Cookie MonsterEsta web utiliza cookies. Si sigues navegando, entendemos que aceptas las condiciones de uso.

Do you speak english?

¿If you prefer, you can visit the Literautas site in english?

Apuntes, tutoriales, ejercicios, reflexiones y recursos sobre escritura o el arte de contar historias

Cómo conseguir que nuestros personajes gusten al lector

Hemos hablado en ocasiones de cómo dar profundidad a un personaje o cómo construir el arco dramático de nuestros personajes. Hoy quiero ir un paso más allá y hablaros de cómo conseguir que el lector se enganche a nuestros personajes.

construir personajes que gusten

Con esto no quiero decir que exista una fórmula mágica e infalible para la construcción de personajes que gusten a todo el mundo. Ni mucho menos. Si esto fuese posible, a todos nos gustarían los mismos libros y los mismos personajes, pero no es así.

Lo que sí existen son una serie de trucos o recetas a los que podemos echar mano cuando estamos dando forma a los protagonistas de nuestras historias para conseguir que nuestros lectores se enganchen a ellos.

Da forma a tus personajes según su función en la historia

El cine, las novelas, los cuentos, el teatro y cualquier otro género de ficción tienen en común dos cosas: por un lado, que narran una historia, y por otro, que esas historias están protagonizadas por personajes.

tipos de personaje según su función en la historia

Estos personajes pueden ser humanos, alienígenas, animales, objetos que se personifican… No importa. El caso es que son los que dan vida a las historias y todos ellos cumplen una función concreta en la narración.

A continuación encontraréis una lista con los personajes más habituales que podemos encontrarnos en una obra de ficción, junto con sus principales características:

Tipos de personaje: la importancia de los secundarios

Como ya sabéis, para narrar una historia necesitamos personajes. Son un elemento imprescindible. Pero, ¿cuántos personajes necesitamos y de qué tipo?

Cómo crear personajes secundarios

En el cuento solamente se suele incluir a los personajes principales y cuantos menos haya, mejor. Pero si nos vamos a la novela u otras formas largas, añadir personajes secundarios a la ecuación le dará mayor profundidad a la historia. Por no hablar de lo útiles que resultan para conducir la trama hasta su desenlace.

Como en cualquier otro aspecto de la escritura, la construcción de personajes tiene infinitas posibilidades, pero existen una serie de roles habituales que nos pueden dar pistas cuando tengamos que construir nuestras historias:

¿Qué es un arco dramático de personaje?

Perdonad la imagen de esta entrada, pero es que no he podido evitar el chiste fácil. Aunque no, no os preocupéis: el arco del personaje no es un arma para que tire flechas en plan Legolas, sino la evolución de un personaje en una historia.

Arco de personaje

Me explico: el arco de un personaje es la transformación de punto de vista que sufre desde el comienzo hasta el final de la historia, los estadios por los que atraviesa y el crecimiento psicológico o emocional que experimenta.

Para entenderlo mejor, ahora veremos cómo funciona y cómo podemos crear nuestros propios arcos de personaje:

Cómo dar profundidad a un personaje

Con frecuencia se dice que los personajes de tal obra son redondos o que los de aquella otra son planos pero, ¿qué significa esto exactamente? ¿Cómo podemos saber si nuestros personajes son planos o redondos? ¿Debemos crear siempre personajes redondos y dinámicos? ¿Cómo podemos hacer que nuestros personajes sean más creíbles?

Cómo construir buenos personajes

Para responder a estas preguntas, empecemos por definir en qué consiste cada una de estas características y cuándo suelen aplicarse:

Personajes planos

Son personajes que se caracterizan con muy pocos rasgos, recurriendo a clichés o estereotipos (si quieres leer más sobre este tema, puedes visitar la entrada del blog clichés en la ficción: cuándo evitarlos y cuándo emplearlos). Están al servicio de la historia y, por lo general, son estáticos, no evolucionan.

Decálogo para crear personajes protagonistas

En el post anterior os hablaba sobre cómo dar a conocer a nuestros personajes. Como es un tema que me gusta mucho y me parece interesante para desarrollar cualquier historia, quiero seguir hablando un poquito más sobre él a través de este decálogo que he preparado sobre la creación de personajes: cómo crear protagonistas multidimensionales y que gusten al lector.

Personaje protagonista

El protagonista es el personaje principal de una historia, el que da el impulso a la acción y a través del cual se viven los hechos. En una misma historia puede haber uno o varios protagonistas (incluso existen casos donde se cambia de protagonista en medio de la historia, como ocurre en Psicosis). En el caso de haber varios protagonistas en una narración, existen dos formas de clasificarla:

Cómo dar a conocer a nuestros personajes

Si algo tienen en común todas las historias que leemos y contamos es que están protagonizadas por personajes. Estos pueden ser seres fantásticos o realistas, animales o humanos, pero siempre limitados por las palabras, por el contexto y por las historias que protagonizan.

Cómo introducir personajes en una historia

Así pues, cuando contamos una historia tenemos que representar a esos seres a través de las palabras hasta que parezcan reales, tenemos que darles vida y tenemos que hacerlo bien. Pero, ¿cómo?

Podemos usar al narrador para que nos explique cómo es nuestro personaje, está claro, pero esto solo no basta y el lector necesita siempre algo más. Si queremos crear personajes en tres dimensiones, hay seis formas mucho más creíbles y eficaces de presentárselos al lector:

Los diez mandamientos del personaje

Hace tiempo leí en algún número de la revista de Escribir y Publicar un curioso decálogo sobre la creación de personajes que, por supuesto, no tardé en apuntar en mi cuaderno. Ayer por la noche, hojeándolo (me encanta echarle un vistazo de vez en cuando a viejas notas y apuntes, por lo que puede surgir) me lo encontré y hoy quiero compartirlo con vosotros:

1. Los crearás tú mismo/a:

Tú y sólo tú debes crear a tus personajes. Nadie puede hacerlo por ti.

2. Saldrán de tu cabeza:

La propiedad intelectual de tus personajes es tuya y solamente tuya.

Cómo crear fichas de personaje (3 de 3)

Hemos llegado por fin a la tercera entrega sobre las fichas de personaje, donde os hablaré de las fichas completas. En este post encontraréis un modelo de ficha descargable para que la uséis en vuestros trabajos. Sirve para que la rellenéis directamente en el ordenador o la imprimáis y la uséis en papel.

Como ya os comenté anteriormente, las fichas completas de personaje se usan para definir a los personajes principales de una historia en la fase previa a la escritura. Estas fichas tienen que ser lo más completas que se pueda para que nos hagamos una idea clara y precisa de cómo es nuestro personaje, su aspecto, manías, virtudes, defectos, costumbres, forma de vida, relaciones, etcétera. Pensad en los actores que para interpretar bien a un personaje han de conocer todos sus antecedentes y circunstancias. Un escritor que se enfrenta al desarrollo de un personaje en una historia debe realizar un trabajo parecido.

Cómo crear fichas de personaje (2 de 3)

Tal y como comenté en el post Cómo crear fichas de personaje (1 de 3), existen dos tipos de ficha de personaje según el uso que queramos darle: las fichas completas (o biblia de personaje) y las mini-fichas. Hoy os hablaré sobre estas últimas.

Cómo crear hojas de personaje

Las mini-fichas de personaje se pueden emplear tanto en la fase de preparación de una obra con el fin de organizar a los personajes secundarios, como a modo de colección para recurrir a ella cuando busquemos ideas.

Por tanto, en estas fichas no es necesario describir al detalle todas las características del personaje, basta con una serie de datos que lo definan a grandes rasgos. La idea es que, de un solo vistazo, podamos hacernos una idea general de cómo son el personaje y su mundo.

Para ilustrar mejor esto, os he dejado al final del post el modelo que suelo emplear yo. Si queréis, podéis descargároslo para usarlo en vuestros trabajos de escritura. Pero antes os explicaré cómo se rellena: