Cookie MonsterEsta web utiliza cookies. Si sigues navegando, entendemos que aceptas las condiciones de uso.

Do you speak english?

¿If you prefer, you can visit the Literautas site in english?

Apuntes, tutoriales, ejercicios, reflexiones y recursos sobre escritura o el arte de contar historias

Cómo y dónde registrar una obra literaria

Aunque ya tenemos una entrada sobre el registro de las obras literarias en el blog, se trata de una entrada bastante antigua (más de seis años) y los datos están desactualizados, así que he preparado esta nueva versión donde encontraréis información más reciente y en la que aprovecharé para resolver unas cuantas dudas que me habéis consultado con frecuencia a raíz de aquel primer artículo.

como-registrar-obra-literaria

¿Para qué sirve el registro?

Como sé que hay cierta confusión, me gustaría explicar en qué consiste el registro de una obra literaria. Hay gente que cree que al llevar su obra a registrar, está protegiendo la idea, pero no es así. No se puede registrar una idea, solo la forma de llevarla a cabo.

Cuando registras un cuento o una novela, lo que haces es obtener un certificado que garantiza que ese texto es tuyo (lo que se define como propiedad intelectual) en caso de que alguien lo plagie. Eso sí, el plagio tendría que ser casi idéntico o con las similitudes suficientes como para que se pueda demostrar que se trata de un plagio.

Entonces… ¿es necesario registrar un texto?

Sí. A pesar de que la idea no se pueda proteger, conviene que registres tus textos si tienes la intención de enviarlos a algún sitio (concurso, editorial, agente, revista…) o de publicarlos por tu cuenta. De esta forma, garantizas que la propiedad intelectual es tuya y que no tendrás problemas el día de mañana.

Se dice que sirve como prueba registral enviarse los textos por correo electrónico para que quede marcado con una fecha concreta. Es posible que funcione, pero yo no me pillaría los dedos porque no sé si ofrece las garantías suficientes para presentarlo como prueba ante un juez. Los registros de la propiedad intelectual te ofrecen un certificado que sí es válido.

El registro y el ISBN, ¿son lo mismo?

No. El ISBN no tiene nada que ver con el registro ni con la propiedad intelectual. ISBN son las siglas de International Standard Book Number. Es decir, Número Estándar Internacional de Libros. Y es, para que nos entendamos, una matrícula que reciben los libros al publicarse. Solo al publicarse.

Los autores no tienen que preocuparse por el ISBN a no ser que quieran autopublicar sus libros. En caso de que sea así, puedes comprar un ISBN en la agencia estatal del ISBN o utilizar uno gratuito si publicas con una plataforma que te ofrezca esa opción.

Con el registro de la propiedad intelectual, ¿queda protegido el título de mi novela?

No. De nuevo, lo que proteges es el texto y la forma en la que tú lo has escrito, pero podría haber otra obra con el mismo título sin que por ello exista plagio o se esté incumpliendo ninguna ley.

Otra cosa es que registres el título o el nombre de un personaje como marca comercial, pero, además de costoso, no es tan sencillo como parece. Para poder registrar un título como marca, tienes que demostrar que se trata de una combinación denominativa única que ayuda a distinguir en el mercado un producto concreto. Vamos, que J.K.Rowling pudo registrar Harry Potter como marca, pero si quisieras registrar el título La niebla o El valle profundo, lo más posible es que recibiese un rechazo a la solicitud.

¿Dónde puedo registrar mi novela?

Existen dos tipos de registro de la propiedad intelectual: el público y los privados. Por lo general, ambas opciones protegen las obras internacionalmente, siempre que se encuentren en uno de los países firmantes del Convenio de Berna, que, por suerte, son casi todos. En la siguiente imagen se pueden ver en azul los países incluidos en este convenio:

paises-firmantes-del-convenio-de-berna

Registro Público de la Propiedad Intelectual

En España, el registro público depende del Ministerio de Cultura y Deporte y suele haber una sede (Oficina del Registro de la Propiedad Intelectual) en casi todas las ciudades. También se puede realizar el registro de forma telemática en algunas comunidades, pero no todas. (A día de hoy, creo que solo se puede en Madrid, Andalucía, Ceuta y Melilla).

¿Cómo funciona? Para realizar el registro tienes que rellenar unos impresos (que se pueden descargar previamente en la web del Registro de la Propiedad Intelectual de tu comunidad autónoma), pagar unas tasas (con su correspondiente justificante porque tendrás que presentarlo) y acompañarlo de un ejemplar encuadernado (grapado o en espiral) de la obra.

Una vez llevas todos los papeles al registro, te dan un número temporal para que, dos o tres meses más tarde, pases por allí a recoger el certificado definitivo de propiedad intelectual.

¿Cuánto cuesta? Las tasas en España son de unos trece euros. El registro tiene validez permanente, no es necesario renovarlo.

Registro privado de la propiedad intelectual

Aunque no es el único, aquí solo voy a hablar de Safe Creative porque es el más fiable y el más utilizado, lo cual supone una garantía de que la empresa no va a desaparecer y dejarnos tirados de un día para otro.

safecreative

¿Dónde está? Este registro privado tiene una sede en España (en Zaragoza, para ser más exactos), pero la gestión de los registros se hace a través de la web de Safe Creative.

¿Cómo funciona? Para trabajar con este registro has de darte de alta en su web y gestionar tus obras desde tu cuenta. Allí podrás elegir los términos y condiciones para la reprodución y distribución de la obra. Es decir, si quieres que sea una obra bajo licencia Creative Commons, con todos los derechos reservados, con un solo autor o varios, etc.

¿Es fiable? Safe Creative emite un certificado de registro mediante un sistema de huella digital y sello de tiempo. Este certificado es tan válido como el del registro público a la hora de usarlo como prueba documental para demostrar la autoría.

¿Qué ofrece? Además de poder registrar obras en su web, con Safe Creative puedes automatizar el registro de entradas de un blog, e incluso vincular una carpeta en la nube de tu cuenta de Dropbox o de Google Drive, para que cualquier cambio que hagas en tu obra quede registrado de forma automática. Es un sistema muy cómodo. Pero claro, no es gratis.

¿Cuánto cuesta? Aquí es donde viene el «pero», porque Safe Creative es más caro que el registro público, a no ser que registres más de cinco o seis obras al año, en cuyo caso sí que compensa.

Hace tiempo había una cuenta gratuita que permitía un máximo de diez obras al año. Ahora esta cuenta existe, pero con limitaciones, ya que solo te deja registrar obras bajo la licencia Creative Commons. Si quieres que tu obra tenga todos los derechos protegidos, has de hacerte una cuenta de pago, que cuesta sesenta euros al año, más impuestos. Eso sí, te ofrece registro ilimitado y un servicio de resolución de dudas sobre la propiedad intelectual.

¿Qué registro es mejor?

Eso ya depende de ti, de lo que quieras o puedas pagar y de la opción que te resulte más cómoda. Yo prefiero Safe Creative, sin dudarlo. Porque me ofrece un registro automático para el blog, me sale más rentable que el registro público por la cantidad de textos que registro al año y porque tener que ir a la oficina de la propiedad intelectual cada vez que quiero registrar algo me parece un engorro.


Y a ti, ¿qué opción te parece la mejor?


Entradas relacionadas:

Cómo enviar un libro a una editorial
Cómo participar en un concurso literario
Los derechos de autor y los escritores

Apps para escritores de Literautas

  • Compartir en Facebook

¿Te ha gustado esta entrada? Recibe en tu correo los nuevos comentarios que se publiquen.

9 comentarios

  1. En mi caso, hace tiempo que uso SAFE CREATIVE aunque mis relatos no llegarán a ninguna parte. Y a pesar de tener el registro, una vez envié un relato a un concurso y un sinvergüenza lo plagió. Luis Zueco se llama el caradura, no el relato. Y el abogado me dijo que no merecía la pena pleitear pues los gastos serían mayores que los beneficios; y cuentan con ello.

    Escrito el 25 febrero 2019 a las 19:35
  2. 2. K. Marce dice:

    Ay, Amilcar, qué desgracia.
    Bueno, el karma, el destino, o lo que siembras cosechas, siempre pasan factura.
    Lo he googleado al susodicho y me parece triste que tenga una Wikipedia (aunque es seguro creada por el mismo). En fin…

    En lo partícular, soy muy celosa de mis trabajos. Puedo publicar en el taller, pero siempre le pasó una copia a varios de mis correos electrónicos antes de enviarlos, que adiciono la fecha de publicación en la “creación” electrónica. También llevo una agenda personal en donde voy anotando todo. Cada idea, nombre, etc. Aunque no sirva como un registro per se, si puedo alegar que es de mi autoria.

    Aunque nunca mis trabajos personales los he publicado en ninguna manera. Ni autopublicados, ni compartidos en un blog. Creo que una forma de cuidarse las espaldas, si tenemos un blog, sé de autores que van indicando a sus lectores, sus avances en sus trabajos artísticos (aunque no los publiquen ahí, sino que planean publicarlos con una editorial o ellos mismos); lo que te da una especie de “diario electrónico”.

    Aunque honestamente, si voy a enviar mi trabajo a un concurso, yo preferiría darle un registro de propiedad. No confío en ningun concurso. La universidad nacional de mi país, hizo una convocatoria, casi un año antes para un concurso. Yo me enteré un mes antes del cierre. Así que comencé a escribir como loca, las trescientas páginas que pedían, como un reto personal y probar algo así. Me faltaron solo cincuenta y no pude entrar. Estuve pendiente del ganador y el mes de su aviso nada pasó, ni tres meses después. A los seis meses después dijeron que porque NO habían suficientes participantes se habían extendido. (Raro) En tres meses más, el ganador fue presentado: era un MAESTRO de una la misma universidad, pero en otra ciudad. Milagrosamente este señor había ganado TRES VECES CONSECUTIVAS dicho concurso anual. Se supone que entrabas con un seúdomino. Me quedé con la duda de todos los trabajos que sé que otros enviaron (leía sus comentarios en la página oficial haciendo muchas preguntas que jamás recibieron respuesta), no me extrañaría que un día sean plagiados, amparados en el anonimato del autor y el olvido…

    Ánimo, que tienes la creatividad para hacer nuevas historias sin necesidad de robarselas a nadie. Un abrazo.
    ¡Nos leemos!

    Escrito el 26 febrero 2019 a las 01:05
  3. 3. Kathie G. dice:

    Yo también prefiero Safe Creative, ofrece muchísimas opciones y es más cómodo a la hora de registrar.

    Escrito el 26 febrero 2019 a las 03:17
  4. 4. Manuel Cirujano dice:

    Lo del envío por correo electrónico no lo había oído nunca.

    Lo que sí había oído es lo siguiente: imprimir una copia de tu trabajo y enviártelo por correo certificado sellado.

    Cuando llegue a tu domicilio, no se abre el sobre (permaneciendo el sello de Correos intacto).

    Al ser un envío certificado, Correos certifica que se hizo en tal fecha y que se realizó el envío. Si el sello no está roto, sirve para demostrar que, en la fecha del envío, el texto es tuyo.

    Escrito el 26 febrero 2019 a las 08:52
  5. 5. Sonia dice:

    Muy interesante este post. ¿Recomiendas registrar antes de enviar, prácticas que se realizarán en los cursos literarios? Como ahí se plasman todas las ideas principales y pueden dar paso a un borrador de una novela, yo creo que es conveniente, ¿verdad?

    Escrito el 26 febrero 2019 a las 12:43
  6. 6. Frida dice:

    Siento mucho lo que leo, Almicar, hay demasiados caraduras sueltos. Y, por desgracia, K Marce, lo de los concursos que son un tongo es más habitual de lo que parece. Por eso es tan importante el registro, sobre todo cuando es un concurso de novelas, en las que como escritores trabajamos durante meses e incluso años.

    Personalmente los relatos los registro en safe creative, también lo utilizo para registrar los textos grandes cuando los envío a betear. Y el registro de la propiedad para los proyectos grandes, después de haber sido corregidos.

    Por otra parte, como muchos de mis escritos los planeo sobre papel y siempre guardo todo lo que escribo, cada proyecto en su carpeta correspondiente, como apunta K Marce, es como si tuviese un doble resguardo, o al menos me siento así.

    Y sí, Sonia, creo que es una buena idea lo de registrar los relatos que subes al taller y, si después lo modificas con los comentarios que te hacen los compañeros, siempre puedes volver a subirlo de nuevo.

    Escrito el 26 febrero 2019 a las 18:35
  7. 7. El Apuntador Mudo dice:

    Gracias por el artículo, creo que es lo suficientemente claro, conciso y preciso, para sacarnos de dudas.

    Como apunte ampliatorio, y aquí creo Iria, que estaban esperando a que publicaras tu artículo. Ha habido un cambio en la política de Save Creative. Al parecer, a partir del lunes de este mes, los poseedores de una cuenta gratuita, ven limitado el tamaño a 500 megas y 240 registros; pero por otro lado se permite un pago por un único registro profesional de forma puntual en estas cuentas gratuitas ahora denominadas Amateur.

    No he podido aun leer los detalles de los cambios, tan solo es un adelanto por correo.

    Gracias por todo Literautas

    Escrito el 27 febrero 2019 a las 12:49
  8. SafeCreative es tan cómodo que ni dudarlo y eso que a mí el registro me queda cerca, pero SC me cae a golpe de clic. 😀

    Escrito el 28 febrero 2019 a las 15:41
  9. Oído cocina.
    Gracias Literautas.

    Escrito el 1 marzo 2019 a las 13:48

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.