Un beso y hasta pronto.

    Escrito el 3 enero 2017 a las 15:02
  8. 8. Marcelo Kisi dice:

    Hola Cecilia!
    Mil gracias por tu visita y tu cálido comentario, tus observaciones son bien acertadas y tomadas en cuenta.
    A última hora me vengo a visitarte, y te cuento que me gustó tu relato romántico, muy simpático. Me gustó el contrapunto entre el personaje de Daniel y el de Cazán. Las cosas para mejorar ya te las han marcado los compañeros.
    A seguir, felicitaciones!

    Escrito el 9 enero 2017 a las 15:37
  9. 9. Anael dice:

    ¡Hola Cecilia!

    ¡Muchas gracias por passarte por mi texto! Te debía una visita y llego muy tarde, pero llego. Disculpa la tardanza, suerte que repaso toda la gente que me comenta antes de que empiece el nuevo reto o no devolvería todas las visitas como me gusta hacer.

    Vamos con tu texto. He sufrido con el pobre Cazán la confusión de los dos enamorados, creo que sabes centrarte muy bien en las emociones de los personajes y expresar bien sus sentimientos. La historia me ha parecido original y la he disfrutado, sobre todo porque casi está relatada de sde el punto de vista de Cazán y eso me ha encantado, ver sus sentimientos perrunos y su confusión general por el enfado de su amo.

    Ahora algunas sugerencias concretas y detalles que me han gustado:

    1. Puntuación:
    “El poeta, conoció meses atrás a Carola…”
    “Daniel, permanecía enardecido…”
    “aquella afirmación de Juan al resto de muchachos, martillaba su cabeza…”
    “Necesitaba, pensar para decidir lo que haría”
    “tan solo sentirse el nuevo acompañante de Carola, le traería serios problemas…”

    Revisa estas frases, creo que todas tienen el mismo error de puntuación en los que pones la coma antes del verbo. Creo que entre sujeto y predicado no es correcto poner comas y eso rompe la fluidez de la lectura. Mi sugerencia es que la elimines.

    También convendría que revisaras la puntuacion de diálogos, a veces me cuesta ver quién está hablando 🙂

    2.”el ruido de sus voces lo herían”
    “La publicación de los poemas tampoco irán más”

    En ambos casos falla la persona del verbo:
    “El ruido de las voces lo hería” sería lo correcto porque lo que lo hiere es el ruido, no las voces.
    “La publicación de los poemas tampoco irá más” sería lo correcto porque lo que no va a más es la publicación, no los poemas.
    Al menos así lo he entendido yo 😉

    3. Me encanta como refeljas las emociones de los personajes, haces que el lector se sienta como ellos.

    4. El final me ha encantado, creo que Cazán sabe mucho más de lo que puede expresar…

    En resumen, una idea muy buena que ganaría mucho con una revisión un poco más profunda de la forma del texto. Espero que mis sugerrencias te sirvan de ayuda y volver a verte por aquí este mes. Enhorabuena por el trabajo.

    ¡Un abrazo, nos leemos!

    Escrito el 16 enero 2017 a las 21:16

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.