Cookie MonsterEsta web utiliza cookies. Si sigues navegando, entendemos que aceptas las condiciones de uso.

Do you speak english?

¿If you prefer, you can visit the Literautas site in english?

Apuntes, tutoriales, ejercicios, reflexiones y recursos sobre escritura o el arte de contar historias

Ejercicio de escritura: manzanas traigo

Ya que esta semana he publicado una entrada de la sección “palabrería” dedicada a las manzanas, una fruta cargada de simbología y presente en muchas narraciones literarias y mitológicas, el ejercicio de hoy será un disparador creativo tomando como punto de partida las manzanas.

Como siempre, al final del post encontraréis el pdf descargable del ejercicio.

El ejercicio es muy sencillo. Consiste en elegir una de las frases siguientes y usarla como punto de partida para escribir un relato de al menos 500 palabras:

1. Cuando entró se dio cuenta de que había una manzana sobre la mesa
2. Ella gritó y soltó la cesta. Las manzanas rodaron hasta los pies del hombre
3. El gusano se deslizó sobre la piel tersa de aquella manzana
4. Verdes, amarillas y rojas, por supuesto. Incluso marrones. Pero, ¿azules? Era la primera vez que veía manzanas azules

Si quieres compartir el relato que escribas a partir de este ejercicio, hemos abierto un grupo en Goodreads donde, entre otras cosas, hay un espacio para ello. Así podremos leerlos y comentarlos entre todos: ejercicios de escritura en el grupo de Literautas en Goodreads.

Descargas:

Ficha | Ejercicio número 0012

  • Compartir en Facebook

¿Te ha gustado esta entrada? Recibe en tu correo los nuevos comentarios que se publiquen.

7 comentarios

  1. 1. maria cristina hernandez arreola dice:

    El gusano se deslizo sobre la piel tersa de aquella manzana roja que lucia tan fresca, hermosa y apetecible sobre un cesto que cargaba la joven doncella .pero lo que la doncella no sabia era que el gusano era el resultado de un hechizo que la bruja Felicia le hizo para que a un ogro la doncella le permitiera estar cerca de ella, ya que la doncella no lo aceptaba ni como amigo.
    Y solo con engaños de la bruja y el ogro a este se le concedió estar cerca de la joven , tanto que la joven al descubrir al inofensivo gusano lejos de temerle lo cuido evitando que le hicieran daño incluso lo alimento con otras manzanas, frescas y hermosas hasta que un día, el ogro convertido en gusano no soporto tantas atenciones que decidió buscar alimento de otro tipo empezó a trabajar para poder voltear el cesto y poder salir caminando de prisa por la mesa hasta encontrarse con un hada madrina de la doncella, pero la hada que se dio cuenta de inmediato de la maldad que estaba ante sus ojos; grito pidiendo auxilio, pero nadie la escucho. Hasta que la doncella se dio cuenta que el gusano no estaba en su lugar lo empezó a buscar encontrando la terrible sorpresa de que su hada madrina estaba inconsciente y el ogro estaba dispuesto a llevárselas a un lugar muy lejano.
    El ogro con espada en mano y con la idea de que seria muy fácil raptar a la joven, permanecía oculto detrás del cesto esperando a que esta regresara para raptarla junto con el hada madrina, pero con lo que el no contaba era que su olor insoportable a azufre lo delataría ante la joven, por que; al entrar la puerta de la habitación la joven detecto el olor insoportable y de inmediato roció un perfume de aroma mágico que sirve para alejar todo tipo de maldades y malas vibras, por que de inmediato se dio cuenta que algo extraño estaba sucediendo por que al llamar a su hada esta no respondió y al buscarla, la encontró desvanecida inconsciente.
    cuando el ogro estaba a punto de lograr el objetivo de raptarlas,,, “ que se le acaba el embrujo” y no tubo otra opción mas que reconocer ante los ojos de la doncella que recurrió a las hechizos de la bruja Felicia para poder estar cerca de ella, y antes de que esta reaccionara el ogro tomo la espada e intento llevarse por la fuerza a su amada pero no le dio tiempo, por que antes el gusano comió un dulce y este le ayudo a que se le acabara el hechizo entonces antes de que los guardias de la doncella acudieran a darle protección el ogro prefirió clavarse la espada en el pecho hasta desangrarse y morir en brazos de su amada antes que los guardias lo separaran de ella y con la hada de testigo pensó que era lo mejor que le había podido pasar.

    Escrito el 15 octubre 2012 a las 05:36
    • 2. Literautas dice:

      Hola, ¡gracias por compartir tu texto!

      Si lo prefieres, también puedes enviármelo por correo a través de la ficha del ejercicio, y así puedo publicarlo con el resto de textos que me envían, de manera que otros lectores del blog podrán darte su opinión. 🙂

      Un saludo

      Escrito el 16 octubre 2012 a las 11:25
  2. 3. freddy dice:

    Cuando entró se dio cuenta de que había una manzana sobre la mesa de las que había traído de la cosecha del señor José quien tenía un gran terreno lleno de árboles de manzanas, obtuvo una gran producción. Don José con su esposa recogían el producto en grandes canastas, recogieron cerca de 100 todas ellas llenas, para luego llevarlas al camión, y trasladarlas al mercado de la parroquia Sucre, donde vendían el producto a las amas de casa de la comunidad.
    Las manzanas son muy apetecidas por los niños y niñas de la escuela San Antonio, sobre todo cuando están cubiertas de dulce de chocolate, los niños incluso se pelean entre ellos para comprar al vendedor de la esquina la manzana de chocolate.
    El vendedor se levantaba a las 4 de la madrugada todos días, prendía la fogata del quemador y preparaba todo lo necesario para tener el producto que les encantaba a los pequeños.
    Una vez que tenía listas las manzanas de chocolate, las guardada en una gran canasta, se montaba en su bicicleta, manejaba a toda prisa, llegaba a la puerta de la escuela y ponía su mesita, sacaba de la canasta una por una las manzanas, cuando acababa se paraba a lado y las miraba como quien mira una obra de arte. Se ponía su sombrero y esperaba a los niños, algunos de ellos empujaban a su papá o mamá, varios lloraban dando unos gritos terribles que dejaban sordos a los que estaban cerca.
    Cuando los niños tenían las manzanas que sus padres compraban al vendedor, primero las veían con una ganas, como quien no ha comido en varios días, abrían sus pequeñas boquitas lo más posible, queriendo devorarlas con un solo mordisco, con un ánimo que los adultos hemos perdido ya sea por la edad o porque consideramos que hemos crecido, que no podemos darnos ese gusto, abrían sus boquitas clavando sus dientes pequeñitos en las manzanas se veía como llenaban sus boquitas de la deliciosa fruta.
    Varios pequeños, compraban más de dos manzanas, las guardaban en sus mochilas poniéndolas en el fondo de las mismas, como si fuera un gran tesoro, en el momento del recreo las sacaban, iban a un lugar detrás de las aulas, donde había varios árboles, se subían a las ramas sacaban y las comían lentamente saboreándolas, mientras que otros abrasaban a un amiguito dividían la manzana para compartir alegira de disfrutarlas, cuando acababan de comer se sentían muy contentos, con una gran sonrisa en sus rostros que a muchos padres les agradaba mucho, era algo que ellos no lograban a pesar que les consentían dándoles muchos obsequios.
    El vendedor al ver a los pequeños disfrutaban comiendo las manzanas, se alegraba mucho porque todo su trabajo se reflejaba en la sonrisa de los niños.
    Ese día regresaba a casita contento como todos los días luego de acabar la venta, cuando entró se dio cuenta de que había una manzana sobre la mesa, la miro, la tomo se sentó, y dijo, esta es mi manzana ahora disfrutare y me sentiré como los niños.

    Escrito el 14 julio 2014 a las 02:00
  3. 4. ana mosquera dice:

    El gusano se deslizó sobre la piel tersa de aquella manzana…

    Escrito el 6 julio 2015 a las 20:13
  4. 5. allie dice:

    El gusano se deslizó sobre la piel tersa de aquella manzana. De verdad era muy curioso, ya que ésta se veía más apetecible que nunca.
    A veces, cometemos el mismo error que María, y comemos la manzana sin antes revisarla bien y comprobar que no tenga nada extraño. Pero, ¿Por qué digo “a veces”? Es lo que siempre pasa. Y claro, después de nuestra indigestión, es más fácil culpar a otro. Al verdulero, al manzano, a la persona que nos la regaló, a cualquiera. A cualquiera menos a nosotros mismos por nuestro descuido.
    Y como pasa con las manzanas podridas por dentro pero tan bellas por fuera, nos pasa con las personas, con las situaciones. Nos dejamos deslumbrar por lo que vemos que creemos que no hace falta comprobar nada. Ni siquiera intentamos verle el “lado feo”. Es perfecta, no puede tener ningún gusano en su interior. Y así, cometemos los errores más frecuentes (pero también los que nos cuestan la vida) por dejarnos deslumbrar por una manzana que está podrida, pero no lo aparenta.
    Obviamente la manzana no tiene la culpa, ella no eligió tener ese gusano ese interior. La culpa la tenemos nosotros, por no ver más allá, por quedarnos con lo que vemos a simple vista, y por tantas cosas más.
    Hay que aprender que así se vea como la más hermosa, puede tener un gusano, o estar podrida por dentro. O también confirmar nuestra teoría y ser perfecta, quien sabe. Pero siempre es mejor evitarse gusanos en el estómago, antes de que sea tarde. Para nosotros, y para la manzana.

    Escrito el 30 septiembre 2016 a las 05:01
  5. 6. Amarilys García dice:

    María Teresa Hernández Arreola, tu cuento está muy bien pero en el último párrafo hay dos errores el primero un párrafo siempre inicia con mayúscula, el segundo la palabra tubo no está correcta ese tubo es de tubería de agua, allí va Tuvo del verbo tener.

    Escrito el 25 octubre 2016 a las 01:42

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.