Cookie MonsterEsta web utiliza cookies. Si sigues navegando, entendemos que aceptas las condiciones de uso.

Do you speak english?

¿If you prefer, you can visit the Literautas site in english?

Apuntes, tutoriales, ejercicios, reflexiones y recursos sobre escritura o el arte de contar historias

¿Qué es un arco dramático de personaje?

Perdonad la imagen de esta entrada, pero es que no he podido evitar el chiste fácil. Aunque no, no os preocupéis: el arco del personaje no es un arma para que tire flechas en plan Legolas, sino la evolución de un personaje en una historia.

Arco de personaje

Me explico: el arco de un personaje es la transformación de punto de vista que sufre desde el comienzo hasta el final de la historia, los estadios por los que atraviesa y el crecimiento psicológico o emocional que experimenta.

Para entenderlo mejor, ahora veremos cómo funciona y cómo podemos crear nuestros propios arcos de personaje:

Tipos de arco de personaje

Subjetivo: puede ser una evolución moral, de valores, ideológica, psicológica… Tiene que ser una transformación a nivel interno.

Por poner un ejemplo conocido, tomemos al personaje de Chandler de la telecomedia Friends: al principio, es un tipo inmaduro, algo cínico y con miedo al compromiso, pero poco a poco evoluciona hasta convertirse en un padre de familia comprometido, sensible y responsable.

Objetivo: se trata de la evolución exterior del personaje, las cosas que cambian en su vida a raíz de la historia.

Tomando el mismo ejemplo de antes, Chandler comienza la serie como un tipo soltero que vive con un amigo y tiene un trabajo aburrido. Al final, sin embargo, está casado, con hijos y tiene un trabajo creativo.

Progresión en el arco de personaje

Todo arco de personaje, ya sea objetivo o subjetivo, tiene una progresión en una de las tres formas siguientes:

Positivo: el personaje evoluciona de una situación mala a una buena (o simplemente a una situación mejor que la inicial). Es el arco de las historias con final feliz. (El caso de Chandler en Friends sería un caso de arco positivo).

Negativo: justo al revés que en el anterior. En el arco negativo, el personaje evoluciona hacia una situación peor que la inicial y la historia tiene un final trágico.

Neutro: el personaje permanece igual y su situación no cambia aunque haya aprendido alguna cosa durante la historia. Ojo, este tipo de personaje ha de tener una personalidad muy fuerte (como, por ejemplo, Sherlock Holmes o James Bond). De no ser así, puede provocar una sensación de final trágico, ya que como lectores y espectadores queremos que el personaje evolucione.

¡Ojo! A veces un personaje puede tener distintos tipos de arco en una historia. Por ejemplo, podemos encontrarnos un arco objetivo negativo (un personaje empieza la historia vivo y acaba muriendo a causa de una enfermedad terminal) mezclado con un arco subjetivo positivo (a causa de la enfermedad, el personaje ha de enfrentarse a muchas cosas y aprende una lección que le lleva a mejorar a nivel psicológico).

Cómo se muestra un arco de personaje

Un personaje no cambia porque sí, de golpe. O bien sufre una transformación paulatina debida a los acontecimientos de la historia, o bien le ocurre algo con la fuerza suficiente como para hacerle cambiar (un punto de inflexión). El cambio siempre ha de ser creíble y estar justificado.

Los cambios del personaje pueden mostrarse de formas muy distintas y cuando son cambios sutiles es interesante no explicarlos demasiado, sino dejar que sea el propio lector el que analice y se dé cuenta de ellos. Eso hace la lectura más interesante (no sé a vosotros, pero a mí me repatea que me lo den todo mascado).

Las formas de mostrar los cambios de un personaje pueden ser a través de sus acciones, sus palabras, su actitud, sus valores, sus prendas de vestir, sus hábitos…

Por ejemplo, en mi novela Niña de Cristal, hay un personaje que (ojo, spoilers a continuación!) va sufriendo una transformación paulatina que eclosiona hacia el final del libro y, además de otros cambios en su ánimo y su actitud, se demuestra a través de un cambio de hábitos: después de pasarse toda la novela fumando a lo loco, alguien le ofrece un cigarro y lo rechaza. No fuma más en el resto de la historia. Obviamente, esto no es apología contra el tabaco, sino un símbolo de un mayor control del personaje sobre sus emociones y sobre sí mismo.

Y vosotros, ¿cómo soléis mostrar la evolución de vuestros personajes? ¿Y qué os ha parecido esta entrada? Espero que os haya gustado y que tengáis un feliz fin de semana lleno de libros e inspiración!

Entradas relacionadas

Cómo describir personajes I
Cómo escribir peleas y escenas de lucha
Cómo dar profundidad a un personaje

  • Compartir en Facebook

¿Te ha gustado esta entrada? Recibe en tu correo los nuevos comentarios que se publiquen.

20 comentarios

  1. 1. Patricia dice:

    Muy interesante como todo lo referido a los personajes, para mí lo más importante y lo que al final engancha a una historia. Al menos es lo que me sucede a mí, si los personajes no me gustan, al final acabo abandonando la lectura.
    Y avisa de los spoilers, que en cuanto he leído que uno de tus personajes fumaba pero… He dicho: “No, no,no, que no lo quiero saber hasta que lea la novela” 😉

    Un saludo a tos@s

    Escrito el 22 febrero 2013 a las 13:01
    • 2. Literautas dice:

      Uy, sí, tienes razón. Bueno, acabo de añadir un “ojo, spoilers” por si las moscas. 😉

      Y sí, los personajes son importantísimos. A mí ocurre a veces que, al empezar a leer alguna novela, si el personaje protagonista me cae demasiado mal o me parece lleno de tópicos, se me atraganta la lectura. No importa cómo esté escrito o lo que estén contando porque lo que suelo pensar es: “no soporto a este tío” 😛 y acabo por dejarlo jeje

      Muchas gracias por tu comentario. ¡Un abrazo!

      Escrito el 22 febrero 2013 a las 13:08
  2. 3. Diana dice:

    Dices: “además de otros cambios en su ánimo y su actitud, se demuestra a través de un cambio de hábitos: después de pasarse toda la novela fumando a lo loco, alguien le ofrece un cigarro y lo rechaza. No fuma más en el resto de la historia. Obviamente, esto no es apología contra el tabaco, sino un símbolo de un mayor control del personaje sobre sus emociones y sobre sí mismo. “

    Precisamente ese detalle me arruinó toda la novela. Funciona como metáfora de situación pero a cambio de sacrificar (demasiada) credibilidad. Alguien que fuma como una carretera no deja el tabaco así sin más ni más. Cuando lo leí lo achaqué a la juventud de la autora que o bien no era fumadora o nunca había intentado dejar de fumar.
    Si el personaje sigue fumando a escondidas de la historia la metáfora es fallida. Si el personaje no fuma ha dejado de ser un ser real de carne y hueso (que estaría subiéndose por las paredes de ansiedad por falta de nicotina y en lugar de eso aparece en su mejor momento) y se convierte en una marioneta a la que le han dicho que ya no fuma y punto. Una vez derrumbada la credibilidad del personaje toda la evolución que manifiesta su arco se me derrumbó con ella. Ya dicen, el diablo está en los detalles.

    Diana.

    Escrito el 22 febrero 2013 a las 21:09
    • 4. Literautas dice:

      Uy, pues vaya, Diana, lamento que te pasase eso. Aunque me resulta curioso que te pareciese poco creíble, ya que precisamente esa parte de la novela está “basada en hechos reales”. Es decir, yo fumaba tanto o más que el personaje y lo dejé de la misma manera, tal cual. La ansiedad por la nicotina vino unos días después, por supuesto. Y lidié con ello como pude (aunque no volví a fumar desde entonces), pero la forma de dejarla fue muy parecida e igual de repentina.

      Pero bueno, muchas gracias formas por el comentario porque a veces lo que una considera normal por haberle pasado no tiene porque resultar verosímil. Así que tomo nota 😉

      ¡Un abrazo!

      Escrito el 22 febrero 2013 a las 21:24
  3. 5. Jota A dice:

    Sobre un arco neutro, recomiendo la lectura de “El juego de Ender”, de Orson Scott Card. Y “desrrecomiendo” leer el resto de la saga (salvo quizá “La voz de los muertos”) por estirachicle. Además, a finales de este año estrenan, ¡por fin!, la película, que tiene a Harrison Ford entre el reparto.
    Ya puestos, recomiendo también la lectura de “La sombra de Ender”, también de Scott Card, la novela germinal de la saga spinoff derivada de “El juego…”. Es un ejemplo genial de cómo contar los mismos acontecimientos desde otro punto de vista y en mi opinión supera al original. Idem de “desrrecomendada” la saga subsecuente.

    Y ahora a lo importante. ¡¡¡¿¿¿¿De dónde has sacado a la arquera de la ilustración???!!! Madre mía, ha sido verla y un rayo me ha recorrido el cerebro. Acabo de llenar once, once, páginas de la moleskine con notas para completar toda una saga en torno a ella.
    Porque aunque ella no lo sepa, ese disparo que va a hacer la llevará, dentro de muchos años, a un campo de batalla. El pelo caño recogido en un coleta, un parche cubriendo el ojo perdido, en sus manos el mismo arco a punto de vencerse por el uso y el tiempo. Y una última flecha recién arrancada del cadáver de su única hija. Intentando controlar la respiración y el pulso desbocado para ejecutar un disparo imposible a través de un muro de fuego, mientras una lluvia de flechas enemigas alzan el vuelo hacia su posición…
    ¡Argh! En serio, ¿de dónde ha salido? ¿Es de un manga, de un ánime? I need more…

    Escrito el 23 febrero 2013 a las 13:22
    • 6. Literautas dice:

      Pues sí que te ha inspirado. ¡¡Once páginas!! Y la historia tiene muy buena pinta. 🙂

      El dibujito lo saqué de la página de descargas de imágenes libres freepik, pero no sabría decirte quién es porque el título sólo dice “Shoting and archery sport” y el autor aparece como anónimo… Pero le preguntaré a mi hermana, que es una loca del manga y el anime, a ver si a ella le suena 😉

      A mí, personalmente, me recuerda a Akane, la de Ranmma 1/2, aunque seguro que es cosa mía y no se parece en nada. 😛

      Un abrazo y gracias por tu comentario!

      Escrito el 26 febrero 2013 a las 12:19
  4. 7. Literautas dice:

    Bueno, mi hermana me ha comentado que le recuerda a Kikyô, un personaje de Inuyasha, pero que seguramente porque se trata de un dibujo de las típicas sacerdotisas japonesas del período Edo.

    Vamos, es lo que me ha dicho ella, que yo del tema no controlo mucho 🙂

    ¡Un saludo!

    Escrito el 26 febrero 2013 a las 19:23
  5. 8. Jota A dice:

    Gracias por tomarte la molestia. 🙂 Creo que voy a encargar varias ilustraciones basadas en la de la entrada, para darle color al dossier de esa historia.

    Escrito el 1 marzo 2013 a las 13:32
    • 10. Literautas dice:

      ¡Muchas gracias! 🙂

      Un abrazo

      Escrito el 22 abril 2013 a las 20:06
  6. 11. Angeles dice:

    Wow, muy interesante. Me gusta! Creo que no he pensado mucho en la evolución del persoanje. Estoy comenzando una novela, y mi oersonaje es bastante cruel. Creo que buscaré algún motivo para hacerlo cambiar, paulatinamente. Se me había ocurrido algo así, oero confieso no haberle dado tantas vueltas al asuntom ya qje me he estado fijando más en la trama que en los personajes,

    Escrito el 24 junio 2013 a las 17:12
    • 12. Literautas dice:

      Bueno, si todavía estás trabajando la novela, hay tiempo de sobra para retocarla. 🙂
      Me alegra que te haya servido la entrada.

      Gracias por tu comentario!

      Escrito el 27 junio 2013 a las 17:02
  7. 13. Mario Vivanco dice:

    Cambios creíbles/no creíbles, no te parece relativo? Podrías mencionar películas u obras de teatro que se caractericen precisamente por la evolución de sus personajes?

    Escrito el 15 marzo 2014 a las 07:00
  8. 14. Aprendiz dice:

    Sobre lo de creíble o no creíble… creo que las cosas nos tienen que cuadrar a nosotros primero y si nos obsesionamos demasiado con “hacerlo creíble” podemos estar limitándonos a nosotros mismos. Pongo mi ejemplo… estoy trabajando en un fanfiction (relato sobre una obra de ficción ya existente, en este caso una película)y el personaje principal es heroinómano. ¿Qué hago para prepararlo? Usar a mister Google, desde documentos médicos hasta gente que cuenta sus experiencias en blogs y foros, encuentras un montón de material. OJO: lo que no voy a hacer es “robarle” a la gente sus experiencias o metáforas, pero me sirven para entender, lo digiero y después escribo. Todo para que el personaje sea creíble. Y ahora pregunto… ¿os resultan creíbles el Luisma y el Barajas de la serie Aida? ¿Creéis que los guionistas han trabajado lo suficiente para hacerlos creíbles? Son graciosos, la serie es una comedia y cumplen su función, pero… ¿son creíbles?

    Escrito el 30 abril 2014 a las 20:16
  9. 15. Señor Sorpresa dice:

    Hola Hola Hola!! me gustó mucho la entrada, como siempre. No conocía el término arco dramático de personaje y ha sido bastante introductivo. me gusta/fascina/obsesiona el tema de la evolución de los personajes, que comiencen siendo algo y terminen siendo otra cosa o que cada pequeño paso que den se note claramente cuando llegue el momento de la verdad. Hace tiempo escribí una historia sobre un héroe que debía salvar al mundo y acaba volviéndose un villano que debe ser detenido. tenía muy claro cómo debía empezar y cómo debía terminar, así que hice de eso mi trama principal: la forma en que el héroe va dándose cuenta progresivamente de que no es tan fuerte como pensaba, no iba a ser tan fácil como creía y que sin importar cuanto se esforzara, nunca podría convertirse en el hombre que quería ser y, cansado de verse reflejado en quienes lo rodean e incapaz de aceptarse despierta en sí la resolución de destruir todo a su paso, en lo que también era una velada súplica al mundo para que acabara con él. me costó mucho trabajo hacerlo (y aún ahora no estoy seguro de que haya salido bien) pero eso es lo que creo. la evolución negativa también puede ser bonita (para leerla, no vivirla, claro) y provee de mucha fuerza a los personajes

    Escrito el 13 diciembre 2014 a las 12:20
  10. 16. Manuel dice:

    Hola! Estoy preparando mi primera novela, y buscando de todo para aprender encontré este Blog, el cual llevo varios artículos leyendo con gran interés. Enhorabuena por el Blog, está muy bien!

    Me ha interesado mucho la historia del “Señor Sorpresa”. Me gustaría saber si se llegó a publicar y si su protagonista era un “héroe” a secas o un “superhéroe”. Gracias!

    Un saludo a todos!

    Escrito el 9 septiembre 2015 a las 10:55
  11. 17. zorro ocupado dice:

    Buenas. Soy nuevo en esto.vaya!no pensé que el cambio que llevaba un personaje se llamaba arco dramatico…. bueno les explico intentó crear una historia se llama”una marca,un rastro”y trata de la busqueda de respuestas de un hombre lobo llamado josh blueye… mi personaje al principio era decidido,fiero,arrogante y ahora que he seguido se ha vuelto inseguro y de bajo perfil….pues ha pasado varios decaimientos por los que ha encontrado a su paso…. bueno… gracias por vuestros conocimientos….

    Escrito el 4 mayo 2016 a las 10:12
  12. 18. Kuroi Felix Mato dice:

    Hoy descubri tu blog y me la pase en el todo el dia. esto del Arco dramatico lo estoy utilizando con el personaje principal de mi primer escrito, pero no sabia como llamar a esta “evolucion” del personaje.

    Muy buen blog, un saludo.

    Escrito el 19 mayo 2016 a las 06:32
  13. 19. Emilia dice:

    ¡Hola Literautas!
    Llegué a esta entrada por medio de la página de megustaescribir y la verdad es que me vino como anillo al dedo. Estoy terminando un guión y, por más que todo lo que dijiste lo sé porque si me lo olvido me cuelgan una mala nota, leerlo con tus ejemplos me ayudo muchisimo.

    Si no es molestia me gustaría usar tu entrada como ejemplo en mi blog.

    ¡Saludos!

    Escrito el 28 noviembre 2016 a las 21:43
  14. 20. Literautas dice:

    Emilia, no hay ningún problema. Siempre que se cite la fuente, se pueden usar estas entradas. 🙂

    Un saludo y gracias por vuestros comentarios.

    Escrito el 1 diciembre 2016 a las 10:51

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.