Cookie MonsterEsta web utiliza cookies. Si sigues navegando, entendemos que aceptas las condiciones de uso.

Do you speak english?

¿If you prefer, you can visit the Literautas site in english?

Apuntes, tutoriales, ejercicios, reflexiones y recursos sobre escritura o el arte de contar historias

Clichés en la ficción: cuándo evitarlos y cuándo emplearlos

Se dice que estamos ante un cliché cuando lo que se nos muestra es una idea trillada, que se ha empleado con demasiada frecuencia y que ya no sorprende a nadie.

Chef francés típico, ilustración de Vectorcharacters

A la hora de escribir, tanto en narración como en guión, hay principalmente tres lugares donde podemos encontrarnos con clichés: en las metáforas, en los personajes y en las tramas.

Metáforas

Con frecuencia, para describir y ambientar, recurrimos a las metáforas. Nada como una buena comparación para que el lector se forme una imagen más exacta de lo que queremos contarle.

Esto no es una tarea sencilla porque la imagen que creamos tiene que resultar original y, al mismo tiempo, natural. Las comparaciones tienen que formarse en la cabeza del lector de un golpe, sin que haya que pararse a reflexionar sobre ellas. Hacen las veces de descripción, tienen que servir para que el lector comprenda lo que queremos contarle pero sin resultar tan enrevesadas que le hagan salir de la historia.

Por otro lado, si recurrimos a clichés (por ejemplo: «su sonrisa me deslumbró. Tenía los dientes como perlas»), aunque el lector comprenda lo que queremos decirle, la expresión está tan manida que no le estamos mostrando la sonrisa, sino que se la estamos contando. Y ya sabéis que la principal regla a la hora de escribir es “muestra, no cuentes”.

Personajes

Para analizar los clichés en este punto, tenemos que distinguir entre dos tipos de personaje: arquetipos y estereotipos:

Los arquetipos son patrones, modelos básicos de caracterización a partir de los cuales construir personajes más profundos que tienen la cualidad de poder viajar de cultura en cultura sin perder su fuerza.

Hércules es un arquetipo, así como el Quijote o Luke Skywalker. La guerra de las galaxias está llena de arquetipos. También El señor de los anillos: Frodo, Sam, Aragon, Faramir, Eowin… Todos ellos se basan en un arquetipo que se ha perfilado para añadirle peculiaridades que los hace únicos, pero sus motivaciones y el modelo sobre el que se han construido son universales, por eso funcionan en culturas tan distintas.

Los personajes estereotipo (a modo de ejemplo, creo que puede servirnos la imagen del post) son planos y llenos de tópicos. No aportan nada. Tal y como los describe Robert McKee en su libro El guión: «los estereotipos carecen tanto de contenido como de forma. Se reducen a una experiencia limitada de una cultura concreta disfrazada con generalidades».

Ojo: en ocasiones, si tomamos un arquetipo muy conocido y lo escribimos tal cual, corremos el riesgo de convertirlo en un cliché, a no ser que lo que pretendamos sea, precisamente, aprovechar la fama de ese personaje para reescribirlo y crear un paralelismo en otra época u otro contexto.

Tramas

Es tal vez el punto más peliagudo a la hora de evitar los clichés, porque no es nada fácil saber cuándo estamos siendo originales. Aquí habrá que tirar un poco de autocrítica e intuición, pero es mejor huir de ellos. No se trata de tener que rizar el rizo siempre, pero sí evitar las tramas tópicas porque serán previsibles para el lector.

Por ejemplo, el pasado fin de semana emitieron por televisión The italian job (la versión moderna del año 2003), una película llena de clichés y lugares comunes.

Uno de ellos: un personaje tiene el mismo trabajo que su padre fallecido (con el que tuvo una relación complicada) pero, mientras su padre era de la vieja escuela, este personaje lo realiza siguiendo las normas. Al final, cómo no, el personaje se encuentra en una situación que le obliga a recurrir a las técnicas de su padre y, metafóricamente, a reconciliarse con él… Un topicazo que se ve venir desde la primera mención que hacen sobre el tema.

Si no se manejan bien estos clichés en las tramas, lo que acaba pasando es que el lector ve a la legua lo que va a ocurrir, se aburre, se cansa y deja de leer. ¡Lo peor que nos puede pasar como escritores! :S

Cuándo SÍ podemos recurrir a los clichés

Ahora que hemos visto dónde es más fácil que caigamos en ellos y hemos de intentar evitarlos, veamos los momentos en los que sí tienen cabida los clichés:

1. Primer borrador: cuando escribimos el primer borrador de nuestro texto, lo mejor que podemos hacer es no obsesionarnos con los clichés, al menos con los clichés en las metáforas. Los clichés en las tramas y en los personajes deberíamos haberlos evitado ya en la fase de planificación del texto.

Si nos paramos demasiado a crear originales descripciones durante la primera versión, no avanzaremos. Es el momento de escribir. Si tienes que poner “dientes como perlas”, ponlo. Ya habrá tiempo para corregir y revisar esas cosas más adelante.

2. Diálogo: no siempre, claro está, pero a veces podemos dejar que se nos cuele un cliché en los diálogos. La gente habla así, recurre a refranes y expresiones conocidas; no todos los personajes pueden ser tan ocurrentes. De vez en cuando, podemos emplear clichés para los diálogos de un personaje para hacerlo más simple, más común.

No sé a vosotros, pero a mí me molesta muchísimo cuando me encuentro una historia donde todos los personajes de todos los diálogos tienen réplicas fantásticas y originales. No me lo creo. Y le resta peso a otros momentos de la historia.

Por ejemplo, en la película El sueño eterno los momentos que más disfruto son los diálogos entre Vivian (Lauren Bacall) y Marlow (Humphrey Bogart). Además de la química entre ellos, ambos personajes son ingeniosos y se retan a través de los diálogos, es un duelo. Pero las conversaciones que mantienen con el resto de los personajes no tienen este nivel, lo cual las hace creíbles y le da mayor importancia a la relación entre ellos dos.

3. Comedia y parodia: un género en el que funcionan bien es en el humorístico. Pero también aquí es fácil caer en los tópicos y no hacer gracia. Cuando recurrimos a los clichés como chiste ha de ser para darles otra vuelta de tuerca, para tomarlos como base y añadirles elementos nuevos que los hagan originales y divertidos. Nada fácil, lo sé. Pero si no hay reto, ¿dónde está la gracia?

4. Trama: al igual que en el punto anterior, podemos recurrir a los clichés siempre y cuando partamos de ellos para luego darles un giro sorprendente. Se trata de aprovechar el hecho de que el lector cree que sabe lo que va a ocurrir porque lo ha visto antes y, cuando menos se lo espera, se rompe el tópico y pasa otra cosa.

Eso sí, ojito con este juego porque corremos dos peligros:

Por un lado, el giro no puede ser gratuito, sino que tiene que estar justificado y tener sentido una vez que se desvela.

Por otro, hay que añadir otros elementos que mantengan al lector enganchado y con interés por la historia. Si el lector cree que sabe lo que va a ocurrir y no hay nada más que le retenga leyendo, es posible que se aburra y deje la lectura.

Bueno, y hasta aquí estas reflexiones sobre los clichés. ¿Qué os han parecido? ¿Estáis de acuerdo? ¿Se os ocurren otros sitios donde debamos evitarlos o podamos usarlos?

Entradas relacionadas:

¿Cómo escribir una historia? Argumento, trama, estructura y suspense
Cómo escribir un cuento corto
Deus Ex Machina. ¿Qué es y cómo evitarlo?

Apps para escritores de Literautas

  • Compartir en Facebook

¿Te ha gustado esta entrada? Recibe en tu correo los nuevos comentarios que se publiquen.

35 comentarios

  1. 1. Nerea dice:

    Me ha encantado tu entrada 🙂 Muy buena, gracias por la información 🙂 En general tu blog es una pasada, muy profesional, te felicito.

    Escrito el 21 enero 2013 a las 17:48
  2. 2. Nerea dice:

    Hablando de lo que me gusta tu blog, la caja de Twitter que tienes a la derecha, ¿usa algún plugin o código HTML que puedas compartir? Normalmente las cajas que veo suelen ser feas, y esa me gusta mucho 🙂 Gracias.

    Escrito el 21 enero 2013 a las 17:49
  3. 3. Literautas dice:

    Muchas gracias, Nerea. Me alegra mucho que te guste 😀

    En cuanto a la caja de Twitter, es una nueva función que puedes activar desde tu cuenta. En configuración de Twitter, vas a Widgets y puedes crear una personalizándola a tu gusto. Funciona muy bien y te da el código HTML para que lo pegues donde quieras. ^^

    Un abrazo y gracias por tus comentarios!!

    Escrito el 21 enero 2013 a las 17:57
  4. 4. Isabel dice:

    Una entrada fantástica. Útil, concisa y organizada. Como tiene que ser 🙂

    Escrito el 21 enero 2013 a las 18:56
    • 5. Literautas dice:

      Muchas gracias, Isabel. Me alegra mucho que te haya gustado 😀
      Un abrazo

      Escrito el 23 enero 2013 a las 12:34
  5. 6. Alejandro G. dice:

    Personalmente opino que un cliché en el que se suele caer mucho es comenzar un relato explicando la historia desde el momento en que el personaje se despierta por la mañana (con las típicas referencias que siempre se hacen en este tipo de situaciones, y que siempre son las mismas). Creo que si no aporta nada a la historia es un tic que hay que intentar evitar.

    Escrito el 21 enero 2013 a las 20:33
    • 7. Literautas dice:

      Muy buena reflexión, Alejandro. Sí que es verdad lo que comentas y se cae muchas veces en ese error. Gracias por la aportación.
      ¡Un saludo! 🙂

      Escrito el 23 enero 2013 a las 12:35
  6. 8. Faustxo dice:

    Me fascinó esta entrada, simplemente fantástica y muy necesaria. En el libro que escribo sucede algo similar al ejemplo de ‘El sueño eterno’, tengo cierta obsesión con los ‘diálogos retadores’ y hasta ahora creo que me han funcionado. Siempre intento evitar los clichés y el discurso fácil, de hecho gasto bastante tiempo en las revisiones, pero creo que al final esto tiene su recompensa. Gracias!!

    Escrito el 21 enero 2013 a las 21:56
    • 9. Literautas dice:

      Gracias, Faustxo. Me alegra que te haya gustado y ánimo con ese libro. Dan muchas ganas de leer esos diálogos 🙂
      ¡Un saludo!

      Escrito el 23 enero 2013 a las 12:36
  7. 10. tyess dice:

    Una entrada que me fue muy útil. En más de un sentido.
    Como de costumbre, con los ejemplos correctos y explicaciones claras, muestras de forma sencilla algo que parecía complicado.

    Escrito el 22 enero 2013 a las 19:31
    • 11. Literautas dice:

      Muchas gracias, Tyess. Me han hecho mucha ilusión tus palabras 🙂
      Un abrazo

      Escrito el 23 enero 2013 a las 12:37
  8. 12. Luciano Sívori dice:

    Un artículo muy interesante… trato de evitar los clichés cuando escribo, pero muchas veces es difícil. Con tantas cosas ya creadas, cada día se hace más complicado escribir sobre algo nuevo, fresco y original. Aun así, lo sigo intentando!

    Saludos!!

    Luciano // http://www.viajarleyendo451.blogspot.com.ar

    Escrito el 23 enero 2013 a las 23:20
    • 13. Literautas dice:

      Gracias, Luciano. Sí que es complicado, pero hay que seguir peleándose porque merece la pena, ¿verdad? 😀

      Un abrazo y gracias por tu comentario

      Escrito el 28 enero 2013 a las 12:25
  9. 14. Jota A dice:

    So pena de empezar a parecer revisor oficioso del blog, hay un gazapo en esta entrada, en la sección de personajes: “precisamente, crear un aprovechar la fama de ese personaje para reescribirlo”. 😛

    Escrito el 26 enero 2013 a las 17:10
    • 15. Literautas dice:

      Uy 😛
      Ya está corregido el gazapo. Gracias por el aviso. 🙂

      Un saludo

      Escrito el 28 enero 2013 a las 12:32
  10. 16. Quim dice:

    Muy buena esta entrada, sin duda lo pondré en práctica, pues yo mismo hay veces que me noto muy monótono en los textos

    Gracias!!

    Escrito el 1 febrero 2013 a las 12:46
  11. 17. Sebas dice:

    El intento de superar clichés ha creado uno nuevo: una trama se centra en un supervillano megamalo, pero al final la trama da un vuelco y resulta que ese personaje diabólico no es quien parece ser (un ruso cachas tatuado, por ejemplo), sino uno de los personajes, débil a priori, que ha estado delante de nuestras narices todo el rato. Se me ocurren 3 ejemplos: la película “Sospechosos Habituales” ¡OJO! SI NO LA HAS VISTO, NO SIGAS LEYENDO (SPOILERS!!!) (por la que Kevin Spacey ganó un Oscar), un capítulo de la serie Castle llamado “pizza mortal”, o incluso “Scary Movie”. Ese intento de superar un cliché ha creado, a su vez, uno nuevo. El caso es que me aburría y me apetecía compartirlo.

    Escrito el 10 febrero 2013 a las 00:03
    • 18. Literautas dice:

      Hola, Sebas

      Muchas gracias por tu reflexión, me ha parecido muy interesante. 🙂
      Eso sí, me he tomado la libertad de añadirle una advertencia de spoilers, porque si alguien no ha visto Sospechosos Habituales y se entera de lo que comentas, le fastidiaremos la peli!! Y con lo que me gusta, me parece una faena estropeársela a otros 🙂

      Un abrazo y gracias por tu comentario

      Escrito el 12 febrero 2013 a las 11:44
  12. 19. Raúl dice:

    Saludos. Me ha encantado este artículo, me parece muy interesante y útil. A mi me pasa que empiezo con un relato y cuando va un poco avanzado me digo: “pero esto se parece a X historia” o ” esto me suena a X película”. Entonces me frustro un poco y lo abandono porque de verdad mi mayor anhelo es crear algo original.

    Escrito el 9 abril 2013 a las 16:53
    • 20. Literautas dice:

      Uy, pero es una lástima que lo abandones antes de terminarlo, ¿no crees?

      A veces puede ser que encontremos paralelismos entre lo que escribimos y otra obra, pero en ese caso es mejor continuar procurando darle una pequeña vuelta de tuerca que lo haga original. Al fin y al cabo, hay muchas obras que se basan en la misma premisa. Luego cambia cómo las desarrollemos.

      Otra solución puede ser que planifiques el relato de antemano, toda la estructura y la trama, para poder detectar si existe alguna similitud con otra historia. En ese caso, al estar en la fase de planificación, es más fácil darle esa vuelta de tuerca que la haga original. Luego la escritura será más sencilla. 😉

      Un abrazo y gracias por tu comentario

      Escrito el 10 abril 2013 a las 11:28
  13. 21. Raúl dice:

    Gracias por los consejos, voy a tratar de aplicarlos para no volver a abandonar una historia. Su página es excelente, la descubrí hace poco y me ha fascinado.

    Escrito el 10 abril 2013 a las 17:01
  14. 22. Angeles dice:

    Cuando se me iluminó la ampolleta y se me ocurrió escribir lo que ahora estoy escribiendo (y llevo casi 200 páginas) me creí un genio. Era al principio una idea genial, jamás vista antes, profunda y con todos los atributos que quieran darle. No tenía una palabra escrita, tampoco una historia. Solo la idea.
    Con eso en mente, escribí el capítulo uno, y casi como niñita de preescolar, corrí a mostrárselo a mi papá. De inmediato, fue a su biblioteca y me pasó dos tomos. El primero se llamaba ” un mundo feliz”, de aldous huxley. Tenía parecidos con mi poco desarrollada idea, pero no tanto. Cuando leí 1984, de Orwell… Bueno, de no haberlo leído a tiempo, hubiera sido exactamente igual. Ahora di un tremendo giro a la historia, y aún teniendo similitudes, ya no es lo mismo. La conclusión podría ser que las ideas repetidas están, es difícil hallar algo nuevo; la cosa es saber darle tu propia versión, una trama distinta para una “idea” parecida.

    Escrito el 23 noviembre 2013 a las 00:49
    • 23. Literautas dice:

      Efectivamente, es dificilísimo encontrar una idea nueva y original. Lo importante es saber darle una nueva vuelta de tuerca a cualquier idea y contarla desde nuestra perspectiva, con nuestra propia voz. Eso es lo que hace que cada historia sea única. 😉

      Un abrazo y ¡gracias por tu comentario!

      Escrito el 25 noviembre 2013 a las 12:23
  15. 24. Gustav dice:

    Muy interesante, la vedad. Desde hace mucho tiempo he ando buscando información concisa sobre este tema (cosa que mencionaron muy poco en mi taller) porque desde hace ya un tiempo que estoy trabajando en un historia de fantasía y, la verdad, quiero escribir algo inspirado pero diferente. Ando bien por ahora, no obstante voy a trabajar más el punto 4 “Tramas”. Estaré al pendiente de otra entrada magistral como esta. Gracias, un saludo 😀

    Escrito el 3 diciembre 2013 a las 03:53
    • 25. Literautas dice:

      Muchas gracias, Gustav. Me alegra que te haya servido esta entrada.

      Mucho ánimo con esa novela. 😀

      Un abrazo

      Escrito el 9 diciembre 2013 a las 14:11
  16. 26. Touma dice:

    Eso que acabo de leer fue genial 🙂 Muchas gracias por explicarme bien esto de los clichés (Cosa que nunca lo he encontrado así) y creo que tendré que cambiar algunos diálogos, que quedaron, como tu dijiste, algo usados. Saludos 😀

    Escrito el 14 marzo 2014 a las 20:37
  17. 27. Karuna dice:

    Un ejemplo de cliché sería por ejemplo que en las telenovelas pongan que la esposa asesinada por el villano (a) era 100% virtuosa y que el hijo (a) de esa esposa salga igual de bueno como lo fue ella y sea el hijo favorito de papá.

    Otro caso también se ha dado que el papá se casa por segunda vez con la antagonista de la telenovela y el hijo (a) de la antagonista sea igual de malo.

    ¿Estoy bien?

    Saludos Karuna ^^

    Escrito el 4 mayo 2014 a las 07:02
  18. 28. Ana dice:

    Y si le doy la vuelta a una metáfora, por ejemplo? Como “suelen decir que a veces la tensión se puede cortar con un cuchillo, pero en éste caso, ni una sierra eléctrica habría servido.”

    Escrito el 9 junio 2014 a las 02:55
  19. 29. Literautas dice:

    Ana, en ese caso estás haciendo lo mismo que comentábamos en el caso de la trama: a partir de un cliché, das un giro sorprendente que lo convierte en original. 🙂

    Un abrazo y gracias por vuestros comentarios

    Escrito el 9 junio 2014 a las 10:08
  20. 30. david dice:

    Yo estoy escribiendó una historia de fantasía y magiá y ya llevó 400 páginas pero ahora es que me doy cuenta de que las historias de la edad media que tengan que ver con razas Orcas,elfas,duendes etc.. son muy cliché y ahora no se que hacer con todo lo que escribi, sinceramente me provoca tirar todo lo que hice y comenzar algo nuevo desde el principio, pero pienso en todo lo que me esforce creando el mundo y demas para la historia que ahora estoy indeciso si a la gente le gustara algo que sea un cliche con creaturas que ya aparecen mucho en otros cuentos como El señor de los anillos, warcraft… etc… help!! :'(

    Escrito el 4 diciembre 2014 a las 06:25
  21. 31. Literautas dice:

    Hola, David

    Bueno, ante todo que no cunda el pánico. En escritura no existe la pérdida de tiempo porque toda historia escrita nos ha servido para aprender y mejorar. Además, una historia puede tener muchísimas versiones antes de alcanzar la versión definitiva, así que considera lo que has escrito como una primera versión a la que le queda mucho por pulir.

    Ahora bien, es cierto que resulta muy complicado crear historias de fantasía que no resulten clichés. Por ello es importante que, antes de lanzarte a escribir la historia, la planifiques mucho. Es importante crear fichas para cada personaje, desarrollándolos bien, construyendo sus razas, tipos, cualidades, historia, ect. Lo mismo para la historia: cuanto más clara la tengas antes de comenzar a escribirla, mejor.

    Como esto quiero decir que no está todo perdido. Puedes releer tu historia e intentar reconstruirla dándole una vuelta de tuerca, buscando esos puntos que crees que ya han sido contados muchas veces y pensando cómo puedes convertirlos en algo original. Para ello te recomiendo una tormenta de ideas del siguiente tipo:

    Por ejemplo, eliges a un tipo de personaje del libro que quieres cambiar, como pueden ser los elfos. Con una hoja de papel y un bolígrafo, empiezas a escribir todas las opciones que se te ocurran comenzando por “¿Y si…?”. Escríbelo todo, aunque te parezca alocado. Es el momento de dar rienda suelta a tu imaginación. Por ejemplo: y si fueran malvados? Y si fueran enanos disfrazados? Y si tuvieran magia? Y si no pudieran hablar? etc.

    Luego, cuando tengas la lista completa, busca aquellas opciones que más te llamen la atención y que creas que pueden funcionar mejor en tu historia. Después, reescríbela con los nuevos datos.

    Espero haberte ayudado. ¡Mucho ánimo con esa historia!

    Escrito el 8 diciembre 2014 a las 11:37
  22. 32. Luis Guillermo dice:

    Excelente artículo me encanto. ¿Qué le recomendarías a alguien que, recién empieza a escribir y quiere plasmar una historia? Porque aveces podemos tener muchas ideas de principio, pero ¿Por dónde empezamos para no enredarnos? ¿Qué dirías que es lo más básico, que un escritor tiene que tener en cuenta?

    Escrito el 12 marzo 2015 a las 05:00
  23. 33. Literautas dice:

    Esa es una pregunta compleja, Luis Guillermo, porque no todos los escritores trabajan igual y todos los aspectos son importantes. Pero si lo que te preocupa es saber por dónde comenzar sin enredarte, mi consejo es que planifiques la historia todo lo que puedas antes de lanzarte a escribirla, tal y como aparece explicado en este tutorial:
    https://www.literautas.com/es/blog/como-escribir-un-libro-claves-para-mejorar-el-proceso-de-escritura/

    Un abrazo y gracias por tu comentario 🙂

    Iria

    Escrito el 26 marzo 2015 a las 19:09
  24. 34. Abrileilu dice:

    Muy buena entrada! Gracias 🙂

    Escrito el 30 mayo 2016 a las 02:19
  25. 35. Yany dice:

    Me encantó la entrada! Escribo novelas para mí misma porque soy muy tímida para mostrarselas a alguien más, sin embargo, en lo profundo de mi ser, quisiera que alguien las leyera y me diera su opinión. No una opinión superflua y cortéz, sino una constructiva de verdad. No estoy segura quién pueda ser esa persona, pero en secreto, me sigo esforzando para ella. Gracias.

    Escrito el 28 junio 2016 a las 00:35

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.